Fomento agiliza el tramo León-La Robla y anuncia el 'triple hilo' para julio de 2019

Vías del tramo León-La Robla, sin vallado a su paso por el pueblo de Azadinos. /Álex Piña
Vías del tramo León-La Robla, sin vallado a su paso por el pueblo de Azadinos. / Álex Piña

El proyecto, que acumula más de once años de estudios para 20,2 kilómetros planos, contará con el sistema de frenado propio del AVE

R. MUÑIZ

El Ministerio de Fomento está pisando el acelerador para renovar el tramo ferroviario León-La Robla, segmento de 20,2 kilómetros sin accidentes orográficos y que llevaba en fase de estudio desde finales de 2006. El proyecto de obra ya licitado le dotará de vías de 'triple hilo' que permitan la circulación del AVE.

Según comunicó Adif Alta Velocidad, sociedad pública que gestiona los trabajos, «las obras de montaje de vía se estima que estén adjudicadas en junio y cuentan con un plazo de doce meses, por lo que estarían finalizadas en julio de 2019».

La previsión mejora aún más los calendarios anunciados. El pasado verano el ministro Íñigo de la Serna se comprometió a tener listo el trecho a finales de 2020. El mes pasado, en Oviedo, dijo que «nos adelantamos», que licitaría el trabajo en enero, pero fijó el inicio de las obras «en septiembre» para que, «aproximadamente a finales de 2019 iniciar el periodo de circulación en pruebas». El anuncio hecho por Adif Alta Velocidad recorta un mínimo de dos meses aquella estimación.

Sea como fuere, el cambio de las vías no agota las mejoras del tramo. «En estos momentos se están definiendo en la redacción del proyecto las instalaciones de señalización y telecomunicaciones necesarias, así como la implantación de ERTMS», agregó en un comunicado Adif. El acrónimo alude al sistema de control de tráfico propio de la alta velocidad. Se trata de un ingenio mediante el cual el maquinista no tiene que estar pendiente de las señales luminosas a los márgenes de la vía, pues dispone de una consola que le va regulando la velocidad a la que debe avanzar. En caso de que el convoy vaya más deprisa de lo regulado, el ERTMS detiene automáticamente el ferrocarril.

La mejora de las instalaciones irá «de forma paralela, pero no es un punto crítico», explicó en su día De la Serna. El ministro estimó que este otro paquete de mejoras requerirá unos 40 millones más, lo que situaría cerca de los 80 el desembolso total en el tramo, a razón de 3,9 el kilómetro.

De momento lo que ya se ha licitado, el miércoles, son los 17,6 millones de la renovación de vías, vallado, canaletas de comunicaciones y supresión de pasos a nivel. Estos trabajos posibilitarán aumentar «la seguridad de la circulación y la velocidad, lo que también se traducirá en un ahorro del tiempo de viaje de los trenes hacia Oviedo, Gijón y Avilés y la meseta», afirmó ayer Adif. Actualmente los servicios Alvia tienen una máxima permitirá de 160 kilómetros en le tramo, salvo en un subsegmento donde pasan a 155.

La inversión de las vías «se complementa con 25,8 millones que se destinarán a suministros, 3,7 millones a la construcción de una pasarela peatonal y otros 2,8 millones a la construcción de un paso superior en San Andrés del Rabanedo», avanzó Adif. En total los trabajos ya cuantificados suman 49 millones, a la espera de cifrar el coste del ERTMS, la señalización y las telecomunicaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos