El fiscal de Medio Ambiente aboga por una «reacción social» contra los incendios y ve adecuadas las penas actuales para los autores

Antonio Vercher, en el centro, junto a Lourdes Rodríguez (I) y Juan Carlos Suárez-Quiñones (D)./Campillo
Antonio Vercher, en el centro, junto a Lourdes Rodríguez (I) y Juan Carlos Suárez-Quiñones (D). / Campillo

Antonio Vercher ha participado en un curso en el Centro del Fuego de León

ELENA F. GORDÓN

El fiscal de sala coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo de la Fiscalía General del Estado, Antonio Vercher, defendió este lunes la necesidad de que se produzca «una reacción social correcta» en relación con los incendios forestales y señaló que no considera necesario que se endurezcan las penas para quienes los provocan.

«Creo que estamos bien de penas. Se puede llegar hasta 20 años de privación de libertad en materia de incendios y creo que no hace falta más. Hay muchas más conductas de las que había con anterioridad y el tratamiento es bueno», señaló antes de recordar que más del 60 por ciento de los fuegos que se producen son conatos, es decir, de menos de una hectárea. «Ni se están haciendo las cosas mal ni los resultados son negativos, dentro de lo malo que implica todo esto», dijo después de comparar las situaciones recientes vividas en Portugal y en España.

Acompañado de la Fiscal Superior de Castilla y León, Lourdes Rodríguez Rey, Vercher participó este lunes en la capital leonesa en un curso sobre incendios forestales organizado por la Junta y la Fiscalía autonómica en el Centro para la Defensa contra el Fuego (CDF), donde señaló que en cuestiones medioambientales la ciudadanía «tiene que percatarse del problema que implica y buscar soluciones. Siendo una cuestión de supervivencia, lo sensato sería que cambiáramos de 'chip' y adoptásemos actitudes sociales e individuales distintas; no creo que la cárcel sea la solución para nada».

El fiscal reconoció la complejidad que presentan los delitos medioambientales, entre otras cosas, porque no se ve una relación de causalidad inmediata. «El efecto de otros delitos, como un robo, lo vemos enseguida; en medio ambiente las leucemias empiezan a aparecer en problemas de contaminación atmosférica años después y los problemas respiratorios igual», puso como ejemplos. No obstante, desde hace una década, cuando se creó el organismo, el incremento de sentencias sobre la materia es notable, ya que se ha pasado de las 80 de media hasta 2008 a las 140 actuales.

Antonio Vercher evitó pronunciarse sobre la posible existencia de grupos organizados para la comisión de incendios, como los registrados recientemente en España. «Si no investigas no puedes saber. Vimos que era un planteamiento catastrófico masivo y abrimos una investigación coordinada en Galicia, Asturias y Castilla y León. Sería insensato y falto de ética decir nada al respecto», concluyó.

Fotos