La excavación para buscar un campamento romano en la Vía Carisa utilizará drones

Martín realiza mediciones con un compañero en Llagüezos. /E.C.
Martín realiza mediciones con un compañero en Llagüezos. / E.C.

La historiadora Esperanza Martínez está a la espera del visto bueno de la Diputación de León y de la mejora del tiempo para empezar las excavaciones y confirmar si hubo un asentamienot romano

ALEJANDRO FUENTE

Tras mucho trabajo de campo previo y tiempo de espera va a dar comienzo una nueva campaña de excavaciones arqueológicas en la vertiente de Llagüezos. Así lo confirmó la historiadora Esperanza Martín.

La especialista está a la espera de recibir el visto bueno final de la Diputación de León y de la mejora de las condiciones meteorológicas para acudir a la zona por donde transcurría la Vía Carisa, construcción romana que data del siglo I antes de Cristo. Será la primera vez que se realiza un trabajo de retirada de tierra para comprobar la hipótesis de que hubo un asentamiento en la zona. El año pasado se realizaron labores previas de prospección con resultados esperanzadores.

Martín explicaba que la campaña está financiada de forma conjunta entre el Ayuntamiento de Villamanín, la Diputación leonesa y la Junta de Castilla y León. Se ha creado un equipo de siete personas que trabajarán dirigidos por la historiadora durante un plazo estimado de un mes. Además, explicaba, van a continuar con los trabajos de topografía en la zona y se van a realizar los primeros vuelos en dron para poder obtener una visión diferente de la zona donde se va a excavar.

El yacimiento romano de Llagüezos se encuentra a unos 1.700 metros de altitud; los primeros trabajos de prospección contaron, por primera vez, con la implicación económica de la Junta de Castilla y León, que aportó el año pasado unos 3.500 euros. La campaña de un mes de excavación puede ascender a los 10.000 euros. El resultado obtenido en esta labor preliminar fue satisfactoria; por el momento, ya se pudo confirmar que hubo un asentamiento de tropas romanas en la zona. Ahora lo que se quiere dilucidar es si fue un campamentos temporal o afianzado, como otros que se han encontrado en el recorrido asturiano de la Vía Carisa, entre los concejos de Aller y Lena.

Además de restos del ejercito invasor del siglo I antes de Cristo, también hay mucho material de las tropas franquistas, que aprovecharon la zona para levantar un campamento durante la guerra civil. «Hay mucha munición y restos de envases de comida», dijo la arqueóloga. El pasado verano, el Pleno del Consejo del Patrimonio Cultural aprobó declarar Bien de Interés Cultural (BIC) los yacimientos arqueológicos de Picu Llagüezos, Monte Curriellos y L'Homón de Faro.

Aula de interpretación

En opinión de Martín es un paso importante, ya que supone un impulso para su desarrollo turístico y para lograr nuevos recursos con los que proseguir con los estudios y los sondeos en la zona. De hecho, espera que esta declaración sirva para reiniciar estos trabajos en la vertiente asturiana; es más, ahora sí tiene perspectivas de realizar una nueva campaña.

Una investigación anterior se centró en el estudio de este yacimiento leonés para relacionarlo con el campamento de Curriellos, una construcción romana descubierta en el año 2001 a cinco kilómetros de distancia. La arqueóloga defiende que esta ruta fue esencial para la romanización.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Aller sigue trabajando en los contenidos que albergará el aula de interpretación de la Vía Carisa, en Nembra. Ya se han adaptado los paneles informativos a los últimos descubrimientos en los yacimientos romanos; también se prepara un espacio que contará con herramientas multimedia para conocer la ruta y habrá elementos arqueológicos encontrados en las excavaciones alleranas. El presupuesto total de la instalación es de 80.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos