El enemigo a batir: la nieve

Las máquinas quitanieves trabajan estos días a destajo para que los pueblos continúen su día a día con normalidad, desde ir al médico a celebrar un funeral | Un camión y una pickup del Ayuntamiento de Riello se encargan de limpiar las calles de las 40 localidades que pertenecen al municipio | leonoticias acompaña a los trabajadores del ayuntamiento en la tarea de limpieza en la nevada más gorda de este año

Una de las máquinas quitanieves del Ayuntamiento de Riello. / I.S.
INÉS SANTOS

La nieve en la provincia leonesa deja grandes fotografías, diversión de los más pequeños y en algunas localidades la problemática de quedar atrapados y sin poder salir de las casas. No es el caso del Ayuntamiento de Riello que a pesar de tener un total de 40 localidades se coordinan a la perfección con la Junta y la Diputación provincial.

Desde primera hora de la mañana la pickup y el camión que posee el ayuntamiento comienzan su jornada. «Trabajamos desde primera hora, hoy a las 8 de la mañana ya estábamos ahí», cuenta Carlos García, el alguacil de Riello que durante los meses de nevadas se encarga de conducir la pickup.

El municipio cuenta con alrededor de 650 habitantes divididos en 40 núcleos de población, alguno de ellos a 1,400 metros de altitud, lo que dificulta las tareas de limpieza.

La diputación de León envía a esta zona uno de sus camiones que a primera hora de la mañana se pone en contacto con Manuel Rodríguez, el alcalde de Riello. Quedan en ir avisándose de cada carretera que van abriendo para que el trabajo sea más sencillo. «Algunas de las carreteras que son competencia de la Diputación las abrimos nosotros con la pickup, porque igual es urgente que a primera hora esa localidad tenga el acceso libre de nieve», explica el alcalde a Leonoticias mientras conduce detrás de sus compañeros que han abierto camino a un pueblo más.

Los dos camiones comienza con las carreteras nacionales y las zonas en las que más nieve se acumula. La pickup abre las entradas de las localidades más cercanas y tras ello limpia las calles del pueblo para que todas las casas habitadas tengan una salida segura. «Estamos coordinados continuamente ellos limpian las principales y nosotros las más pequeñas, peros estamos hablando continuamente».

Limpiar la totalidad de las calles de los 40 pueblos que pertenecen a Riello puede llevar un día o dos, porque en ocasiones la nieve no cesa y tienen que volver a pasar por las principales vías de acceso. En algunas ocasiones los accidentes pueden alargar los días.

«Nos lleva un día o día y medio si se da bien que no hay avería y caes para una cuneta», ríe Carlos mientras baja la cuchilla y comienza a limpiar las calles de otro pueblo más. «Caer con el camión y con esto para la cuneta es muy fácil, a veces cuando nieva mucho no ves ni por dónde vas».

Algunas de las localidades no tienen más de dos o tres habitantes, pero en esas se hace más necesaria la presencia de las quitanieves. «Intentamos llegar aunque sólo haya una persona, precisamente allí es donde más se necesita que abramos el paso», explica Manuel Rodríguez a leonoticias. Uno de esos casos es Villerín, donde una mujer enferma ve desde la ventana cómo limpian el acceso hasta su coche para que no quede atrapada en caso de urgencia médica.

El teléfono de Manuel no deja de sonar durante toda la mañana, el Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones la quitanieves de la Diputación de León y algunos vecinos que preguntan cuándo abrirán los accesos a sus pueblos. La mañana ha sido larga, pero aún queda mucho por hacer. Una parada para comer y vuelta al trabajo, que con estas nevadas se alargará durante unos días.

Contenido Patrocinado

Fotos