La Diputación inicia los trámites para realizar la conexión Vegarada-Riopinos, que rondará los 500.000 euros

Martínez Majo visita el nuevo firme de la carretera a Valdeteja. / Sandra Santos

El presidente provincial, Juan Martínez Majo, visitó la obra ya finalizada de mejora del firme de la conexión de la LE-321 con Valdeteja, en la que han invertido más de 350.000 euros

DANI GONZÁLEZLeón

La Diputación de León reafirma su apuesta por mejorar las carreteras comarcales de la provincia. En este ocasión, ha sido la zona del alto Curueño la que ha recibido la visita del presidente provincial, Juan Martínez Majo, que ha adelantado que la zona contará, en un futuro próximo, con la conexión Vegarada-Riopinos, cuyo proyecto se pondrá en marcha.

«La Junta de Gobierno aprobó la pasada semana la redacción del proyecto y el inicio de los planes para llevar a cabo esta conexión, cuya inversión rondará el medio millón de euros», adelanta Majo, que considera que esta es una «vieja reivindicación de la comarca, lógica, justa y merecida».

De esta manera, habrá conexión desde Vegarada a la estación invernal de San Isidro a través de la LE-512. Está situada en un entorno de alta montaña por lo que su firme sufre las circunstancias de una climatología adversa, además del frecuente extendido de fundentes durante el invierno.

Actuaciones

La longitud de la carretera es de 5.419 metros y desde el punto kilométrico 3+900 se ha venido actuando hace algunos años en la renovación de su firme. Las obras que se llevarán a cabo consisten en la renovación integral del firme de la carretera. La anchura de calzada es de 6 metros y la de los arcenes de 0,50 metros cada uno. Se instalará, además, una barrera de seguridad metálica en varios tramos en los que es necesaria.

El proyecto contempla, además, la instalación de jalones de balizamiento de nieve, con el objetivo de orientar a las máquinas quitanieves y a otros vehículos durante la época de nevadas intensas. Se colocarán por la margen exterior de la carretera, balizando las rectas cada 100 metros y también las curvas, de forma que su traza quede perfectamente definida. Las actuaciones se completarán con colocación de la señalización vial reglamentaria, tanto horizontal como vertical. Para la realización de estos trabajos, la institución provincial destina exactamente 486.809 euros.

Carretera a Valdeteja

Pero la visita de la delegación de la Diputación se ha realizado en la conexión de la LE-321 con Valdeteja. Allí, la casa provincial ha renovado el firme y la reposición de la señalización horizontal existente, así como a la instalación de 552 metros de barrera de seguridad desde este enlace hasta Valverde de Curueño, «una actuación importante teniendo en cuenta que hay transporte escolar en la zona» y en la que la Diputación ha destinado 359.424 euros.

En los tres años de legislatura del actual gobierno provincial, la Diputación ha invertido un total de más de 925.000 euros en el municipio de Valdelugueros, de los que 501.500 euros han sido en materia de carreteras, una de las grandes apuestas de la casa provincial y que, adelanta Majo, será «más fuerte» en 2018.

Sopeña de Curueño

Otra de las carreteras de la zona, la conexión con Sopeña de Curueño, perteneciente al municipio de La Vecilla tendrá su nuevo firme en los próximos meses, con una inversión de 142.000 euros.

Con esta actuación, la Diputación busca «remodelar la intersección y mejorar la seguridad vial» del acceso a esta localidad, que cuenta con una elevada pendiente, poca visibilidad y condiciones meteorológicas complicadas en invierno, que ocasionan que los vehículos tenganproblemas para incorporarse a la LE-321 en condiciones de seguridad adecuadas.

Una mejor comunicación, con mayor seguridad vial y mayor facilidad para transitar por las carreteras es una de las formas de hacer más fácil el objetivo de fijar población en el medio rural.

Contenido Patrocinado

Fotos