La Diputación aprueba los presupuestos para 2018 pendiente del uso del futuro remanente

Juan Martínez Majo y Francisco Castañón, momentos antes del pleno. / Sandra Santos

PP, UPL y Ciudadanos apoyan las cuentas, con la abstención de los socialistas, el voto en contra de En Común y la ausencia de Coalición por el Bierzo | La intención del equipo de gobierno es activar el presupuesto el 8 de enero | El pleno encaya en un debate sobre una batería de mociones presentadas por Miguel Flecha, que finalmente fueron rechazadas

NACHO BARRIO León

Y el Palacio de los Guzmanes dijo sí. Con el voto favorable de PP, UPL y Ciudadanos, la abstención del PSOE y el voto en contra de En Común (y con la ausencia del diputado de Coalición por el Bierzo, Pedro Muñoz) , la Diputación aprobó sus presupuestos para 2018, con la intención clara de comenzar a ponerlos en práctica el 8 de enero, como desveló el presidente provincial, .

Abría fuego el diputado del área económica, Lupicinio Rodrigo, para exponer los pormenores de un presupuesto «conforme a lo que la ley exige», como afirmó. Haciendo bandera del incremento del 0,32% con respecto a las cuentas del pasado año, el diputado señaló que «hemos hecho gran esfuerzo por amortizar deuda», al tiempo que afirmó que «este año no se vende patrimonio». No dejó pasar la oportunidad para recordar que en esta ocasión el presupuesto incluye partida para el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios, en unas cuentas «inversoras y sociales».

Aprobar el presupuesto «de una puñetera vez»

Pero el pleno no tardó en aumentar la tensión. Abriendo un turno para debatir una batería de mociones de la Coalición en Común «presentadas a las 11:38», como señaló Majo, Miguel Flecha defendió que en ellas se incluía aumentar diversas partidas en base al remante, entre las cuales se encontraba el Plan de Juntas Vecinales, y dar un nuevo impulso a las Oficinas de Desarrollo Rural, que «se cerraron hace años y no se tomó ninguna medida». Igualmente volvió a pedir que los trabajadores de bomberos sean «públicos y funcionarios».

Recibiendo el «rechazo rotundo» de los populares, Juan Martínez Majo criticó el «oportunismo» de Flecha, al tiempo que recordó que «a usted le sobran la Guardia Civil y la Iglesia, como ya sabemos».

Por su parte el portavoz socialista, José Pellitero, criticó que «ésto es nuevo en la casa, pero con todo el respeto al compañero, muchas de las enmiendas de En Común las ha presentado el PSOE pero no se han tenido en cuenta».

Matías Llorente criticó enérgicamente la propuesta, señalando que «venimos a aprobar un presupuesto de una puñetera vez y lo sobran las pamplinas».

Con el voto en contra de todo el arco político, salvo la abstención del PSOE y el voto favorable de En Común, las enmiendas fueron rechazadas.

Llegaba el debate de presupuestos

En el debate de presupuestos, tomaba la palabra José Pellitero. Defendiendo la abstención del grupo socialista, entendió que «presentamos ocho enmiendas y se nos tomó en cuenta una».

El portavoz criticó que «lo del presupuesto está muy bien, pero las partidas hay que gastarlas», al tiempo que defendió atender «los centros escolares, ya que cuando tengamos los remanentes debemos invertir en los colegios»

Especialmente incisivo fue con la Junta de Castilla y León, a la que culpó de «fallar en la financiación en cuanto a sus competencias». Finalmente defendió que la Diputación asuma el cien por cien en los Planes Provinciales.

Regalos para los pueblos

Era el turno del portavoz de UPL, Matias Llorente, que esgrimió que «no podemos tener un remanente exagerado. Espero que nos sentemos en una mesa y destinemos el remanente a lo que hace falta en la provincia». Anunciando su voto favorable, Llorente recriminó al equipo de gobierno que «tiene 300.000 euros para entidades locales, el año pasado los dejó enteros y hoy los vuelve a presupuestar, a ver si nos hace algún tipo de regalo a los pueblos que visita».

Otro de los puntos de su argumentario pasaba por afirmar que «cuando hicimos el arque de cuentas salió que teníamos 140 millones en 'cash', por lo que le diría que no puede ser un problema de esta institución el tener dinero».

En una provincia «que se desangra» según el leonesista, concluyó apuntando que «los inventarios de bienes se hicieron durante mucho tiempo, pero propongo lo siguiente: ¿Es muy difícil disponer de personal para hacer los inventarios de los bienes desde la propia casa?».

Desde Ciudadanos, Juan Carlos Fernández estimó que «nos han puesto difícil votar unas cuentas saneadas, además se respetan nuestros ejes». Incidiendo en que «agradecemos que no hayan pasado el rodillo que podrían ejercer», comentó que «si cada grupo hiciera un presupuesto íbamos a coincidir».

«En los Mundos de Yupi»

Con los ecos del debate anterior aún presentes, Miguel Flecha (En Común) criticó encontrarse ante unas cuentas «limitadas, poco inversoras y repetitivas», asegurando que la Diputación «parece vivir en los Mundos de Yupi».

El portavoz popular Francisco Castañón cerraba el debate, alegrándose porque «traer el pleno de presupuestos al 1 de diciembre es buena noticia, porque nos permitirá estar funcionando en el mes de enero». También contestó a Miguel Flecha, sobre el que afirmó que «vive en una realidad paralela en cuanto al funcionamiento de la Diputación» y recordó la inclusión de la partida para el Plan de Bomberos.

Antes de la votación, Majo agradeció las aportaciones realizadas así como el trabajo de los suyos (con especial mención para Lupicinio Rodríguez y Ángel Calvo), haciendo un alegato final en el que recordó que «no puede ser que un ayuntamiento esté haciendo un museo o un polideportivo y luego ese pueblo no tenga agua».

Contenido Patrocinado

Fotos