El conductor ebrio de León bajó del coche tras el atropello mortal, volvió a subirse y huyó

El detenido, en el Juzgado de Sahagún./
El detenido, en el Juzgado de Sahagún.

Los cuerpos de la pareja ya se encuentran en la localidad vasca de Villabona | El hijo del matrimonio, de 12 años, fue dado de alta el jueves por la noche y ha regresado a Gipuzkoa con sus familiares

A.CUBILLAS | S.SANTOS

«Prisión provisional comunicada y sin fianza» para el kamikaze de León. Es la decisión que adoptó el juez que investiga el atropello mortal de José Carlos Carrasco y su esposa Nerea Aguirre, ambos vecinos de la localidad guipuzcuana de Villabona, arrollados por un conductor que quintuplicaba la tasa de alcohol y que se dio a la fuga tras el siniestro.

El juez de Sahagún considera que los hechos son indiciariamente constitutivos de dos delitos de homicidio por imprudencia grave en concurso con otro de conducción temeraria y por haberlo cometido bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Asimismo está investigado por omisión del deber de socorro. Ayer se conoció que el acusado se bajó del coche tras el accidente y que, acto seguido, volvió a subirse para emprender la huida.

Un accidente trágico

El auto judicial desvela que, «después de producido el choque, el investigado se bajó de su vehículo». Y aunque necesariamente tuvo que ver la gravedad de lo que acababa de acontecer, en lugar de quedarse en el escenario y atender a las víctimas, o poner los hechos en conocimiento de los servicios asistenciales, volvió a subirse al coche y huyó del lugar «en la misma dirección que llevaba», si bien fue «interceptado posteriormente en el kilómetro 311 de la N-601, en el término municipal de Mansilla Mayor».

El juez sostiene que los hechos son, «indiciariamente», constitutivos de dos delitos de homicidio por imprudencia grave en concurso con uno de conducción temeraria, por lo que acordó la prisión provisional incondicional, a petición de la Fiscalía, tras apreciar que existe riesgo de que se eluda la acción de la Justicia.

El juez sustenta su decisión en «la gravedad objetiva de los hechos denunciados» y también en la circunstancia de que el investigado se encontraba en la localidad «de forma casual», por lo que no consta «acreditado, mediante una prueba documental», que cuente con arraigo. «Por lo tanto, entendemos que la medida cautelar solicitada por el ministerio fiscal es proporcionada, necesaria y útil, y no sustituible por otra medida mediante la que se obtenga la misma finalidad, y sea menos gravosa para el investigado».

El auto de prisión de la Audiencia puede ser recurrido ante el mismo juzgado o ante la Audiencia. Para ello, la defensa dispone de un plazo de tres días.

Los cuerpos ya están en su localidad natal

Y mientras el proceso judicial por este caso inicia su andadura, Villabona se prepara para despedir a sus dos vecinos fallecidos. Los cuerpos de José Carlos y Nerea llegaron a última hora de ayer procedentes de León, donde les fue practicada la autopsia. Ambos fueron conducidos a una de las salas del tanatorio que Funeraria Vascongada tiene en el barrio donostiarra de Errekalde, donde hoy serán velados. Mañana está previsto que se proceda a la incineración. El lunes tendrá lugar el funeral en Villabona. El oficio religioso se desarrollará a las 19.00 horas, en la parroquia del Sagrado Corazón de la localidad.

La balconada de la fachada principal del Ayuntamiento de Villabona lució ayer un crespón negro en señal de duelo por el fallecimiento de la pareja.

Contenido Patrocinado

Fotos