La UME cierra 2017 con un total de 43 actuaciones en incendios, con el de La Cabrera como el más virulento

La UME, en una intervención realizada en Galicia. /Imágenes cedidas por la UME
La UME, en una intervención realizada en Galicia. / Imágenes cedidas por la UME

La Unidad Militar de Emergencias hace balance de su actividad contra el fuego, con 39 operaciones realizadas en España y cuatro en Portugal

NACHO BARRIO León

Se han hecho necesarios en esos momentos que nadie quiere vivir, convirtiéndose en muy poco tiempo en una parte del Ejército querida, esperada e imprescindible. La Unidad Militar de Emergencias hace balance tras un 2017 cuanto menos, intenso. Un año que arroja capítulos que la UME preferiría no haber vivido nunca, pero en los que no existieron dudas cuando la obligación llamaba.

2017 concluye con 43 operaciones realizadas contra incendios, treinta y nueve de ellas en territorio nacional y cuatro en Portugal. Así, el total de operaciones enmarcadas dentro de la campaña de Lucha Contra Incendios Forestales (que abarca del 15 de junio al 30 de septiembre, el periodo de mayor peligro) llega a 39.

Lo inesperado sucedió una vez finalizó la campaña, ya que se contabilizaron 23 operaciones en apenas siete días (del 10 al 17 de octubre) y focalizadas en la zona noroeste de la península. En este triste capítulo, Galicia fue el centro de los desvelos de la UME, con 21 operaciones, seguida de Asturias, con dos.

De hecho, como consecuencia del elevado número de incendios forestales en Galicia, personal y medios de todas las unidades de la UME fueron desplazados para su participación en la extinción de los incendios forestales que asolabaron las dos comunidades autónomas, llegando a emplearse hasta 936 intervinientes y 224 vehículos, y haciéndose preciso además el establecimiento de un destacamento temporal en Viana do Bolo (Orense).

En esta campaña, el Batallón de Intervención en Emergencias en León de la UME mantuvo un despliegue formado por 500 militares en lucha directa contra incendios forestales, encuadrados en siete secciones de intervención, además de una sección de máquinas y diversos apoyos logísticos.

A estos efectivos hay que añadir otros 3.000 de apoyo del resto de los batallones y unidades de la Unidad Militar de Emergencias. Dicho despliegue y distribución de medios garantizó la intervención del BIEM V en un plazo no superior a cuatro horas desde que se autorizó su actuación, en cualquier parte de área de responsabilidad atribuido al batallón.

La Cabrera, episodio negro

Pero sin duda, el capítulo que trajo de cabeza a la Unidad Militar de Emergencia durante este verano fue el incendio de La Cabrera. Hasta allí fueron desplazados 54 vehículos, 226 efectivos y dos helicópteros, en la que fue sin duda la mayor operación del año en lucha contra el fuego de la UME.

Pero no fue la única en León. La UME tuvo que atender, en fechas previas a la campaña, los incendios de Vega de Espinareda y Peñalba de Santiago, hasta donde se desplazaron seis vehículos y 16 militares en el primero y 21 vehículos. Posteriormente y sin contar el de La Cabrera, Berlanga del Bierzo sufrió un incendio dentro de la campaña, hasta el que llegaron nueve vehículos y 27 militares.

La UME llevó a cabo doce operaciones en Castilla y León (incluyendo las cuatro leonesas), en un verano para olvidar pero del que sacar conclusiones.

Por provincias españolas, Orense fue la que más operaciones concentró (14), seguida de Pontevedra (8), León (4), y Segovia y Ávila con tres.

Año duro, respuesta rápida

El año 2017 es el cuarto con más incendios registrados durante el periodo 2007-2017 según datos oficiales del MAPAMA. Desde el 1 de enero hasta el 31 de octubre, se registraron 4.905 incendios, son 843 incendios por encima de la media, y 2.791 incendios más que en 2016.

Sin embargo, es el segundo con mayor superficie afectada por los incendios (174.788 hectáreas), 88.810 ha por encima de la media y 113.429 más que en 2016.

A diferencia de los dos apartados anteriores, 2017 es el que más grandes incendios forestales (>500 ha) ha registrado. En total 52 grandes incendios, 33 por encima de la media y 31 más que en 2016.

Condiciones especiales en octubre

Debido a las condiciones meteorológicas y al elevado número de incendios acaecidos durante el mes de octubre, fue preciso ampliar el despliegue con un destacamento temporal en la base logística de Viana do Bolo (Orense) durante el desarrollo de las operaciones en Galicia del 13 al 17 de octubre.

El BIEM V, con objeto de mejorar las condiciones previas a las intervenciones, ha realizado durante la campaña acciones PRO-LCIF, las cuales incluían, entre otras, reconocimientos y acciones de Conocimiento y Colaboración que se han llevado a cabo de forma conjunta con unidades y dispositivos de LCIF de las comunidades autónomas.

Para la campaña LCIF, la UME dispuso de dos helicópteros ligeros HU-26 en alerta, con capacidad de mando y control, reconocimiento y búsqueda, localización y rescate, y de dos helicópteros medios HU-27, con capacidad de helitransporte, búsqueda, localización y rescate, CASEVAC (Casualty Evacuation – evacuación de víctimas) y misiones LCIF en apoyo directo a Unidades UME.

Asimismo, a solicitud del Ministerio de Medio Ambiente, y con motivo de la previsión de alto riesgo de incendio forestal y del elevado número de siniestros, se desplegó de manera extraordinaria un avión anfibio del 43 Grupo en el destacamento de Santiago desde el 1 al 31 de octubre y un avión anfibio en el aeródromo de Matacán (Salamanca) desde el 7 al 25 de octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos