Castilla y León homogeniza la norma turística de campings con cinco categorías

Imagen de un camping. A partir de ahora se dividirán en categorías./
Imagen de un camping. A partir de ahora se dividirán en categorías.

En lo que se refiere a la capacidad del camping, se vincula a los metros cuadrados de la parcela por persona en función de la categoría | El Bocyl publica el decreto que regula los establecimientos de alojamiento

ICAL

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publica hoy el decreto que regula los establecimientos de alojamiento en la modalidad de camping en la Comunidad que entre otras novedades recoge los requisitos de este tipo de establecimientos turísticos con la creación de cinco categorías. De esta manera, Castilla y León homogeneiza la normativa turística de campings con otras comunidades por lo que a partir de ahora los campins se identificarán con estrellas, entre cinco y una.

El objetivo de esta norma es dotar a la Comunidad de un nuevo instrumento jurídico donde se regule el alojamiento turístico en los campings, los requisitos de acceso a la actividad así como el procedimiento de presentación de la declaración responsable, evitando el intrusismo profesional y mejorando la calidad del servicio como incentivo para la elección de Castilla y León como destino turístico.

Esta nueva normativa regula los campings, en respuesta a la necesidad de contar con una oferta de servicios diversa que dé respuesta a las demandas de los turistas, y a la vez se promueva la calidad y la excelencia del turismo como estrategia de futuro tal y como propugna la Ley 14/2010, de 9 de diciembre, de Turismo de Castilla y León.

Entre las novedades, se establece la posibilidad de que existan campings destinados en exclusiva para autocaravanas. Ante la necesidad de clarificar la estructura de la parcelación en la que se organiza la superficie de los campings se introduce una división de las zonas de alojamiento con una definición más sencilla, que consiste en un área de acampada con parcelas para tiendas de campañas o remolques, otra para alojamientos tipo cabañas de maderas, casa móvil o bungaló y una zona sin parcelar para pequeñas tiendas de acampada. Además, se sustituye la regulación que establecía un número limitado de personas por parcela.

Salvaguardar los recursos naturales

Para proteger y salvaguardar los recursos naturales y medioambientales existentes, se excluye del ámbito de aplicación la acampada libre. Se efectúa una variación sobre la regulación del emplazamiento remitiéndose a la normativa sectorial aplicable.

Además, se establece el fomento y promoción de la actividad turística complementaria de las áreas de servicio y punto ecológico-sanitarios destinados al uso de autocaravanas. Así mismo, se permite que existan campings destinados al uso exclusivo de la acampada de las autocaravanas, debiendo cumplir, como mínimo, los requisitos de los establecimientos de una estrella.

En lo que se refiere a la capacidad del camping, se vincula a los metros cuadrados de la parcela por persona en función de la categoría. Por otra parte, se actualizan los requisitos de las instalaciones, equipamientos y servicios de acuerdo con las necesidades demandadas por el sector, así como para garantizar una atención mínima de calidad a todas las personas usuarias. De esta manera, el concepto de la parcelación se concreta en tres áreas de alojamiento (para tiendas de campañas o remolques; para instalaciones de cabañas de madera, para casas móviles o bungalós y una zona sin parcelar).

Objetivos del decreto

La nueva normativa autonómica que sustituye al anterior Decreto 168/1996, de 27 de junio, pretende adaptar la regulación del sector turístico a su realidad en Castilla y León, consecuencia de las nuevas demandas de los viajeros, y al objeto de satisfacerla; garantizar su adecuada protección, y la de los recursos turísticos, mediante el impulso de la modernización y mejora de los establecimientos de alojamiento de turismo y promover la calidad y la excelencia del turismo.

El nuevo decreto plantea además como objetivos actualizar su contenido a las nuevas demandas, así como avanzar en el control de la actividad clandestina; impulsar la diversificación de la oferta de los servicios; promover la calidad y la excelencia del turismo; favorecer la iniciativa, innovación y competitividad del tejido turístico empresarial; elevar la confianza del cliente en la oferta y la calidad de los servicios, así como reforzar los derechos de los clientes.

53 artículos

Para conseguir los objetivos descritos, el proyecto de decreto por el que se regulan los establecimientos de alojamiento en la modalidad de campings en la Comunidad de Castilla y León se estructura en cinco capítulos, con 53 artículos, tres disposiciones adicionales, una disposición transitoria, una disposición derogatoria y dos disposiciones finales.

El decreto aprobado se estructura en diferentes capítulos que se centran por un lado en la definición del concepto de alojamiento en la modalidad de campings, así como la categorización con estrellas de los mismos que están asociadas al nivel de calidad en las instalaciones y equipamientos. Además, se regula la estructura de parcelación en la que se organiza la superficie de los campings, los requisitos que deben cumplir estos establecimientos, así como el régimen de acceso y el ejercicio de la actividad, el funcionamiento y la prestación de servicios.

En la elaboración del decreto se han tenido en cuenta los intereses de los distintos sectores empresariales turísticos y las garantías de los derechos de los usuarios. En su elaboración ha participado el Consejo Autonómico de Turismo de Castilla y León y en especial, los representantes de la asociación de camping de Castilla y León (Asecal). Se ha sometido a informe de todas las consejerías así como al trámite de Gobierno Abierto, dando cauce de participación a todas las personas interesadas. Asimismo se han tenido en consideración los criterios consensuado con otras comunidades autónomas.

Contenido Patrocinado

Fotos