La cascada de Nocedo de Curueño, Espectáculo de fuerza y belleza

Es uno de los lugares más visitados de la Montaña Central y, pese a que la sequía ha restado vistosidad a este fenómeno natural, sigue recibiendo centenares de visitantes

Nacimiento de la cascada de Nocedo de Curueño. / Sandra Santos
DANI GONZÁLEZ

El agua del alto Curueño esculpe un precioso paisaje entre La Vecilla y Valdelugueros, las conocidas Hoces de Valdeteja. En estos lugares mágicos, la naturaleza tiene la capacidad de sorprender todavía más, y un ejemplo se ubica en esta comarca.

En mitad de una de las curvas que la montaña dibuja en el horizonte, se abre un pequeño hueco que invita a imaginar con algo, todavía, más vistoso. El arroyo Valdecesar, manso, busca desembocar en el Curueño. Pero esa imagen tan reposada de este afluente no es la realidad que, unos metros más adelante, se atisba.

Allí, el agua ofrece un espectáculo que, a causa de la sequía que padece en los últimos meses, es menos vistoso que en condiciones normales. La 'Cola de Caballo' cae para salvar un enorme desnivel, típico de esta comarca, que separa al arroyo del Curueño, donde tiene que desembocar.

'Drástico' final de camino

Y es que, en apenas doscientos metros, está el final de su camino. Pero tiene que salvar una altura de cuatro metros, situación con la que genera esta bonita imagen.

Así es como nace la cascada de Nocedo de Curueño, este espectáculo que ha creado la naturaleza entre belleza y violencia, en la que 'arroja' el agua por un barranco para que su final, la desembocadura en el Curueño, llegue antes.

Es uno de los lugares más visitados y, sin duda, más fotografiados del alto Curueño. Uno de los enclaves más bonitos de esta comarca a los que la sequía le ha hecho perder fuerza, como al agua de esta cola de caballo que ya no genera el estruendo de otras ocasiones, ni salpica hasta la misma pasarela donde los visitantes se pueden fotografiar.

Enclave para los enamorados

Es un lugar mágico donde decenas de candados reflejan el compromiso de decenas de parejas que, de esta manera, quieren dejar constancia de su amor en una tradición que ha llenado de estos objetos las barandillas de la pasarela que conduce hasta la cascada.

La provincia de León no deja de sorprender. La cascada de Nocedo de Curueño es una muestra más de los rincones que esconde una provincia llena de secretos y virguerías de la naturaleza.

Contenido Patrocinado

Fotos