La Audiencia reafirma el acuerdo entre las partes por el caso del 'ferretero de Boñar'

El acusado, a su llegada a la Audiencia Provincial. / Campillo

Manuel Escobar asume una condena de cuatro años, una orden de alejamiento de la víctima por ocho años y una indemnización de 300.000 euros

LEONOTICIASLeón

La Audiencia Provincial de León ha ratificado en sentencia pública el acuerdo entre las partes en el juicio por el asesinato en grado de tentativa de Manuel Escobar, el ferretero de Boñar, sobre una vecina de la localidad, Ana Belén Beneitez.

El acuerdo de conformidad cerrado el pasado 8 de mayo fijaba el cumplimiento de cumplirá diez meses más de prisión tras pactar un acuerdo de cuatro años por un asesinato en grado de tentativa.

La pena acordada y ahora reafirmada en sentencia reconoce además ocho años de orden de alejamiento y cinco de libertad vigilada con tratamiento médico, ya que sufre esquizofrenia.

Asimismo, el condenado deberá indemnizar con 300.000 euros a la víctima, a la que causó lesiones graves, y con 36.808,38 euros al Sacyl.

Manuel Escobar ingresó en la prisión leonesa de Villahierro hace tres años y dos meses, por lo que tan pronto como la sentencia se publique y adquiera firmeza, se solicitará la libertad condicional, «que podría llegar prácticamente al final del cumplimiento íntegro de la pena», según señaló el abogado de la defensa, Santiago Martínez Martín.

Los hechos

Los hechos se produjeron el día 18 de febrero de 2015 en la calle Luis Guardo de la localidad leonesa de Boñar, cuando Manuel Escobar se acercó a la víctima, presidenta de la comunidad de propietarios en la que se encontraba la ferretería que regentaba.

Según el escrito de calificaciones previas, en ese momento Manuel Escobar «portaba en su mano un hacha con la que, de manera súbita y sin previa advertencia, golpeó a la víctima en la cabeza con la intención de causarle la muerte, provocándole un traumatismo cranoencefálico severo» que hizo que necesitara de 792 días para recuperarse.

Eximente

El auto dado a conocer este viernes sentencia que Manuel Escobar González es autor de un delito de asesinato en grado de tentativa, concurriendo la eximente incompleta de enajenación mental.

El acusado no podrá acercarse a menos de 500 metros a Ana Belén Beneitez Álvarez, así como a su domicilio, o cualquier lugar en que se encuentre y la de comunicare por cualquier medio con la misma durante ocho, y se le impone igualmente la medida de libertad vigilada consistente en la sumisión a tratamiento externo en centro médico por un periodo que no exceda de cinco años.

Por último se impone una condena al pago de las costas procesales, y decretándose el comiso y destrucción del arma intervenida (hacha-maza), debiendo indemnizar el procesado a Ana Belén Beneitez Álvarez en la cantidad de 300.000 euros, 250.000 euros por las lesiones y secuelas causadas y al SACYL en la cantidad de 36.808,03 euros por la asistencia prestada a Ana Belén, y el pago de los intereses legales.

Contenido Patrocinado

Fotos