Los agentes forestales contarán con drones nocturnos, un avión no tripulado cámaras de videoviligancia y smartphones para combatir el fuego

Agente forestal actuando en un incendio de El Bierzo. / César Sánchez

La Junta prevé instalar en julio las primeras 10 cámaras en el Bierzo, donde una aeronave no tripulada vigilará los montes y apoyará las labores de extinción de los fuegos

A. CUBILLAS

Año tras año, sin excepción, el fuego azota El Bierzo. Con virulencia, sin miramientos, dejando a su paso la imagen de la desolación. El incendio de la Tebaida o el que se originó en Bárcenas en septiembre y dejó una herida superior a las 2.000 hectáreas son solo algunos de los últimos incendios que han puesto en jaque una inmensa riqueza natural y paisajista.

De ahí el interés de la Junta de Castilla y León por redoblar los esfuerzo en esta comarca, según adelantó este martes el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, está previsto que este mes de julio se instalen las 10 primeras cámaras infrarrojas y de videovigilancia de una red que alcanzará las 22.

“Se trata de un medio de prevención, dada el poder disuasorio que ofrece, tal y como se ha puesto de manifiesto en Soria y en Zamora”, señaló Suárez-Quiñones, que además recordó que se trata de un sistema que permitirá una mayor rapidez en la detección, coordinación y respuesta ante posibles incendios.

A ello se sumará la incorporación de una aeronave no tripulada RPA (Remotely Piloted Aircraft) para las labores de vigilancia, observación y apoyo a la extinción a través de un convenio que se firma, este mismo mes, con el Ministerio de Defensa, que centrará su labor en la comarca de El Bierzo.

Smartpones para los agentes

Se tratan de algunas de las mejoras tecnológicas, en este caso exclusivas para la comarcaba berciana, con las que contará el operativo de lucha contra incendios de este verano para el que se habilitará un dron con toma de imágenes nocturnas, que tendrá su base en Rabanal del Camino.

Además, se dotará a todos los agentes medioambientales, celadores y técnicos de guardia de un Smartphone que les permitirá estar geolocalizados así como el intercambio de imágenes, archivos e información meteorológica instantánea para favorecer la prevención y la gestión de los incendios.

Por último, la Comunidad contará con una nueva aeronave de coordinación de medios aéreos y toma de imágenes contratada por el Mapama que se ubicará en la localidad zamorana de Rosinos de la Requejada. Se trata de novedades importantes que buscan, en última instancia, mitigar los daños tanto materiales como humanos durante la época estival.

Suárez-Quiñones pide la colaboración de la ciudadanía para la rápida detección de incendios forestales a través del teléfono de Emergencias 112

Otras medidas preventivas e investigación

Siguiendo con las medidas preventivas, en este caso no tecnológicas, para este año se aumenta la vigilancia móvil, con cuadrillas y autobombas, en zonas de mayor siniestralidad y especialmente en horario nocturno, y el estrechamiento de la colaboración con el Seprona de la Guardia Civil.

A ello hay que sumar la nueva línea de colaboración que comenzó el pasado año, en el marco del Acuerdo de Diálogo Social para el sector forestal, y que se ha abierto en el Plan de Empleo Local entre la Junta de Castilla y León y las diputaciones provinciales en la parte de la estrategia de lucha contra incendios.

Esto ha permitido ya la constitución de 59 cuadrillas de trabajos forestales, entre cinco y diez por provincia, integradas por 334 personas (no contabilizadas como efectivos del operativo), entre 30 y 50 por provincia, para la realización de tratamientos selvícolas preventivos y de desbroce en las zonas rurales, periurbanas y de transición a la zona forestal a fin de dar seguridad a los núcleos de población ante los incendios forestales, todo ello fruto de los convenios firmados entre la Junta de Castilla y León y las diputaciones provinciales el pasado mes de marzo.

Tratamientos silvícolas

Por otra parte, en materia de prevención, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha incrementado el presupuesto destinado a tratamientos silvícolas preventivos contra incendios, que en 2017 alcanza cerca de 16,16 millones de euros (un incremento del 10 % respecto al año anterior).

Resultan fundamentales la mejora y la ordenación de la superficie forestal, que en Castilla y León cuenta con más de 845.000 ya ordenadas, y la limpieza de mantenimiento de la red de cortafuegos, de la que disponemos de más de 19.000 kilómetros, así como una extensa red de puntos de agua.

Investigación

El consejero ha destacado la importancia de la investigación. Es necesario recordar que la Junta de Castilla y León investiga el 100% de los incendios forestales, en colaboración y coordinación con las Fuerzas de Seguridad del Estado, Seprona, lo que permite identificar y detener a autores y partícipes de estos hechos, para ponerlos a disposición judicial en caso de constituir los hechos delito, siéndoles exigida la responsabilidad penal que corresponda, pero también, por parte de la Junta de Castilla y León, la reclamación de los gastos producidos.

La investigación de los incendios forestales se realiza por parte de los técnicos y agentes medioambientales de la Junta con el apoyo de empresas especializadas, para los casos más complejos.

En este sentido, el consejero ha solicitado la colaboración de la ciudadanía para la rápida detección de incendios forestales a través del teléfono de Emergencias 112 y para denunciar las conductas irresponsables e ilegales que puedan ocasionar incendios.

Contenido Patrocinado

Fotos