Leonoticias

La Junta aprueba un nuevo Plan de Recuperación del Oso Pardo

  • La proposición, puesta en marcha por Podemos, ha sido aprobada con unanimidad con el fin de lograr un «cambio de rumbo en la conservación del oso pardo en la Comunidad»

La Proposición No de Ley para instar a la Junta de Castilla y León a que apruebe un nuevo Plan de Recuperación del Oso Pardo y otras medidas relacionadas con la conservación de esta especie en peligro de extinción que habita en la Cordillera Cantábrica ha sido aprobada por unanimidad de las Cortes de Castilla y León.

La iniciativa, puesta en marcha por el grupo parlamentario de Podemos, obtuvo el respaldo de todos los grupos parlamentarios en la Comisión de Fomento y Medio Ambiente para elaborar en esta Legislatura un nuevo Plan de Recuperación del Oso Pardo en Castilla y León a tramitar los Planes Rectores de Uso y Gestión de los Espacios Naturales que cuentan con la presencia de osos pardo, a realizar un censo genético completo como único método que puede aproximarnos a la realidad de osos pardo en la Comunidad y a desarrollar análisis toxicológicos cada vez que aparezcan los restos de un oso muerto o se encuentre un ejemplar vivo con una sintomatología anómala.

Se mantuvo prácticamente la redacción inicial de la propuesta, a la que se incorporaron enmiendas del grupo Popular y Socialista en aras de un consenso con el objetivo de conseguir «un cambio de rumbo en la conservación del oso pardo en la Comunidad», especialmente sobre la población oriental de la Montaña Palentina y de Riaño, «una población estancada, que si sale adelante es gracias el aporte del otro núcleo, el occidental, que se encuentra en Asturias, el noroeste de León y Lugo, lo que está evitando sin duda su extinción».

El punto que generó mayor debate fue sobre la petición de Podemos de que fueran «laboratorios independientes los encargados de realizar los análisis toxicológicos cada vez que aparezcan restos de un oso muerto o vivo y que posteriormente fueran de conocimiento público, como parte de un protocolo lógico de actuación en una especie en peligro de extinción».

Sin embargo el PSOE proponía que fueran «laboratorios públicos». Finalmente, se mantuvo la redacción original de Podemos ya que los laboratorios que se encargarán de hacer estos análisis serán los de la Universidad de León.