Leonoticias

La Tercia y Arbás acogen estas jornadas.
La Tercia y Arbás acogen estas jornadas.

Disfrutar de la Montaña Central de plato en plato

  • Las Jornadas Gastronómicas de la Montaña Central cumplen su vigésimo sexta edición organizadas por el Ayuntamiento de Villamanín y la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga

La gastronomía de la montaña central de León tiene como rasgos principales la gran calidad de sus materias primas y el importante aporte calórico de los alimentos, ideales para combatir los rigores climatológicos de estas tierras del norte de la provincia. De los días 2 al 11 de diciembre será la protagonista en los valles de La Tercia y Arbas con la celebración de las XXVI Jornadas Gastronómicas.

Se trata de una gastronomía “recia” que a lo largo de los siglos ha impregnado de intensos olores las cocinas de las casas. Entrecocidos, calderetas o androllas, sin olvidarnos de las sabrosas y reconocidas truchas leonesas, la carne de vacuno autóctona de ejemplares criados en los prados de montaña ayudando a la conservación de los mismos o las setas, son la base de una cocina elaborada con naturalidad y arte culinario del más alto nivel. Y de postre sabrosos quesos o miel, sin dejar de lado delicias reposteras como los frisuelos, orejones, buñuelos o cuajadas.

Tampoco podemos olvidarnos de la carne curada de castrón que ya sorprendió a los propios romanos como dejó escrito Estrabón y que en la época de la arriería se cambiaba por vino o trigo en Tierra de Campos.

Un año más, y ya van veintiséis, los pueblos de estos valles hacen un merecido homenaje a su historia culinaria en forma de jornadas gastronómicas. En la edición de este año podremos disfrutar de sabrosas morcillas, costilla y lengua, además de los afamados embutidos leoneses o caldereta de cabrito o cordero, todo ello regado con los caldos de León, a un módico precio de 20 euros. En sus restaurantes, mesones y casa rurales ofrecen a los vecinos y visitantes una amplia muestra de la cocina considerada más autóctona, una cocina para recordar y saborearla con calma.