Leonoticias

Del cerdo, hasta los andares

vídeo

Tradicional matanza del cerdo en Puente Almuhey.

  • Puente Almuhey recrea la tradicional matanza del gocho, aquella en la que con la llegada del frío las familias se reunían para llenar las horneras, con motivo de la celebración de la segunda edición de la Feria Multisectoria

Puente Almuhey ha revivido este domingo la tradicional matanza del cerdo, la de toda la vida, aquella que antaño reunía a las familias para llenar la hornera para pasar el invierno. La llegada del frío y las primeras heladas, esenciales para la curación de la carne, daban paso a esta arraigada tradición hoy en vía de extinción.

  • Feria Multisectorial de Puente Almuhey

Tras un almuerzo donde no faltaba ni el vino ni el orujo, se saca al gocho enganchado por la mandíbula o por el morro y se le tumba en el banco de madera. Allí se con un cuchillo o un machete se abre en canal al animal mientras las mujeres recogían en cubo y con la ayuda de una cuchara para evitar su drenaje la sangre que posteriormente servirá para la elaboración de morcillas.

Posteriormente, se procede al quemado superior de animal para eliminar la piel y, con la ayuda de una especie de espátula de madera se raspa el animal para retirar los restos chamuscados. Una vez terminado, se lleva a cabo la extracción de todas las vísceras cuidadosamente, sobre todo los intestinos y el estómago que las mujeres lavaban en los arroyos más cercanos de su vivienda.

Un proceso bastante desagradable por el fuerte olor que desprendía y las temperaturas gélidas del agua de los ríos. Ya por la tarde, arrancaba la elaboración de las morcillas y los botillos, en la comarca del Bierzo, dejando los chorizos para la mañana siguiente al igual que la elaboración del resto de las carnes. Al fin de cuentas, cómo dice el refrán, del cerdo se aprovecha todo, hasta los andares.

Es la tradición de matar el gocho que este sábado se ha recreado con motivo de la segunda edición de la Feria Multisectorial de Puente Almuhey bajo la atenta mirada de aquellos que añoraban el ayer y los ojos de aquellos que por primera vez disfrutaban de este ritual.

Ha sido el principal atractivo de esta nueva edición junto al oficio de esculpir madera con motosierra que también captó la atención de las decenas de asistentes que, desafiando la lluvia que no dio tregua en toda la jornada de este sábado, disfrutaron de esta esperada cita.

Una feria que ha vuelto a ofrecer un amplio catálogo de productos a partir de diferentes oficios como la madera, el cero o el texto y que mantuvo vivo su origen ganadero con una amplia exposición de animales de la zona.