Leonoticias

Protesta vecinal contra la instalación de los saleros, en la mañana del viernes.
Protesta vecinal contra la instalación de los saleros, en la mañana del viernes.

Ventosilla, en pie de guerra por la instalación de dos saleros en una zona inundable

  • Vecinos, Junta Vecinal y Ayuntamiento de Villamanín se oponen a la colocación de los dos almacenes, argumentando que se han ofrecido «terrenos mejores y sin coste» a Fomento

La Junta Vecinal de Ventosilla, en Villamanín, está en pie de guerra. El motivo no es otro que la colocación de dos saleros en las proximidades del cruce de la N-630. Hasta aquí no parece un motivo para soliviantar a la población, pero detrás está la historia que explica la situación.

Tras un año de conversaciones y propuestas elevadas al Ministerio de Fomento para sacar de las inmediaciones de la población a los dos saleros, ahora la institución autonómica se ha decidido a colocarlos junto al pueblo.

«Les propusimos una ubicación a poco más de un kilómetro de la actual, pero no les convence», lamenta el alcalde de Villamanín, José Luis García Oblanca.

Zona inundable

La cercanía al pueblo no es lo que más indigna a los vecinos, aunque moleste. Lo que logra sacar de quicio es que «hace años se iba a colocar en el mismo lugar una pasarela para salvar el cruce y no se instaló porque la Confederación Hidrográfica del Duero nos dijo que era una zona inundable», recuerda el regidor, que se pregunta si una zona cercana al río es la mejor para colocar los saleros, que darían servicio a la Nacional en el periodo invernal.

Las maquinas desplazadas para realizar los trabajos de instalación se encontraron con la oposición vecinal durante la mañana del viernes, de forma que dejaron en agua de borrajas cualquier intento de acometer la obra.

Protesta del alcalde

Preguntado sobre qué motivaciones tendrían en colocar los saleros en la finca elegida, García Oblanca apunta a que «como el terreno es suyo, prefieren ponerlo ahí antes que en una finca municipal, aunque el coste fuera cero».

Ahora esperan a una próxima reunión en la Subdelegación del Gobierno, confiando en que el encuentro sea fructífero: «Tenemos la sensación de que al final hacen y deshacen como quieren», esgrime el alcalde. Tocará ver, a partir del martes, si todo sigue igual en el norte leonés.