Leonoticias

«Es espectacular porque es una grieta grande», dicen los geólogos consultados

  • De momento, los especialistas no temen que sea necesario retrasar aún más los trabajos de estabilización de la ladera de Campomanes

«Es más espectacular que otra cosa, porque se trata de una grieta grande. Pero no va a frenar para nada la obra». Es lo que opinan los geólogos consultados por el El Comercio sobre las consecuencias que pueden tener los desperfectos detectados por los vecinos de Campomanes en la ladera conocida como La Argaxá, en la obra de la variante de Pajares. Se trata de una 'espina de pescado' y una cuneta de guarda que aparecieron rotas en las últimas semanas. La primera es un sistema de tuberías que recoge el exceso de agua en la ladera, mientras que la segunda se trata de un canal que desvía el agua acumulada para que no entre en la zona más delicada de los 800 metros de montaña que se trata de estabilizar. Los técnicos indicaron que la 'espina de pescado' «aguantará hasta que se cubra toda la zona».

Lo cierto es que aparecieron en la ladera grietas importantes, pero aseguran que «no revisten gran importancia para la obra». ¿Qué es lo que hay que hacer ahora? Pues simplemente, «esperar a que se restaure la zona», aportando más tierra para asegurar toda la estructura. En cuanto a la cuneta de guarda superior a la 'espina de pescado', el procedimiento es «restaurarla cuando la obra esté prácticamente finalizada». Con ello, se cumplirá la misión que el agua que discurra ladera abajo «pase por donde tiene que pasar».

Problemas desde 2009

Hay que tener en cuenta que al lado de la zona en la que se está trabajando para evitar que la ladera se deslice existe un importante argayo, pero ya se produjo en 2009 y no afecta a la estructura de drenaje. Sí que hay un nuevo movimiento de tierras muy cerca del antes citado, pero una vez que se acometa el relleno de la 'espina de pescado' será el momento de asegurar todo su contorno, incluida la zona en la que existe ese viejo argayo.

De momento, los especialistas no temen que sea necesario retrasar aún más los trabajos de estabilización de la ladera de Campomanes. Eso sí, hay que recordar que todavía quedan pendientes una decena de contratos para culminar la penetración de la alta velocidad ferroviaria en Asturias, como son los casos de las vías, la catenaria o los sistemas de seguridad y señalización de la variante. Pero una vez culminadas todas esas fases será preciso acometer otro procedimiento que llevará unos meses, como es la homologación del túnel de 25 kilómetros de longitud. Para ello, será preciso que la infraestructura supere con éxito importantes pruebas en materia de seguridad.