Leonoticias

Fomento y Dragados negocian reactivar el montaje de vías en la Variante de Pajares

Izquierda: septiembre 2015. El montaje de vía centraba los trabajos en las proximidades a La Robla, con maquinaria nivelando los carriles. Derecha: septiembre 2016. La vía está entregada y los topes listos; los pocos operarios que quedan se centran en instalar la fibra y las balizas
Izquierda: septiembre 2015. El montaje de vía centraba los trabajos en las proximidades a La Robla, con maquinaria nivelando los carriles. Derecha: septiembre 2016. La vía está entregada y los topes listos; los pocos operarios que quedan se centran en instalar la fibra y las balizas
  • La constructura revoca su petición para rescindir el contrato. Adif valora aprobar un modificado para desbloquear el sistema de ventilación

Dragados, la constructora del Grupo ACS, ha accedido a sentarse a negociar con el Ministerio de Fomento la reactivación de las obras de alta velocidad que tiene paralizadas. El paquete incluye trabajos en la línea Madrid-Granada y la propia variante de Pajares. La empresa se adjudicó en mayo de 2014 el montaje de una vía entre la estación de Pola de Lena y la mitad del macrotúnel perforado bajo el macizo de las Ubiñas. El contrato salió a licitación en 19,1 millones de euros, pero la constructora aseguró que era capaz de ejecutarlo por un 50,8% menos de dinero. Se suponía que debía demostrarlo antes de quince meses, pero tras iniciar las labores de acopio, Adif Alta Velocidad, la sociedad pública que coordina la obra, ordenó a Dragados que parase, y dejó en suspenso el contrato.

Una vez superados los ocho meses de parón, Dragados aprovechó las opciones que le da la legislación de contratos públicos y solicitó, el pasado mes de marzo, la rescisión del acuerdo con el cobro de añadido de una indemnización. Alegaba que el incumplimiento de los plazos era responsabilidad solo de la Adif Alta Velocidad, que le había adjudicado el encargo a sabiendas de que no podía comenzarlo durante largo tiempo. Por razones técnicas, el montaje de la vía en la vertiente asturiana debe comenzar desde la estación de Pola de Lena, y la operación no puede ejecutarse hasta tener bien estabilizada la ladera de Campomanes. Las labores para fijar el terreno en este punto avanzan a base de pantallas de pilotes avanzan a buen ritmo y estarán culminadas este otoño.

Adif Alta Velocidad recurrió para su defensa a la Abogacía del Estado, que preparó un informe desestimando las pretensiones del contratista. Finalmente la pugna no se ha dirimido en los tribunales. Según pudo saber este periódico, a finales de abril la propia Dragados remitió un escrito al Ministerio de Fomento según el cual desistía de su pretensión inicial, esto es, aparcaba los trámites de rescisión, para dar una oportunidad a la negociación.

Encargo en vigor

El contrato sigue por tanto en vigor, con una ampliación del plazo de entrega, y a la espera de que las partes lleguen a un acuerdo para retomar los trabajos. Las conversaciones entre ACS y el ministerio para desbloquear obras son más amplias. Según el diario 'Cinco Días', hay una treintena de contratos de alta velocidad pendientes de desbloquear, entre los que se cuenta el tramo de la Loja (Granada), donde la constructora que preside Florentino Pérez habría acordado frenar los trabajos el pasado agosto.

Fomento confirma las conversaciones, pero advierte de que la legislación le impide conceder modificados económicos que superen el 10% del valor del contrato. En el caso de la vía asturiana de la variante, la limitación dejaría en apenas 928.000 euros el margen de maniobra.

A la espera del acuerdo entre las partes, Adif Alta Velocidad tiene en el sistema de ventilación del interior de los macrotúneles su segundo problema crítico. El encargo lo ofreció en 98,5 millones, pero la coalición formada por Alstom, Indra y Carlos Busto se impuso en la puja, asegurando que eran capaces de hacerlo por 36 millones. El trabajo estaba realizado en un 11% cuando, de nuevo, la empresa pública mandó parar.

El proyecto entregado al contratista resultaba adecuado para túneles de una red de metro, pero no para los de Pajares, con diferencias de presión en cada una de sus bocas. Consciente de que seguir materializándolo comprometería la seguridad del tráfico ferroviario, Adif activó una suspensión total del contrato el pasado 30 de noviembre.

Para no caer en el mismo problema que con las vías, el 29 de febrero la empresa pública levantó la suspensión total y la sustituyó por otra temporal, permitiendo al contratista que avance faenas menores. En la actualidad, Adif sigue valorando si redefine el proyecto constructivo y aprueba un modificado, en los términos propuestos por Alstom, Indra y Carlos Busto. Además de la cuestión técnica, los adjudicatarios demostraron que para avanzar necesitaban ocupar terrenos que todavía no se han terminado de expropiar.

Hay por tanto actividad en los despachos, que está a la espera de adoptar las resoluciones necesarias para volver a poner en marcha unidades de obra esenciales.