Leonoticias

La Junta mantiene las subvenciones para el acceso a internet por satélite en zonas remotas de Castilla y León

  • El coste del equipamiento, que sufraga la Administración autonómica con cargo a los fondos Feder, ronda los 400 euros incluida la instalación

La Agenda Digital de Castilla y León prevé que el 75 por ciento de la población disponga de banda ancha de 30 megas en 2017 y persigue el objetivo de que, para el año 2020, el cien por cien de la población alcance esa misma velocidad de transmisión de datos por internet. Sin embargo, la extensión y orografía de la Comunidad autónoma hará que en muchos lugares del ámbito rural ese objetivo tenga que alcanzarse mediante tecnología satelital ya que a ellos no llegan otras tecnologías. La directora general de Telecomunicaciones, María Victoria Seco, se reunió hoy con alcaldes de la provincia de Zamora para explicarles las ayudas de acceso a internet por satélite. La actual convocatoria concluye el próximo 31 de octubre pero la Junta prevé abrir una nueva a continuación.

Desde el año 2002, la Junta lleva invertidos en distintas líneas de actuación en torno a 40 millones de euros a los que se suman otros tantos invertidos por las operadoras. “Venimos trabajando de la mano de las compañías de telecomunicación. Ellas, a pesar de sus planes de negocio y de sus planes de extensión de la banda ancha han sido beneficiadas por subvenciones del Estado y de la Junta de Castilla y León y esas subvenciones han hecho llegar la banda ancha a muchos pueblos y habitantes que antes no la tenían”, recordó Seco.

Según un informe del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, teniendo en cuenta la extensión y la orografía, Castilla y León es la comunidad autónoma “mejor posicionada” en materia de banda ancha de todas las comunidades de España. “Eso no resta importancia al problema que en pueblos muy aislados, en montañas, en valles más o menos profundos y pueblos donde la población está muy dispersa, pequeños pueblos de 20 o 30 habitantes y donde la población está muy envejecida, en esos puntos no llegan otras tecnologías”, apuntó la directora general.

“No llega la fibra óptica, que requiere hacer obra civil y, por tanto, grandes inversiones, por lo que las operadoras está llegando, primero, a los núcleos de población grandes y nunca van a llegar a los pueblos tan pequeños y que están tan dispersos y con población envejecida y en puntos orográficamente complejos”, precisó.

Por ello, la Administración autonómica pretende “convencer a la gente que vive en estos lugares, que tienen explotaciones agrícolas o ganaderas, que necesitan el acceso a internet para todo, para su vida diaria, para comunicarse con la Administración que la única salida en algunos puntos en el satélite”. La inversión en este sentido la han hecho las grandes operadoras, que “han instalado un satélite a 32.000 kilómetros de distancia y eso hace que el acceso a internet llegue a cualquier punto de España, por recóndito que esté detrás de una montaña o en el fondo de un valle”.

Equipamiento e instalación

La convocatoria presentada este martes a los alcaldes zamoranos pretende ayudar a los ciudadanos que se encuentran en esos lugares a “vencer esa barrera” que supone instalar un dispositivo que alcanza un coste de unos 400 euros, entre equipamiento e instalación. “La Junta de Castilla y León pretende pagar esa inversión que tienen que hacer los ciudadanos y queremos que la convocatoria sea conocida, que la gente se convenza de que, según en qué puntos de nuestro territorio, no tienen otra solución”, comentó María Victoria Seco.

En cuanto a la posibilidad que apuntan algunos alcaldes de que las administraciones se pongan de acuerdo para construir la infraestructura necesaria que les haga llegar la fibra óptica, las responsable autonómica de Telecomunicaciones explicó que la normativa de Telecomunicaciones, en toda Europa, Estados Unidos y en otros puntos del mundo, no permite intervenir a las administraciones públicas. “Es una competencia del Estado, no de la Junta ni de las diputaciones ni de los ayuntamientos y no podermos intervenir. Son fortísimas las restricciones que tenemos, tanto de la normativa europea como de la normativa estatal, a las intervenciones de cualquier administración pública en materia de despliegue de cualquier tecnología, no solamente de fibra, y hay unas sanciones importantísimas”, afirmó.

Para el despliegue de la fibra óptica, además de lo que por cuestiones de negocio hagan las operadoras, las administraciones, como es la Junta de Castilla y León, en este caso, lo que hacen es convocar subvenciones y, simplemente, poner dinero de Europa a disposición de los ciudadanos, concretamente fondos Feder, y son las propias operadoras las que determinan dónde quieren llegar. “No podemos priorizar unas ciudades sobre otras ni decir que queremos llegar a polígonos industriales, que son puntos interesantes. Son las que libremente concursan y dicen adónde quieren llegar”, señaló Seco. “Es un mercado de libre competencia en el que ninguna administración puede intervenir; está en manos de compañías de telecomunicación”, agregó al respecto.

En cualquier caso, la Junta trabaja desde el pasado mes de marzo para que las diputaciones también se impliquen e “intentar, entre todos, mejorar la situación de la telefonía y del acceso a internet en el territorio de Castilla y León y sacar adelante proyectos que resuelvan estos problemas en pueblos que no son tan pequeños y donde el satélite es la solución pero a los que no va a llegar la fibra óptica”. La responsable regional de Telecomunicaciones apuntó que “entre la tecnología de satélite y la fibra óptica, hay otros tipos de soluciones que pueden ser, además, negocio para los pequeños operadores locales que hay en provincias como León, Zamora y Burgos y que pueden dar soluciones intermedias a los ciudadanos”.

En esa materia se centra el trabajo con las diputaciones, “haciendo ver que hay muchas infraestructuras en los pueblos que están abandonadas, que tienen acometida eléctrica y que podrían, en algunos casos, poner a disposición de esos operadores locales par que den una solución conjunta a un pueblo”.

A la cabeza de España

Los datos de acceso a internet a través de fibra óptica en Castilla y León son los más altos de España y se sitúan, en estos momentos, en el 50 por ciento; es decir, ha subido 20 puntos porcentuales en el último año, seis más que la tecnología 4G, que alcanza los 14 puntos. Las tres provincias del norte de la Comunidad -León Palencia y Burgos-, más montañosas, son las que “realmente tienen más graves problemas de acceso a internet, muchos más núcleos de población con problemas de internet”.

No obstante, a juicio de la directora general de Telecomunicaciones, las compañías están haciendo una “labor impresionante, lógicamente por cuestiones de rentabilidad, es un negocio, pero con ayudas del Estado y de la Junta, y el despliegue es muy rápido”. La cuestión, aseveró, es que “hay un tres por ciento de personas en Castilla y León que están en zonas de sombra donde no tienen otra tecnología”.

Más megas

Los satélites empezaron danto velocidades de seis megas y, en la actualidad, alcanzan 22, 30 y hasta 100 megas, según indicó María Victoria Seco, quien resaltó que el “satélite que se instalaba hace cinco años no es el que se instala hoy en día”. Pese a ello, las instalaciones que se promueven con esta convocatoria unicamente dan acceso a internet. “El tema de la telefonía, de cobertura tanto de móvil como de fijo, está regulado por el Estado y no podemos hacer más que trasladar al Ministerio las quejas que nos llegan. Son las propias operadoras de comunicaciones las que dan cobertura al ciudadano”, aclaró.