Leonoticias

La Virgen de Gracia, como manda la tradición, acoge a sus peregrinos llegados desde la capital

Peregrinos durante el camino y a la llegada a la ermita.
Peregrinos durante el camino y a la llegada a la ermita. / Elizabeth Jesús
  • Cientos de personas, arropadas por los tradicionales pendones, participan en la Peregrinación a la Virgen de Gracia de León a Mansilla

La denominada Peregrinación a la Virgen de Gracia ha vuelto a tener protagonismo este domingo desde la Iglesia del Mercado, en la Plaza del Grano, hasta la ermita de la Virgen de Gracia de Mansilla de las Mulas, un acontecimiento que tiene lugar en cada primer domingo del mes de septiembre.

La Virgen de Gracia, una imagen quemada y posteriormente restaurada en 1950 por el escultor Víctor de los Ríos, se venera con especial devoción en Mansilla y en su ermita que en tiempos perteneció a la desparecida parroquia de San Lorenzo.

La tradicional peregrinación, arropada por pendones, tiene su origen en los años 60 cuando un grupo de amigos y vecinos de la localidad acordaron que, para honrar a su patrona, podían venir desde León andando hasta la ermita de la Virgen de Gracia, celebrar una misa y posteriormente comer unas paellas que pagaban a prorrateo.

Años 60

Esa fue la motivación y el origen de que dicha romería quedase institucionalizada en esa década de los años 60, aunque oficial y documentalmente se date la primera edición en 1991 con una asistencia demostrada de 155 peregrinos.

A partir de aquel año, se decide que todos los primeros domingos de septiembre de cada año, (en vísperas de las Fiestas Patronales de la Villa) se realice esta peregrinación a la ermita de la Virgen de Gracia de Mansilla de las Mulas. No se ha interrumpido nunca y año tras año se han ido añadiendo actos y folklore de todos los pueblos y municipios de alrededor.

Los peregrinos de nuevo se han citado en la Iglesia del Mercado de León a primera hora de la mañana para recibir la bendición e iniciar la peregrinación hasta la ermita siguiendo una parte del Camino de Santiago.

Durante el trayecto se ha obsequiado a los peregrinos con un pañuelo a pico, grabada la imagen de la Virgen de Gracia en el mismo, pañuelo que se anuda al cuello como distintivo.

Recepción oficial

Al acto de la peregrinación se añade además una Concentración de pendones comarcales, que en este año 2016 cumple su XXII edición.

En la Iglesia de Villamoros de Mansilla se han incorporado los pendones y hacia las 11:30 horas ha tenido lugar la entrada al pueblo de peregrinos, grupos de bailes regionales y pendones, todos ordenadamente.

En la Plaza de San Nicolás, la corporación, las autoridades locales, el párroco y el pueblo todo, han recibido a los peregrinos que recogen una cesta de flores y otra de frutos de la comarca para luego, en la misa, ofrecérselas a la Virgen.