La IGP Cecina de León pide «honradez» en la venta de este producto y denuncia el intrusismo

Cecina de León.

La directora técnica del Consejo Regulador cree que debe existir «cordura» por parte de los comercios y denuncia que llamen Cecina de León a productos no certificados con el marchamo de calidad

RUBÉN FARIÑASLeón

La batalla por la calidad de la cecina de León sigue en pie. Desde el Consejo Regulador-IGP Cecina de León se exige «cordura y honradez» de cara a la Capital Española de la Gastronomía 2018 a la hora de vender este producto.

La directora técnica espera que los restaurantes y locales llamen «a las cosas por su nombre» y expulsa al intrusismo en la venta de cecina. «Si un restaurante vende cecina y no es certificada puede hacerlo, seguramente tenga calidad, pero no puede llamarlo Cecina de León porque es la marca registrada».

Raquel Factor espera que los negocios salvaguarden a los productores registrados y sus marcas, aunque reconoce la dificultad que tendrá el consumidor para certificar el marchamo de calidad en el caso de la cecina.

«Un vino se puede verificar a través de la botella, que te la ponen en la mesa, pero con la cecina se complica porque se transforma, elabora o prepara en la cocina o trastienda y no se puede valorar el certificado».

Por todo ello, se pide un esfuerzo y exigen informar al consumidor de la validez del producto que están comiendo, así como la honradez de aquel que lo está vendiendo.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos