Leonoticias

El Corte Inglés celebra el IV Centenario de Cervantes con unas Jornadas Gastronómicas del Quijote

  • Los chefs de los restaurantes de El Corte Inglés de Albacete y de León interpretan y actualizan las recetas que aparecen en la obra cumbre de la Literatura Española

El Restaurante de El Corte Inglés de León acoge del 2 al 18 de diciembre Jornadas Gastronómicas del Quijote, un homenaje gastronómico a la obra cumbre de la Literatura Española que se ha organizado para cerrar el año en el que se celebra el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes.

La oferta de estas jornadas ha sido concebida por el chef de El Corte Inglés de Albacete y estudioso de la gastronomía tradicional manchega, Carlos Martínez González, y el jefe de cocina de El Corte Inglés de León, Oswaldo López. Los dos cocineros han elaborado una propuesta gastronómica basada en las numerosas recetas que aparecen en la obra maestra de Cervantes, que ellos han reinterpretado para adaptarlas a los gustos actuales, pero siempre sobre la base del respeto a la esencia de su tradición..

Las referencias a la comida son constantes en el Quijote ya desde el primer párrafo, cuando al describir a Don Quijote, dice de él que «una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y qebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda…», o cuando en el segundo capítulo, al narrar la primera salida de su tierra por parte del ingenioso hidalgo, nos describe como al llegar a la venta en la que se alojaría, por ser viernes «no había sino unas raciones de un pescado que en Castilla llaman abadejo y en Andalucía bacalao, y en otras partes curadillo, y en otras truchuela».

Así, en la carta de las Jornadas Gastronómicas del Quijote se puede encontrar, entre otras propuestas, entrantes como la alboronía con camarones, un guiso a base de berenjenas, antecedente del actual pisto, que se tomaba los días en que no se podía comer carne; empedrado, duelos y quebrantos, lo que hoy conoceríamos como un revuelto de carnes secas y curadas con huevo, la empanada de artaletes, el morteruelo –una especie de paté a base de un guiso de carnes–, atascaburras, muy similar a la actual brandada de bacalao o, por supuesto, las migas con chorizo y tocino o unas lentejas estofadas con chacinas.

En el capítulo de carnes y pescados encontraremos manos y morro de ternera con garbanzos, róbalo en cazuela (dorada salvaje), tiznao de bacalao (similar a la escalibada de bacalao y verduras), salpicón de vaca o el tradicional bacalao al ajo arriero.

Y al llegar a los postres que tanto tientan al goloso Sancho Panza, las Jornadas ofrecen degustar las alcaravías reales (filloas rellenas de manzana asada y crema), los pestiños (postre de origen árabe a base de masa frita endulzada con miel), las almojábanas (quesos y requesones que se mezclan con huevos y se fríen) o una tarta de almendras.