Un testigo de la trama eólica: «Vine a Castilla y León huyendo de las comisiones en Cataluña y aquí me 'sugirieron' vender»

Un parque eólico de Castilla y León. /Henar Sastre
Un parque eólico de Castilla y León. / Henar Sastre

Un empresario catalán que llegó a tramitar sin éxito una treintena de parques en Burgos testifica ante el juez y ejercerá acciones como perjudicado

M. J. PASCUALValladolid

«Pensé en Castilla y León como una comunidad prometedora donde invertir, después de huir de las comisiones en Cataluña, donde un exconsejero de la Generalitat me pidió 25 millones por tramitar un parque en Tortosa. Así que decidí, con mis socios alemanes, invertir aquí: tenía la mayor potencia contratatada en la comunidad, con 25 o 26 parques en trámite en la provincia de Burgos, más 4 a los que solo les faltaba la autorización definitiva. Tras una enorme demora, me 'sugirieron' en el Eren (Ente Regional de la Energía), como única salida, que los vendiera a una determinada constructora y que renunciara al resto». El empresario catalán José María Campos, que fue el administrador de Augusta Wind, así lo ha declarado este miércoles ante el juez de la trama eólica. Ha sido el primero de los cinco testigos que ha comparecido hoy ante el magistrado titular del Juzgado de Instrucción 4, que está de estreno en la toma de declaraciones, pues se acaba de incorporar a su plaza tras una prolongada comisión de servicios en la sección técnica del Tribunal Supremo.

El magistrado Javier de Blas toma el testigo de la jueza Verónica Marcos, que emprendió hace ya casi un año la investigación sobre el reparto de la tarta eólica en Castilla y León desde 2000 a 2013, a partir de la querella de la Fiscalía Anticorrupción, que cifra en unos 81 millones de euros las comisiones ilicitas generadas por la concesión de autorizaciones para la instalación de los parques de aerogeneradores, en la que están investigados más de una veintena de cargos, excargos de la Junta y empresarios de la comunidad.

El testigo José María Campos ha asegurado a este periódico, al término de su declaración, que se decidió a malvender porque no le quedaba otra salida, después de una reunión en la sede del Eren, en León, con Rafael Ayuste Cupido, el entonces segundo responsable de dicho organismo, dependiente de la Junta. Este le habría 'sugerido' que, si quería salvar los muebles, puesto que no iba a conseguir las autorizaciones, vendiera a una determinada constructora, los cuatro parques de Burgos donde la tramitación estaba casi finalizada, dos en Las Loras, uno en Páramos y otro en Arroyal. Campos, que se personará en el caso como perjudicado, después de que el juez le ofreciera ejercer acciones legales tras prestar testimonio, ha contado también que su socio alemán, Nordex, incluso se había planteado construir una planta de aerogeneradores en Palencia, pero que ese proyecto se abortó después de que «les informara sobre las directrices recibidas desde el Eren»

Esta mañana también declararon como testigos Luis Maria de la Maza, ejecutivo de Gamesa; Dionisio Fernández, consejero delegado de EDP Renováveis y dos funcionarios de la Junta. Funcionarios de la Junta en la provincia de León están llamados a testificar la próxima semana.

Contenido Patrocinado

Fotos