Tráfico realizará esta semana 3.000 pruebas diarias de alcohol y otras drogas a conductores en Castilla y León

Control de alcoholemia./
Control de alcoholemia.

Más de 8.000 conductores dieron positivo el año pasado en los controles realizados en vías interurbanas de la Comunidad

LEONOTICIAS

La Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha esta semana una campaña de concienciación sobre el riesgo que supone el consumo de sustancias psicoactivas y la conducción, en una época del año en el que el consumo de alcohol y de otras drogas aumenta debido a las comidas y cenas navideñas. De ahí que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizarán hasta el domingo 17 de diciembre unas 3.000 pruebas diarias de alcohol y otras drogas a conductores de Castilla y León, en unas fechas en que hay un aumento del consumo de sustancias psicoactivas.

La DGT recuerda que el alcohol y las drogas son un factor de riesgo, causante de casi un tercio de los accidentes mortales en las carreteras. El año pasado, más de 8.000 conductores dieron positivo en los controles de alcohol y otras drogas que los agentes realizaron en vías interurbanas de la Comunidad. A ese número, hay que sumar los controles realizados por las policías municipales. No en vano, Tráfico anima a los ayuntamientos de más de 25.000 habitantes a sumarse a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos cascos urbanos.

Un comunicado de la Dirección General de Tráfico señala que el 43 por ciento de los 589 conductores fallecidos y analizados por el Instituto Nacional de Toxicología tenía presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso de los peatones analizados, este porcentaje ascendió al 32 por ciento.

El director general de la DGT, Gregorio Serrano, recordó que el objetivo de este tipo de campañas es concienciar a los ciudadanos que el alcohol es incompatible con la conducción pero también alertar que otras drogas (cannabis, cocaína, anfetaminas y opiáceos) son sustancias psicoactivas que tienen efectos, en muchos casos letales cuando el conductor se poner al volante. «Estos controles preventivos en carretera son junto con la educación vial los instrumentos más eficaces para disuadir al conductor de conducir tras tomar cualquier sustancia psicoactiva», precisó.

La DGT está incrementando el número de controles de drogas, adquiriendo más medios materiales para llevarlos a cabo (furgonetas, detectores móviles de alcohol y otras drogas). La campaña pondrá especial énfasis en los colectivos policonsumidores, conductores que se ponen al volante y que consumen habitualmente alcohol y/o drogas.

La Ley de Seguridad Vial contempla para los conductores reincidentes, tomados como tales aquellos que hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo a alcohol, la sanción de 1.000 euros. Una multa que también se aplica a los conductores que circulen con una tasa que supere el doble de la permitida.

Contenido Patrocinado

Fotos