Solo el 2% de las denuncias por acoso sexual a mujeres en el ámbito laboral acaba con una condena

UGT exige que los convenios colectivos sectoriales incluyan protocolos para proteger a las trabajadoras víctimas

ICAL

Solo el dos por ciento de las denuncias presentadas por mujeres por acosos sexual y por razón de sexo en el ámbito laboral acabó con un condena entre los años 2008 y 2015 en España. Un dato que ofreció hoy en Valladolid la vicesecretaria general UGT Confederal, Cristina Antoñanzas, durante la inauguración de la jornada 'Contra la violencia de género: Protección y empleo ', organizada por UGT Castilla y León, y que le sirvió para exigir que los convenios colectivos sectoriales incluyan un protocolo de acoso sexual. De esta manera, recordó, las pequeñas y medianas empresas (pymes) -que suponen el 95 por ciento del total del tejido empresarial del país- contarán con medidas efectivas para luchar contra el acoso sexual.

Antoñanzas destacó, según declaraciones recogidas por la Agencia Ical, que las estadísticas recogen que 2.484 mujeres trabajadoras presentaron denuncias entre 2008 y 2015 por sufrir acosos sexual o por razón de sexo. De ese número, los juzgados solo condenaron a 49 personas.

Además, subrayó que es «complicadísimo» que una mujer denuncie por estos hechos. La Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de vida y de Trabajo (Eurofound) señala que en España solo se denuncia el 8 por ciento de los episodios de acoso sexual frente al 15 por ciento de la media de los países de la Unión Europea. «Es muy difícil que una mujer presente una denuncia al ser consciente de lo complicado que es demostrar el acoso sexual en una empresa, además de temer el despido y las represalias», precisó.

La responsable sindical afirmó que, ante una denuncia de acoso sexual, la empresa opta por cambiar a la víctima de su puesto o, incluso, de centro de trabajo, mientras que el supuesto acosador continúa en su lugar. Cristina Antoñanzas reconoció que los planes de igualdad que son obligatorios en las empresas de más de 250 trabajadores han permitido avanzar mucho en la prevención y la sensibilización del acoso sexual en el ámbito laboral. Un avance que, consideró, debe llegar a las pymes con los protocolos de acoso sexual, recogidos en los convenios colectivos, para que las mujeres se sientan protegidas. De ahí que demandara a la patronal negociar estos asuntos.

También exigió que el Pacto de Estado sobre Violencia de Género, que negocian los grupos políticos en el Congreso de los Diputados, recoja más medidas al considerar que se ha quedado «cojo». Una de esas medidas es que todas las trabajadoras del sector privado cuenten con un permiso o una licencia retribuida durante dos meses tras haber sido víctimas de violencia de género o sufrir acoso sexual, tal y como ocurre con las empleadas públicas.

La jornada fue inaugurada por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García; el secretario general de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, y el presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, Germán Barrios. El encuentro sobre violencia de género se estructuró en tres paneles para abordar la protección y la seguridad, con representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la judicatura. Otro tema fue el relacionado con los micromachismos desde la adolescencia, con la participación de la Universidad de Valladolid (UVA), Cruz Roja y Consejo de la Juventud. El último panel repasó la importancia del empleo al ser el «principio de autonomía», con la presencia de expertos laborales y sindicales.

Fotos