La siniestralidad laboral se mantiene constante en León pero se cobra la vida de 27 personas en la Comunidad

La siniestralidad laboral se mantiene constante en León pero se cobra la vida de 27 personas en la ComunidadGráfico

CCOO y UGT se visten «de luto» ante unos siniestros que «se podrían haber evitado»

ICAL

Regresar intacto del puesto de trabajo cada día para disfrutar del merecido descanso debería estar garantizado con todas las medidas al alcance de las empresas. Lo cierto es que por mucho que se insista en que la prevención en riesgos laborales debe formar parte de la cultura empresarial y no debe afrontarse como un coste sino como una inversión, la realidad es que cada vez hay más accidentes y el número de trabajadores que pierden la vida o resultan con heridas de gravedad crece mes tras mes con el repunte de la actividad con la recuperación económica.

Las cifras hablan por si solas. Un total de 27 trabajadores perdió la vida en accidente laboral en los nueve primeros meses del año en Castilla y León, cinco más que en el mismo periodo de 2016. Los datos oficiales del Gobierno regional también atestiguan que 138 personas sufrieron heridas de gravedad en los meses de estudio, once más que el año anterior. Los datos de accidentes leves también reflejan un alza, con 17.939 siniestros, 652 más que el año anterior.

En global, las autoridades contabilizaron 18.104 accidentes laborales con baja entre enero y septiembre de este año, 668 más que en los mismos meses de 2016. La mayor parte de los accidentes se produjo en el sector servicios, 9.484, un 0,7 por ciento más que en 2016; seguido por el industrial, con 5.268 siniestros y el mayor avance sectorial, con un 8,4 por ciento. La construcción sufrió 2.025 accidentes, un 6,1 por ciento más que el año pasado en las mismas fechas; y la agricultura, 1.327, con un aumento del 5,5 por ciento.

Por lo que se refiere a los accidente in itinere con baja, se produjeron en Castilla y León entre enero y septiembre, un total de 1.719, que suponen un descenso en 126 respecto a los registrados en 2016, con una rebaja porcentual del 6,8 por ciento. Los siniestros mortales de camino al trabajo sumaron 27, dos más que el año pasado; mientras que se cobraron la vida de seis personas, las mismas que en 2016.

En cuanto a las enfermedades profesionales, el análisis de la autoridad laboral regional, indica que se reconocieron entre enero y septiembre, 356, lo que supone 30 más que en los nueve primeros meses de 2016. Este dato representa en términos relativos un aumento del 9,2 por ciento.

Los sindicatos, de luto

La secretarias de Juventud y Salud Laboral de CCOO y de Salud Laboral y Política Social de UGT en Castilla y León, Sheila Mateos y Azuzena Pérez, expresaron su tremenda preocupación ante unos datos que deben llevar a todos a la reflexión y comentaron que no es de recibo que ganarse el pan cada día en la Comunidad tenga un coste en vidas por falta de medios y de implicación empresarial.

Mateos remarcó que esos fallecimientos en el trabajo “se podían haber evitado” adoptando medidas de protección y una buena organización en el trabajo. Arremetió contra los empresarios que carecen, dijo, de una cultura preventiva. Azuzena Pérez aseguró que su sindicato “se viste de luto” ante los datos de cierre de septiembre, un color, el negro, que “es el que mejor representa la lacra social que de manera silenciosa se ha instalado en nuestro mercado de trabajo”.

Azuzena Pérez lamentó que desde el 2014 hasta la fecha la accidentalidad global ha crecido un 21 por ciento y la mortalidad un 26,93 por ciento en Castilla y León. La dirigente sindical recalcó que “en el momento en que la actividad económica se recupera tímidamente, los accidentes de trabajo se disparan”.

La sindicalista de CCOO lamentó que el empresario está abusando de sus empleados en un contexto de clara precarización de los contratos por la reforma laboral;e se adoba con el miedo a perder el empleo, por lo que el empleado no es capaz de denunciar lo que está mal o de negarse a hacer horas de más.

La representante de UGT expuso que para recuperar esa senda de reducción sostenida de los accidentes de trabajo, es imprescindible que se derogue las reformas laborales que “han extendido la precariedad en el empleo, y han devaluado las condiciones de trabajo y por tanto, de seguridad y salud laboral”.

Asimismo, en el marco de la empresa, Pérez defendió que, es necesario recuperar las inversiones en prevención y la centralidad de la negociación colectiva en las relaciones laborales. Asimismo, reclamó más inspectores de trabajo y mejores medios. “La Inspección de Trabajo, pieza clave en el control del cumplimiento de la legislación en prevención de riesgos laborales, debe ser reforzada con más medios técnicos y humanos. Además, debe apostarse por una mayor especialización técnica de este cuerpo”.

Provincias

Por provincias, el número de accidentes laborales, sólo mermó en Ávila (835), un seis por ciento; Zamora (1.037), un cuatro por ciento; y Valladolid (3.732), un 2,4 por ciento. Por el contrario, aumentó en Soria (915), un 15,1 por ciento; en Palencia (1.388), un 10,5 por ciento; en Segovia (1.476), un 9,6 por ciento; en Burgos (3.565), un 8,7 por ciento; en Salamanca (2.362), un 8,2 por ciento; y en León (2.794), un 0,3 por ciento.

La fatalidad acompañó a todas las provincias aunque los accidentes mortales se concentraron en Soria y Burgos, con siete y seis, respectivamente. Asimismo, se produjeron tres fallecimientos en Palencia, Valladolid y Zamora, en cada una; dos en León; y uno en Ávila, Salamanca y Segovia.

Fotos