Los sindicatos apuestan por un PSOE «fuerte» en Castilla y León que dé un giro «radical» frente a tres décadas de gobiernos del PP

UGT y CCOO ofrecen su «mano leal y sincera» al socialismo «para recuperar la igualdad de derechos laborales, la solidaridad y apoyar a colectivos más vulnerables»

ICAL

Las organizaciones sindicales UGT y CCOO apostaron hoy por un PSOE “fuerte” en Castilla y León que dé un giro “radical” frente a tres décadas de gobiernos del PP en la Comunidad que, a su juicio, ha atacado al Estado de Bienestar, a lo público, “contra los derechos de los trabajadores y ciudadanos”. En este punto coincidieron los secretarios autonómicos de UGT y CCOO, Faustino Temprano y Vicente Andrés, respectivamente, en el arranque del 13 Congreso del PSOE que se celebra entre hoy y mañana en Zamora.

Así, Andrés destacó que los socialistas “empiezan una nueva etapa”, iniciada en el cambio “importante del Congreso Federal”. “El PSOE ha pegado un giro a la izquierda y es el camino a andar en paralelo en CCOO. Los sindicatos necesitamos un PSOE fuerte y preparado tras 30 años de Gobierno del PP”, reivindicó, para señalar que los socialistas están “a seis o siete procuradores y el camino se va andando”. Igualmente, confió en la “llegada” del PSOE a la Junta, “junto al resto de fuerzas de izquierda”. “Deseamos con todas las fuerzas un PSOE fuerte que alcance la Junta”, sostuvo.

Andrés habló de la “necesidad” del PSOE en un “momento laboral muy difícil, en el que los trabajadores han perdido derechos”. Ofreció algunos datos. Dijo que Castilla y León cuenta con los mismos parámetros de PIB que antes de la crisis y los mismos beneficios empresariales, pero 80.000 empleos menos. Añadió que se contabiliza cerca de 400.000 trabajadores en desempleo, a tiempo parcial o en precario, con un “mundo laboral empobrecido mientras el país crece”.

“Y ello necesita un cambio radical y necesita el compromiso del PSOE. Si llegáis a los gobiernos de España y Castilla y León, retirad las reformas laborales para volver a la situación anterior a la crisis”, sentenció.

En los mismos términos de expresó su homólogo en UGT. Temprano señaló que el PSOE “ha llegado sin medias tintas, orgulloso de esta tierra”, y deslizó que representa “la esperanza de miles de castellanos y leoneses que miran con optimismo al futuro y con ganas de trabajar para ser una tierra mejor”. En este sentido, se ofreció “para ayudar a avanzar”.

También aclaró que la izquierda “gana cuando se deja de mirar al ombligo y pone a las personas como centro de las preocupaciones; cuando garantiza un futuro de derechos e igualdad, valores que nos han definido ahora y siempre a la izquierda, en UGT, pero sobre todo al PSOE”.

El sello de la izquierda

“Mucho de lo bueno conseguido en estos 40 años lleva el sello de la izquierda”, continuó Temprano, quien señaló que este trabajo se ha desarrollado a través de la “responsabilidad y el impulso” de la izquierda del país. Sin embargo, achacó al PP que legisle “contra los intereses de trabajadores en favor de la desigualdad” y le reclamó el “fin de la corrupción en Castilla y León” y que “pague más quien más tiene”. “No van a poder con nosotros porque somos un sindicato fuerte, reivindicativo y social y plantaremos cara”, anunció.

Por ello, tendió la “mano leal y sincera” de UGT de cara a luchar por la “igualdad de los derechos de los trabajadores, solidaridad y colectivos más vulnerables”. “Deben ser el centro de vuestros programa, dentro y fuera de los parlamentos”, reivindicó. También hizo un llamamiento a un pacto de Estado para acabar con el “terrorismo machista” y políticas fuertes para derogar la reforma laboral del PP, que “ha convertido en pobres a muchos trabajadores y ha destruido empleo”. Además, reivindicó un sistema público de pensiones y apostó por la creación de empleo en el medio rural como fórmula para evitar la migración de jóvenes, presente y futuro de la sociedad”.

Dado que el Congreso del PSOE se celebra en Zamora, hizo un guiño a la provincia y exigió un plan de convergencia para el oeste de la Comunidad. Por último, declaró que Castilla y León necesita un PSOE “fuerte y unido, que sea la voz de la izquierda, que defienda a los más débiles: jóvenes, mujeres y medio rural”. “UGT estará a vuestro lado. Somos hijos del mismo fundador, Pablo Iglesias. El tiempo de lamentos pasó hace mucho, pongámonos a trabajar”, invitó.

Zamora, un “pozo negro”

Dio la bienvenida al Congreso, además de la presidenta del mismo, Iratxe García, el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zamora, Antidio Fagúndez, quien remarcó que en Zamora “se pone la primera piedra para que Tudanca sea presidente de la Junta”. Habló de que Demetrio Madrid, primer presidente del Gobierno regional, y Tudanca, “tienen el punto común, querer lo mejor para esta tierra”.

“Queremos un cambio, pero especialmente en Zamora porque tenemos un pozo negro desde hace muchos años, en el que nos ha metido la Junta, difícil de luchar y sin expectativas de futuro. Necesitamos políticas de discriminación positiva. Desde este congreso hay que sacar las bases de políticas activas que nos lleven a tener éxitos electorales en siguientes compromisos”, reclamó.

Para concluir intervino el alcalde de Miranda do Douro, Artur Nunes, en representación del socialismo portugués, quien deseó el éxito para Tudanca desde el país luso. “Necesitamos una Castilla y León fuerte y que mire a Portugal con la capacidad de crecimiento y con instituciones y empresas fuertes para el desarrollo”, comentó el regidor, quien pidió centrarse en “dos problemas” endógenos de la zona de frontera. Por un lado, las políticas para las personas, un “desafío para portugueses y españoles, centrándose en empleo joven para evitar despoblación del medio rural y que sólo se puede conseguir con cooperación”.

Y por otro, las infraestructuras, ferroviarias y por carretera y con la “necesidad de conectar Miranda y Zamora”. “El tren se ha quedado en los años 40. La línea de frontera ha provocado la unión de las personas, no su división”, concluyó.

Entre los representantes socialistas que no pudieron acudir al Congreso, algunos enviaron un saludo vía carta. Fue el caso del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Margarita Robles, el exsecretario general del PSOE de Castilla y León Juan José Laborda, el expresidente de la Junta Constantino Nalda, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Además, había representantes, entre otros, de las organizaciones agrarias UPA-Coag y UCCL, Huebra, Satse, CESM, CSI-F, la patronal de Zamora, así como los presidentes del CES y el Consejo de Cuentas, Germán Barrios y Jesús Encabo, respectivamente, y el presidente de la Cámara de Comercio de Zamora, Manuel Vidal.

Fotos