Sanidad prevé extender la hospitalización a domicilio, prestación de la que se benefician cada año más de 3.500 pacientes

Gráfico
El Hospital de El Bierzo es uno de los cinco a nivel autonómico que cuenta con este servicio.

El modelo, que está implantado en cinco hospitales, entre ellos el Hospital de El Bierzo, y se pondrá en marcha en el nuevo centro asistencial de Aranda, cobra protagonismo en el SNS y se orienta hacia el paciente crónico

S. CALLEJA

La Consejería de Sanidad estudia la posibilidad de potenciar y extender la hospitalización a domicilio, una prestación de la que se benefician cada año más de 3.500 pacientes, y que está disponible en estos momentos sólo en cinco hospitales. En principio, los planes pasan por implantar un sistema homogéneo que vele por la calidad asistencial del paciente que se encuentra en su hogar, y por ir incorporando al resto de centros de la red hospitalaria autonómica. De hecho, está previsto ya que el nuevo Hospital de Aranda de Duero (Burgos) lo incluya en su cartera junto al servicio de cuidados paliativos.

Diversos estudios apuntan que esta prestación reduce en más de un 50 por ciento la frecuentación de los pacientes crónicos a los servicios de urgencias y hasta en un diez por ciento los ingresos, así como los tiempos de hospitalización. También, está probado que reduce las estancias y libera camas cuando se trata de pacientes que pueden permanecer bajo control en su casa o en una plaza de convalecencia asistencial. A ello se suman los beneficios para el propio paciente en lo que a infecciones, desorientación, cuadros de estrés y estados anímicos se refiere.

Aunque este modelo no forma parte de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS), el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad trabaja de la mano con la Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (SEHD) para avanzar en un modelo único, ya que en estos momentos cada centro se rige por sus propios criterios. El objetivo último es crear un modelo homogéneo y una estrategia nacional para lograr que todos los hospitales cuenten con esta prestación cuya filosofía reside en recibir en casa la visita del médico y los cuidados enfermeros precisos como si el paciente estuviera ingresado en el hospital, ya sean curas, oxigenoterapia como extracciones, controlo de la presión arterial, oxígeno, etc.

En este marco trabaja la Consejería, según avanzaron a Ical, en un proyecto muy ligado a la Estrategia de Atención al Paciente Crónico, a la que está orientada parte de la actividad de estas unidades que, entre otros requisitos tienen en cuenta la situación social y familiar el enfermo y el propio proceso.

El perfil de estos pacientes suele ser crónicos prulipatológicos descompensados, con hepatopatías crónicas, infección por VIH; postoperatorios y cuidados de heridas quirúrgicas; algunos con infecciones agudas que precisan medicación intravenosa o curas, así como personas que necesitan cuidados paliativos, principalmente. Los pacientes que se benefician de estos servicios lo hacen de forma voluntaria, siempre que el equipo dé por estabilizada su patología y los beneficios estén probados.

Red autonómica

En estos momentos, la red de Sacyl cuenta con cinco unidades de hospitalización a domicilio para sendas áreas de salud, en el Hospital Universtiario de Burgos; Hospital del Bierzo; Clínico Universitario de Valladolid y Univeritario Río Hortega -Valladolid Este y Oste, en cada caso-, y en el Hospital Virgen de La Concha, en Zamora.

En el último año, estas unidades contabilizaron 3.602 ingresos, un 16,7 por ciento más que hace cinco años, y sumaron 36.339 estancias, con un repunte del 14,1 por ciento. Los pacientes hospitalizados en casa recibieron más de 37.300 visitas, tanto de profesionales médicos (13.115), como de enfermería (24.191).

Fotos