Sáez Aguado destaca el papel de los donantes de sangre para lograr que Castilla y León sea autosuficiente

Sáez Aguado, en una foto de archivo./De Miguel
Sáez Aguado, en una foto de archivo. / De Miguel

El consejero de Sanidad destaca el Centro de Hemodonación que ofrece garantías de calidad y seguridad | Castilla y León suma al año unas 100.000 extracciones

ICAL

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, reiteró este sábado que Castilla y León es «autosuficiente» con las donaciones de sangre, gracias a las más de 100.000 extracciones anuales. Además, recordó que las donaciones de sangre no solo se utilizan para las clásicas transfusiones durante las operaciones quirúrgicas sino que también son claves para la obtención de muchos productos y fármacos que garantizan el funcionamiento diario de los hospitales públicos de la Comunidad.

Citó los medicamentos que se obtienen a partir de la donación de sangre y que son administrados a los enfermos con cáncer, sometidos a un tratamiento de quimioterapia, sin olvidar a los enfermos renales y hepáticos.

Una Comunidad «autosuficiente»

Saéz Aguado recordó que Castilla y León es «autosuficiente» con la recogida anual de más de 100.000 donaciones puesto que el año próximo están previstas 104.000. «Con eso generamos ese grado de autosuficiencia con independencia de problemas puntuales para algunos grupos en las que las reservas pueden flaquear», recordó. En ese sentido, valoró la respuesta rápida de los 25.000 donantes activos de la Comunidad así como otros en reservas que garantizan las demandas de sangre.

De ahí que reconociera la labor de las hermandades de donantes de sangre que este se reunieron este sábado en Valladolid durante los 'Premios Castilla y León por la vida', con galardones para 48 personas de todas las edades y para presidentes y expresidentes de las hermandades de Burgos (Carlos Gil), Salamanca (Rogelio Carrasco), Palencia (Germán García) y Ávila (Jesús Barrera).

El consejero valoró la coordinación «adecuada» del trabajo de las hermandades de los donantes y el Centro Autonómico de Hemoterapia y Hemodonación. No en vano, recordó que se trata de un centro tecnológicamente muy avanzado, hasta llegar a ser uno de los mejores de España, y que permite ofrecer las garantías de calidad y seguridad en la transformación de la sangre en otro tipo de productos.

Minutos antes de proceder a la entrega de los premios, el presidente de la Federación de Donantes de Sangre de Castilla y León, Jesús Murias, demandó a la población que no esperen a una desgracia para donar. De ahí que animara a los jóvenes a acudir a las hermandades porque, entre cosas, precisó que «moralmente te sientes bien» y es bueno desde el punto de vista físico.

«Buena salud» de las hermandades

Murias destacó la «buena salud» de las hermandades aunque subrayó las diferencias entre provincias, ya sea por el envejecimiento de algunos territorios o contar con más población flotante. No en vano, recordó el ejemplo de Zamora que cuenta con un buen nivel de donaciones de sangre durante el curso gracias a los universitarios pero que baja mucho durante el verano. De ahí que aprovechara la presencia del consejero de Sanidad para demandar un «esfuerzo» económico en los lugares que tienen más dificultades.

Pese a ello, valoró el presupuesto de cerca de 800.000 euros que destina cada año la Junta a las hermandades de la Comunidad, que permite mantener el personal. «Hay comentarios que dicen que la Consejería nos maltrata pero no son ciertos porque estamos bien protegidos y atendidos», afirmó. El presidente de la Federación destacó la importancia de los premios entregados hoy al considerar que los ciudadanos deben tener una consideración muy especial con los donantes, que realizan una labor «callada» al ser una donación anónima.

Fotos