Publirreportaje

Retrasar el reloj biológico

Antes y después del tratamiento. /El Norte
Antes y después del tratamiento. / El Norte
Eduardo Núñez Orduña, cirujano plástico del Instituto de Cirugía Estética del Hospital Campo Grande, explica cuáles son los tratamientos adecuados para hacer frente al envejecimiento
EL NORTE

Recientemente se ha publicado que los españoles tienen una esperanza de vida diez años superior a la de la media de la población mundial. A lo largo de las últimas décadas se ha producido un incremento progresivo de la expectativa de vida, gracias a las medidas de salud pública y a una medicina de precisión, que ha permitido el diagnóstico precoz de enfermedades, y con ello un tratamiento de mejor pronóstico. No es de extrañar que la primera derivada de este escenario es una creciente preocupación por el «cómo envejecer». No existe un único tratamiento 'milagro' para combatir los efectos que el paso del tiempo causa en el rostro humano. Pero como señala el cirujano plástico Eduardo Núñez Orduña del Instituto de Cirugía estética (http://institutodecirugiaestetica.com/), «existen ciertas técnicas estrella en cada década de la vida».

-Dr. Nuñez, en su consulta de cirugía y medicina estética sus pacientes demandan tratamientos frente al envejecimiento pero ¿qué les preocupa habitualmente?

-Principalmente, los efectos más visibles, la cara. Otras regiones anatómicas, aunque se ven afectadas de la misma manera y con frecuencia por los mismos mecanismos, acostumbran a ser motivo de consultas secundarias a desencadenantes definidos como por ejemplo las correcciones de ptosis mamaria tras la lactancia materna.

-Alude al carácter multifactorial del envejecimiento. ¿Cuáles son esos factores?

-La mayoría de los pacientes, cuando acuden a nuestra consulta, no perciben que los signos de envejecimiento están derivados de la afectación de múltiples estructuras. Deberíamos resaltar, básicamente, la involución o atrofia de los tejidos, tanto de las partes blandas como del macizo óseo facial y  el descolgamiento tisular resultado del debilitamiento de las estructuras de sostén que existen en la cara. A todo esto se añade un exceso cutáneo progresivo y los efectos sobre la piel, en forma de arrugas de expresión, resultado de la acción de los músculos de la mímica. Evidentemente, para cada edad e individuo se puede apreciar una influencia propia de cada uno de estos factores.

 -¿Qué herramientas terapéuticas tenemos disponibles?

-Lo primero, como siempre, prevenir en la medida de lo posible. Es vital mantener un estilo de vida saludable: realizar ejercicio físico regular, respetar la dieta mediterránea, evitar el estrés, el tabaco, la radiación solar o la polución. No obstante, una evolución natural originará estigmas faciales propios del envejecimiento que afectará a diversas estructuras, por lo que las herramientas terapéuticas también deben ser plurales y adaptarse a cada paciente. Del catálogo de técnicas propias de la medicina y cirugía estética, podemos comenzar por citar los tratamientos cutáneos superficiales (menos agresivos) como los 'peeling' químicos y el 'resurfacing' láser (http://institutodecirugiaestetica.com/tratamientos-medico-esteticos-valladolid/rejuvenecimiento-facial/), cuya pretensión es originar una lesión controlada en la epidermis y dermis superficial, con el objetivo de promocionar una regeneración guiada que va a retensar y corregir pequeños defectos superficiales de esa piel.

 -¿Y una vez abordada la piel…?

-Probablemente, deberíamos citar dos tratamientos que se combinan frecuentemente en el tratamiento de las arrugas, como son el ácido hialurónico como sustancia de relleno y el bloqueo de la musculatura de la mímica (especialmente para el tercio superior de la cara) como tratamiento etiológico de uno de los mecanismos que las originan…, la famosa toxina botulínica, el bótox. Estos van a promocionar una importante mejoría de los primeros signos de envejecimiento, como las arrugas periorbitarias (patas de gallo), frontales, glabelares, surcos nasogenianos y las líneas de marioneta.

-Entiendo que se reserva los tratamientos estructurales para el final...

-Sí, nos encontramos ya en un plano subdérmico, donde el retensado del SMAS (plano musculoaponeurotico) nos va a permitir corregir el descolgamiento o ptosis de los tejidos propia ya de edades medias de la vida. Como aproximación terapéutica poco invasiva me gustaría citar la utilización de los ultrasonidos (HIFU), como mecanismo de entrega de energía en profundidad, que provocará una reorganización del colágeno y un retensado de los tejidos. Pero bajo mi criterio el más útil de los métodos no quirúrgicos es la tecnología 'Endolight lifting' (http://institutodecirugiaestetica.com/cirugia-estetica/cirugia-antienvejecimiento/lifting-facial/), que permite originar de una forma mucho más precisa y eficaz vectores de tracción gracias a la acción térmica del láser. Cuando estos métodos 'mínimamente invasivos', en general, ya se muestran insuficientes por el exceso cutáneo y la laxitud severa de las estructuras de sostén, nos encontramos abocados a ofrecer abordajes de naturaleza quirúrgica, que nos van a permitir resecar el exceso cutáneo existente y trabajar los planos profundos de la cara, consiguiendo resultados más predecibles y estables en el tiempo. La Blefaroplastia y la ritidectomía o lifting facial son las técnicas mas demandadas.

-Habla de una pérdida de volumen facial...

-Sí, resulta más evidente en edades medias cercanas a la quinta década. Existen técnicas que nos permiten restaurar esa pérdida de volumen, tanto a nivel óseo como graso. Principalmente, formulaciones especiales de ácido hialurónico de reabsorción lenta, una sustancia reabsorbible biocompatible y que está presente en nuestro organismo, y por supuesto, la sustancia de relleno ideal, la grasa autóloga (del propio paciente), obtenida de otras zonas, principalmente del abdomen.

LASEmaR 1500.
LASEmaR 1500. / El Norte

-¿Existe un tratamiento para cada edad?

-Es cierto que no existe un tratamiento único para resolver todos los problemas causados por el paso del tiempo. Creo que sí que existen tratamientos estrella en cada década. En torno a los 40, el tratamiento de las arrugas de expresión con toxina botulínica, los rellenos con grasa o ácido hialurónico y pequeños ciclos de rejuvenecimiento dermoepidérmico, o bien con 'resurfacing láser' o con 'peelings' químicos. A partir de ahí, debemos incorporar técnicas que resequen piel y retensen en profundidad los tejidos. Por ello, en torno a los 50 años es muy característico la realización de blefaroplastias, endolifting o la utilización del HIFU (ultrasonidos). Cuando progresamos hacia la sexta década de la vida, es el momento de aceptar que los recursos quirúrgicos se convierten en la herramienta más útil.

 -¿Qué expectativas tienen los pacientes que se someten a estos procedimientos?

-Siempre deben ir encaminadas a que su presencia sea saludable y acorde con su edad. No tiene ningún sentido mostrar una piel absolutamente tensionada en la cara con un cuello que no está tratado, con unas manos envejecidas... La armonía debe ser el punto de consenso en la combinación de todos los tratamientos. Me gustaría recomendar los tratamientos menos agresivos pero es indudable que, con el transcurrir de los años, los tratamientos más efectivos son los más invasivos… Finalmente, cuánto queremos exponer y qué objetivo queremos alcanzar. Las expectativas son mejores cuanto más y mejor se haya cuidado la paciente, si bien hoy en día tenemos muchas herramientas para que la presencia de una persona sea plenamente satisfactoria.

 -¿Qué riesgos asume cada paciente con estos procedimientos?

-En manos expertas muy bajo. Para mí, el secreto está en la combinación de todas estas herramientas con buen criterio y una técnica de aplicación exquisita. En manos de un profesional cualificado no tendrán ningún problema, en este sentido todas las sociedades científicas desaconsejan insistentemente los centros que basan su servicio en la venta y el marketing y poco en los profesionales.

Contenido Patrocinado

Fotos