El repunte de médicos intervencionistas permite operar a 100.000 pacientes al año con técnicas muy poco invasivas y más seguras

Médicos en una operación./
Médicos en una operación.

En tres años la cifra crece un 7,5 por ciento y la tendencia es que lo siga haciendo por los últimos avances y las nuevas técnicas

ICAL

Las operaciones sin entrar en el quirófano, las llamadas cirugías menores, están ganando terreno. Si hace unos años comenzó a cobrar peso la cirugía mayor ambulatoria, que ya representa el 45 por ciento de las operaciones que se realizan en los hospitales de Sacyl, ahora estas técnicas van haciéndose hueco en la actividad quirúrgica de los hospitales a un ritmo anual de 100.000 intervenciones, y la tendencia es al alza. Los datos consultados por Ical indican que sólo el año pasado los hospitales públicos de Castilla y León realizaron 120.375 procedimientos de este tipo, frente a los 106.801 de hace dos años. Si se comparan las cifras con las de 2015, se observa un repunte del 7,5 por ciento.

Los últimos avances y las nuevas técnicas médicas son la principal causa del aumento de estas intervenciones que además de aportar mayor seguridad al paciente y evitarle los riesgos derivados de entrar en un quirófano, los efectos secundarios y también suponen avanzar en eficiencia, ahorrar costes y mejorar la sostenibilidad, sin restar calidad a la asistencia. Es más, ofrece opciones para algunos pacientes para los que se descarta la cirugía convencional, y el hecho de que recurra a procedimientos poco invasivos -por lo general son por vía percutánea- también implica que en muchos casos se descarte la hospitalización.

Que los facultativos sean cada vez más intervencionistas está implicando este aumento de la actividad que afecta a numerosas especialidades, desde Radiología, a Neumología, pasando por Oncología, Cardiología, Ginecología y Psiquiatría, entre otras, e implica una subespecialización de estos profesionales. No en vano, la Radiología Intervencionista está ya considerada uno de los pilares de la medicina de vanguardia.

En la lista de procedimientos figuran desde los más conocidos, como la colocación de accesos para diálisis, hasta colocación de stents, esclerosis de cavidades, colocación accesos venosos, gastrostomías, quimioembolización hepática, colocacción de accesos venosos centrales, ablación de pulmón, e intervencionismos del tubo digestivo, entre otros.

Cirugía mayor ambulatoria

A este repunte de la cirugía menor se une el de la cirugía mayor ambulatoria cuyas ventajas residen también en aportar mayor seguridad a los pacientes y en sus costes, hasta un 40 por ciento más económica que las operaciones que requieren ingreso y estancia hospitalaria. En concreto, esta técnica permite ya casi la mitad de los pacientes operados en los hospitales de Sacyl se marche a casa el mismo día -el 44,8 por ciento del total de pacientes intervenidos en el último año, que se elevaron a 162.781-. Es decir, 73.051 se sometieron a intervenciones ambulatorias en quirófano, un repunto que crece a un ritmo superior al uno por ciento desde la pasada legislatura, y que permitió que la actividad total aumentara.

El cierre de actividad indica que el año pasado los hospitales realizaron 3.000 cirugías a mayores sobre el ejercicio anterior. Así, si 2016 sumó 161.512 intervenciones, en 2017 fueron 162.781. De ellas, 67.095 fueron programadas con ingreso; 73.051, cirugías mayores ambulatorias, y 22.635 intervenciones urgentes (21.043 urgentes con ingresos). Esta actividad implicó un grado de utilización de los quirófanos de casi un 76 por ciento, cifra que entra dentro de los estándares de eficiencia adecuados.

Contenido Patrocinado

Fotos