NUESTRAS ONG, UNA A UNA. FUNDACIÓN DE AYUDA AL DISCAPACITADO Y ENFERMO PSÍQUICO DE SORIA

«Queremos que las administraciones tengan en sus plantillas el número de discapacitados que exige la ley»

Ricardo Martínez Gallardo/EL NORTE
Ricardo Martínez Gallardo / EL NORTE
RICARDO MARTÍNEZ GALLARDO. PRESIDENTE

Desde la ONG piden «inserciones reales, y no ficticias, de las personas con enfermedad mental»

ALICIA PÉREZ

La Fundación de Ayuda al Discapacitado y Enfermo Psíquico de Soria (Fadess) nació en 2002 al amparo de la Asociación Virgen del Camino de Familiares con Enfermedad Mental de Soria (Asovica). El psiquiatra Ricardo Martínez es el presidente de la entidad, que atiende a unas 200 personas de entre 18 y 69 años. Fue el creador de la Fundación junto a un grupo de padres y familiares de enfermos. Ahora cuentan con una red de dispositivos que el presidente considera bastante completa y satisfactoria.

¿A qué personas atiende la Fundación?

–Atendemos todo tipo de enfermedad mental, fundamentalmente el trastorno mental grave y prolongado. Son pacientes que tras un episodio agudo de su enfermedad, les queda una serie de secuelas o dificultades, sobre todo, a nivel de la reinserción social y laboral. Trabajamos las dificultades de integración social, la tendencia que tienen a aislarse y el rechazo que tienen un poquito a los contactos sociales. Todo eso es lo que intentamos recuperar con una serie de dispositivos muy variados, desde centro de día, pisos terapéuticos, talleres ocupacionales y una miniresidencia.

¿Qué programas desarrollan?

–Estamos especializados en la reinserción laboral. Siempre hemos creído que la mejor manera de normalizar a una persona y de hacerle sentir con una autoestima adecuada es buscarle un trabajo. Del colectivo de enfermos mentales solamente un 15% trabaja. Como en Soria no había un tejido empresarial que permitiera la reinserción laboral de los pacientes, nos especializamos en esa reinserción laboral a través de dos ramas fundamentalmente, la formación y los talleres ocupacionales, y los centros especiales de empleo. Ahora mismo estamos atendiendo a más de 100 personas, 80 de ellas con contrato normalizado en los centros de empleo.

¿A qué se dedican los centros especiales de empleo?

–Tenemos dos, uno dedicado a automoción, Asovicauto, que fue el primer centro de empleo que constituimos; y Servifadess, que es una empresa de servicios que tiene dos cafeterías-restaurantes, lavandería, limpieza, conserjería, buzoneo o transporte. Son una serie de servicios muy variados que hacen que podamos emplear a casi 60 personas y en el centro de automoción, a entre 35 y 40 trabajadores.

¿Qué suponen estos dispositivos y estos servicios para los usuarios?

–Tenemos la idea de que el trabajo es el elemento más normalizador y más estabilizador para los enfermos a nivel social. Pensamos que para una persona que tiene un trabajo su autoestima está absolutamente potenciada, sus relaciones sociales son favorecidas y el hecho de que tenga una ocupación y un horario estructurado hace que la estabilización de la enfermedad sea mucho más adecuada y evite muchas recaídas y muchos problemas.

¿También se hace una labor de sensibilización de la sociedad?

–Era el fundamento de la asociación en sus inicios hace 25 años, cuando el estigma de la enfermedad mental era un estigma muy profundo. El conocimiento, sobre todo en una ciudad pequeña, ya es mucho mayor, la gente está más sensibilizada y hemos conseguido que se nos conozca y una cierta integración. Aunque se hace esa labor de sensibilización, en estos últimos diez años nos hemos volcado más en capacitar a nuestros usuarios para que sean capaces de una reinserción verdadera y real. No queremos inserciones ficticias, queremos inserciones reales.

¿Qué necesidades tiene la fundación o qué demandaría a las administraciones?

–Además de la demanda económica, que tiene que ser permanente porque los dispositivos son tremendamente costosos, queremos más implicación a nivel de las administraciones, que están obligadas a tener en su plantilla trabajadores discapacitados. Ayuntamientos, diputaciones y la Junta de Castilla y León deberían dar ejemplo y tener en sus plantillas el número de discapacitados que exige la ley, cosa que no se está haciendo.

En contacto con Fundación Fadess

Dirección
Polígono Industrial Las Casas. C/D Parcela 54. Nave 6. 42005 Soria.
Teléfono
975 215 101
Web
www.asovica.es
Redes sociales
Facebook Twitter @GrupoAsovicaFadess

Fotos