Los programas Inserta de la Once logran en dos años un millar de contrataciones de personas con discapacidad

Los programas Inserta de la Once logran en dos años un millar de contrataciones de personas con discapacidad

La mayor parte de los empleos está en el sector servicios con puestos como operarios de almacén, industrial y de envasado, comerciales, limpieza, carretilleros o auxiliares administrativos

ICAL

La Fundación Once ha logrado a través de los programas de lucha contra la discriminación de las personas con discapacidad un total de 987 inserciones laborales en la Comunidad en los dos últimos años, de las que 121 corresponden a menores de 30 años. El Programa Operativo de Inclusión Social y de la Economía Social (POISES) y el Programa Operativo de Empleo Juvenil (POEJ), que están financiados con fondos europeos, se marcaron el objetivo de conseguir 1.225 inserciones laborales y a falta de un año en uno de los casos y dos en el otro ya casi han logrado esa cifra.

La inserción laboral es el objetivo último de este tipo de programas para lograr reducir la tasa de paro del colectivo de discapacidad. En el caso de los jóvenes, se sitúa en el 63,5% en Castilla y León, lo que supone 32 puntos más que el conjunto de las personas con discapacidad y 15 puntos por encima del paro del total de menores de 30 años. Pero los programas también persiguen el asesoramiento y mejorar la formación.

Cambio de perfil

Desde enero de 2016, los técnicos de Inserta han atendido 2.717, de las que el 41% es mujer que siempre encuentra más dificultades. De ese número total, 563 recibieron alguna formación, ya sea en cursos específicos dirigidos a encontrar un empleo o bien a nivel personal a través de talleres de habilidades.

«La formación es una herramienta muy importante porque, por suerte, nuestro colectivo ha mejorado mucho en los últimos años pero aún hay muchas personas, mayores de 45 años, con baja cualificación con estudios de Primaria por lo que solo pueden optar a puestos de peón», apunta a la Agencia Ical la directora de Inserta Castilla y León, Begoña Grijalvo.

El perfil de personas ha cambiado. «Los que atendíamos antes se hacen mayores por lo que, en la actualidad, cuentan con entre 45 y 64 años», apunta. Se trata, mayoritariamente, de un hombre con una discapacidad moderada, inferior al 65%. El 27% de los contratos firmados en los programas de Inserta entre 2016 y 2017 corresponde a empresas externas, que no pertenecen al Grupo Once.

Contenido Patrocinado

Fotos