Tomás Pascual Gómez-Cuétara, premio Miguel Delibes al Desarrollo Rural

Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual.
Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual. / EL NORTE
  • El presidente de Calidad Pascual es un ejemplo de sacrificio y entrega a la tierra en tiempos de adversidades

Quienes lo conocen le definen como un trabajador incansable, sensato, inquieto y con una gran capacidad de aprendizaje. Tomás Pascual Gómez-Cuétara asumió la presidencia de la compañía Calidad Pascual en marzo de 2006, tras la muerte de su padre, fundador de una empresa familiar que se ha convertido en referente en la industria agroalimentaria. Se cumplía, de esta manera, el plan de sucesión desarrollado por la familia, atendiendo a los valores de su padre, Tomás Pascual Sanz, y caminando de la mano de sus hermanos Pilar, Sonia y Borja y con el apoyo de su madre, Pilar Gómez-Cuétara.

Unos valores, del presidente de Calidad Pascual, entre los que destaca el apego al lugar de nacimiento de la empresa, Aranda de Duero, localidad que, pese a la gran expansión de la compañía, sigue albergando la planta más importante, con una plantilla de un millar de empleados, y que representa más del 60% del total de la producción. Segovia también genera una parte importante de la producción del grupo, cerca del 20 %, gracias a las embotelladoras de agua Bezoya. La apuesta de Pascual Gómez-Cuétara por la racionalización de la producción, primando las marcas líderes, ha provocado que las factorías de Castilla y León hayan salido reforzadas, y logren mantener e incluso elevar ligeramente la plantilla en época de crisis económica. Asimismo, desde que asumiera la presidencia del grupo se ha vivido una modernización de la imagen de marca. A principios de 2014, el conocido como Grupo Leche Pascual pasó a denominarse Calidad Pascual. Con ello, se ha querido demostrar que la compañía no es solo una empresa láctea, sino una empresa enfocada a la salud y a la nutrición, cuyo negocio de leche supone el 56% y las divisiones de agua, café, ovoproducto y soja, el porcentaje restante. La creación de Instituto Tomás Pascual Sanz para la Nutrición y la Salud y el trabajo por la expansión exterior han sido otros de los aspectos destacables durante este periodo. En este tiempo, también se ha logrado mantener la posición de marca y reforzar la presencia en los hogares.

Antes de alcanzar la presidencia en 2006, Tomás Pascual Gómez Cuétara ya acumulaba más de 20 años de trabajo en todo tipo de funciones dentro de la empresa, algo que le ayudó a conocer de cerca sus entresijos. Compatibilizó sus estudios de Ingeniería Industrial, entre 1980 y 1987, con las prácticas en distintos departamentos, empezando por el almacén. Una experiencia que le permitió tomar contacto directo con la realidad de la compañía. Hizo un paréntesis para cruzar el charco y cursó en Estados Unidos un máster en Masssachusets Institute of Techonolgy. Allí completó su formación en algunas empresas, para luego incorporarse en 1991 de nuevo a la compañía familiar. Tras pasar por todas las áreas, en 1996 asumió la dirección estratégica y el control de gestión operativa. En la actualidad preside un grupo empresarial que cuenta con más de 40 años de trayectoria, un total de 200 productos de sus marcas Pascual, Bezoya y ViveSoy, Brifutas y Mocay Caffé, seis plantas y 27 delegaciones comerciales, además de más de 2.300 empleados.