Podemos rearma su dirección con un equipo «muy potente» para liderar el cambio político en Castilla y León

El secretario general, Pablo Fernández, presenta a los miembros del consejo de coordinación y la línea política que esta ejecutiva está trabajando de cara a los próximos meses. / Miriam Chacón

Pablo Fernández suma a su equipo a la concejala de León María Hernádez que asume la secretaria de Feminismos y Políticas de Igualdad

LEONOTICIAS

Podemos rearma su dirección autonómica con un equipo “muy potente” que pretende liderar el cambio político en Castilla y León a partir de 2019, para lo que la formación ‘morada’ reclama “altura de miras” y “generosidad” para crear espacios progresistas que permitan aprovechar la “ventana” que se abre en la Comunidad para evitar que el Partido Popular vuelva a gobernar dentro de dos años, lo que exige a la oposición “limar asperezas”.

El secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, presentó este sábado al nuevo consejo de coordinación, paritario y formado por diez personas, en el que gana peso el área de municipalismo y medio rural por las características de la Comunidad. De esta forma, la procuradora burgalesa Laura Domínguez, hasta ahora secretaria de Organización, se convierte asume la Secretaría de Cambio Político, Municipalismo y Programa, mientras que el periodista zamorano Braulio Llamero llevará el área de Organización.

Asimismo, la secretaria de Feminismos y Políticas de Igualdad será la leonesa María Hernández; mientras que la Secretaría de Participación y Comunicación será para Jorge Ramiro; la de Coordinación, para Lorena Domínguez; la de Mundo Rural, Despoblación y Soberanía Alimentaria, para Marco Rizzardini; la de Acción Institucional, para Lola Martín-Albo; la de Sociedad Civil y Vertebración del Territorio, para Alejandro Rodríguez, la de Cuidados, que incluye Dependencia, Infancia y Mayores, para Beatriz Mendoza y la de Formación y Estudios, para Fran Cortés.

La nueva dirección celebró un Consejo Ciudadano en la sede autonómica de Podemos en Valladolid, un encuentro en el que se planteó la posibilidad de generar alianzas entre los movimientos sindicales, sociales y políticos para lograr un cambio político en la Comunidad donde gobierna el PP desde hace décadas. Para ello, Fernández señaló que la próxima semana iniciarán una ronda de contactos con los sindicatos mayoritarios -CCOO y UGT-, así como con otras organizaciones para forjar un nuevo gobierno en Castilla y León.

Igualmente, el secretario autonómico y portavoz de Podemos en las Cortes admitió que es “más” lo que une a las fuerzas del cambio, que lo que las separa, pese a la heterogeneidad, por lo que abogó de nuevo por buscar “puntos de unión” y por impulsar conversaciones “más fluidas” con los movimientos y organizaciones que a su juicio tendrán un papel central en el cambio político que en su opinión se vislumbra en la Comunidad a través de las manifestaciones en defensa de la sanidad pública.

Despoblación

Otro de los asuntos que abordó Podemos en el Consejo Ciudadano fue la despoblación y la “inercia inane” del Partido Popular, que recalcó es “incapaz” de hacer frente a este problema, que a su juicio es el “principal” al que se enfrenta Castilla y León, debido a que tiene los “ojos” puestos en los juzgados, donde se investigan presuntos casos de corrupción vinculados a la tramitación de parques eólicos, así como la compra del edificio de Arroyo de la Encomienda, los terrenos del polígono de Portillo y el alquiler de la sede de la Junta en Bruselas.

Como alternativas, Pablo Fernández reiteró la necesidad de potenciar la prestación de servicios públicos en el medio rural, donde aseguró su población se encuentra “discriminada” por medidas como el cierre de colegios, centros de salud o la eliminación de especialidades médicas. También planteó una Renta Básica para las personas que viven en estas zonas para facilitar la fijación de población. Todo ello, aseguró el dirigente de Podemos, se podría financiar con su reforma fiscal, que permitiría recaudar 246 millones.

También, denunció la actuación de la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, en la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera en la que votó a favor de unos objetivos de déficit “funestos”, que en su opinión son la “puntilla” para la Comunidad, ya que advirtió de que auguran un “futuro de despoblación”. Además, criticó la sumisión del PP autonómico con la dirección nacional, pese a que “lloran” por la falta de financiación.

Otro de los problemas que puso sobre la mesa el secretario autonómico fueron los desequilibrios territoriales, para lo que exigió que se ponga en marcha el Plan de Convergencia Plurianual, un “buen” instrumento para corregir la situación, que recordó la legislación de Castilla y León exige que se ponga en marcha, puesto que recordó la Comunidad está experimentado un crecimiento económico superior al 2,5 por ciento.

Finalmente, Pablo Fernández señaló que el PP está “desnortado” y “más pendiente” de la espada de Damocles que a su juicio pende sobre “su cabeza” en los juzgados, que de resolver los problemas de los ciudadanos.

Fotos