«Las personas con discapacidad estamos preparadas para trabajar en cualquier ámbito»

Francisco Sardón Peláez, presidente de PREDIF. /El Norte
Francisco Sardón Peláez, presidente de PREDIF. / El Norte
Francisco Sardón Peláez. Presidente

Asegura que la falta de accesibilidad en el transporte y a edificios afecta principalmente al colectivo que vive en el medio rural

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Francisco Sardón es presidente de la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif) de Castilla y León, que nació hace 17 años con el ánimo de aunar los intereses de asociaciones de personas con discapacidad física, trabajar en común y tener una voz consensuada. La entidad agrupa a siete asociaciones de la comunidad y representa a más de 25.000 personas con discapacidad física.

-¿Cuáles son las demandas de las personas con discapacidad física de Castilla y León?

-Estamos trabajando, de una forma muy específica, en el desarrollo de la figura del asistente personal, una prestación que está dentro del sistema de dependencia desde sus orígenes. Es de las que más tardías se está regulando a nivel normativo, pero entendemos que es la que mejor recoge esa parte de la Ley de Dependencia que es la promoción de la autonomía personal. Es la prestación que mejor va a poder dar oportunidad a las personas con discapacidad a tener una vida autónoma y una vida participativa en la sociedad, que es el principal anhelo que tenemos las personas con discapacidad. La asistencia personal es como un guante, va a permitir a la persona ser uno mismo y se adapta a ella en función de sus características. Es fundamental también el acceso a unos servicios sociosanitarios de calidad, tanto de rehabilitación física como de una sanidad cada vez más especializada en la lesión medular o las patologías físicas. Otra de las demandas es la accesibilidad universal, que en los últimos años se ha mejorado, pero que sigue siendo un hándicap importante para vivir en igualdad de condiciones y en igualdad de oportunidades, sobre todo, para las personas que viven en el medio rural, que son las que más sufren la falta de accesibilidad en el transporte y a edificios públicos y privados, lo que cercena y dificulta muchísimo el poder sentirse ciudadanos de pleno derecho.

-¿Qué otras necesidades tiene el colectivo?

-Las personas con discapacidad están en un momento en el que quieren formar parte activa de todo lo que conlleva una sociedad y el ámbito del empleo también es un aspecto muy importante. Queremos tener oportunidades y que tanto las empresas públicas como las privadas sean conocedoras de que actualmente vivimos una generación de personas con discapacidad que somos las más preparadas de la historia y que estamos perfectamente preparadas para poder trabajar en cualquier ámbito y con un nivel de eficiencia igual o incluso mayor que cualquier persona que no tenga ningún tipo de discapacidad. No existen motivos objetivos para que las empresas duden de la productividad que puede ejercer una persona con discapacidad. El empleo es una de las vías más naturales de normalización social que tenemos en la actualidad.

-¿Hay muchas dificultades para el acceso al empleo?

-Sigue habiendo dificultades porque la tasa de inactividad de las personas con discapacidad llega al 40%, que es una tasa elevadísima. Las personas desempleadas que están buscando empleo que tienen algún tipo de discapacidad triplican la tasa de desempleo de las personas que no tienen discapacidad. Además, hay un 20% de personas con discapacidad en edad laboral que han dejado de buscar empleo por la dificultad que les ha supuesto. El acceso al empleo sigue siendo dificultoso, tedioso y una asignatura pendiente. También es verdad que se están poniendo en marcha medidas para favorecer el acceso al empleo tanto en empresas públicas como privadas.

-¿Qué demandaría a las administraciones?

-Que entendieran que las personas con discapacidad quieren colaborar, participar y contribuir activamente a esta sociedad. Tenemos que cambiar el chip y no concebir el sistema como un sistema de gasto social, sino de inversión social. Invertir en la autonomía personal de las personas con discapacidad es invertir en que puedan contribuir con su trabajo y con sus esfuerzos a poder mejorar esta sociedad.

Contenido Patrocinado

Fotos