Los perros guía se convertirán en prestación de la Dependencia en Castilla y León

Los perros guía se convertirán en prestación de la Dependencia en Castilla y León

Castilla y León plantea la ley «más avanzada» para perros de asistencia que amplía el acceso a espacios públicos y garantiza su acceso a los puestos de trabajo

LEONOTICIAS

El entrenamiento de perros de asistencia, su adaptación al usuario, el acceso a esta alternativa y su supervisión y seguimiento formarán parte del Servicio de Promoción de la Autonomía Personal, una vez que se apruebe una ley sobre el acceso de estos animales a espacios públicos y privados de uso colectivo. De esta forma, una prestación ayudará a las personas con discapacidad a sufragar este gasto a través de la prestación que se les conceda.

En ese sentido, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia Garcia; la presidenta del Comité Territorial de la ONCE en Castilla y León, Aranzazu Casado, y el presidente del Comité español de representantes de personas con discapacidad (CERMI), Francisco Sardón, firmaron un acuerdo que se materializará en la aprobación del proyecto de ley por el Consejo de Gobierno de la Junta “antes del verano”, para su posterior remisión a las Cortes.

La titular de Familia destacó que se tratará de la “ley más avanzada” del país, puesto que recopila la regulación existente y aporta como novedades, que los perros de asistencia formen parte del sistema de la Dependencia, puesto que entiende que los perros de asistencia son una alternativa para las personas con discapacidad puesto que favorece su independencia y autonomía y, por tanto, la inclusión en igualdad.

En ese sentido, la consejera de Familia recalcó que no se trata de una “mascota”, sino de un “pilar de apoyo necesario”, puesto que a los usuarios que utilizan los perros de asistencia, entre los que se encuentran los guía que emplean los invidentes, pueden desenvolverse con mayor “seguridad”, “agilidad” y rapidez. Por ello, Alicia García destacó que la normativa autonómica ayudará a cubrir un “vacío” legal puesto que concreta el derecho de acceso y lo desarrolla.

Igualmente, Alicia García recalcó que la norma, que a su juicio demuestra el “compromiso” de la Junta con la discapacidad, da cumplimiento a la Ley de Igualdad de Oportunidades de Castilla y León y extiende a los perros de asistencia parte de los derechos que ya disfrutaban los usuarios de los animales que guían a los ciegos desde la década de los años 90.

Novedades

En cuanto a las novedades, Alicia García destacó que extiende el derecho de acceso a todos los usuarios de perros de asistencia, tanto personas con discapacidad o con enfermedad. En concreto, detalla seis tiempos: perro guía, de servicio (para la autonomía), de señalización de sonidos, de aviso (alerta médica), para personas con autismo y para nuevas necesidades de apoyo.

También concretará y amplia los espacios a donde podrán acceder, como el ámbito laboral, los medios de transporte, locales, establecimientos, centros religiosos, espacios naturales, centros de enseñanza, sanitarios y sociosanitarios, jardines o centros de ocio, incluido las áreas privadas de uso colectivo -zonas comunes de urbanizaciones o entornos de sociedades recreativas-. Además, garantiza que puedan entrar y deambular por lugares, que figuraba en la legislación de forma “difusa” o no estaban contemplados.

Además, amplia el contenido del derecho puesto que además de la libertad de acceso permitirá deambular al igual que cualquier otra persona, salvo a espacios de manipulación de alimentos, quirófanos, salas de cura de las Urgencias, las unidades de Cuidados Intensivos (UCI) o zonas acuáticas -piscinas o lagunas-. También se podrá limitar la entrada de los animales si tienen una enfermedad o suponen un riesgo para ellos, sus usuarios o terceros. Por otra parte, la ley creará un registro de perros de asistencia, que integrará a los guía, unos 45 en Castilla y León.

Paso important

e

Por su parte, el presidente autonómico del CERMI subrayó que la normativa, que surge del “diálogo”, será una ley “muy importante y reseñable” puesto que promociona la autonomía personal de las personas con discapacidad para que tengan una vida “activa” y “participativa”. Además, destacó que los perros pueden ser útiles no solo para las personas invidentes, sino también para otros.

En la misma línea, la presidenta de la ONCE en Castilla y León, que estuvo acompañada de ‘Maurice’, “sus ojos y una extensión de su cuerpo”, remarcó que la norma es un “avance” y “paso importante”, pero de “partida”, para las personas con discapacidad, ya que les permitirá deambular con libertad. Por ello, valoró que esta regulación ayude a normalizar un servicio que su organización impulsó hace 25 años para las personas ciegas.

También, Aranzazu Casado consideró que es un “empleo” de “progreso” y “evolución”, que otras comunidades ya han aprobado, si bien señaló que la ley de Castilla y León será la “mejor”.

Contenido Patrocinado

Fotos