Del Olmo rechaza elevar la presión fiscal y defiende la llegada de recursos con la reforma del sistema de financiación

La consejera de Economía, Pilar del Olmo, durante el debate de totalidad del proyecto de presupuestos de la Comunidad. /Letizia Pérez
La consejera de Economía, Pilar del Olmo, durante el debate de totalidad del proyecto de presupuestos de la Comunidad. / Letizia Pérez

La consejera advierte de que las reformas fiscales que plantea la izquierda «afectarían muy negativamente a la Comunidad en el actual mapa tributario autonómico»

ICAL

La consejera de Economía y Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo, rechazó hoy el “ejercicio de la capacidad recaudatoria” para elevar los gastos como solicitan PSOE, Podemos e IU; y defendió que más recursos, en la intensidad que demandan las fuerzas de la oposición, “sólo podrán lograrse de la mano de una reforma del sistema de financiación autonómica, que deberíamos defender con convencimiento”, dijo.

Del Olmo, que abrió el debate a la totalidad de las cuentas de la Comunidad para 2018, advirtió de que elevar la presión fiscal en Castilla y León “afectaría muy negativamente a la Comunidad en el actual mapa tributario autonómico y ni de lejos alcanzaría a atender las demandas de más gastos solicitados a todos y cada uno de los consejeros” por la oposición de izquierdas.

La responsable de las finanzas públicas de la Comunidad lamentó que Castilla y León pierde “año a año” recursos con el modelo de financiación autonómica de 2009; y aseguró que “si se hubiera mantenido el peso medio” que tenía Castilla y León en el sistema de 2002, “se habrían recibido en torno a 700 millones de euros más al año”.

Esos datos, dijo, le obligan a pedir “la defensa férrea” de la postura de Comunidad que hasta la fecha comparten la Junta y todos los grupos parlamentarios. “Es determinante mantener una sola voz en el proceso de reforma del sistema de financiación autonómica, para lograr un nuevo modelo que dé respuesta a las necesidades de gasto asociadas a los servicios públicos que precisan nuestros ciudadanos”, resumió.

Pilar del Olmo también criticó la posición de los grupos que rechazan sus presupuestos en materia de déficit y endeudamiento porque “no les gusta el endeudamiento actual, pero a la vez afean el cumplimiento del déficit al que achacan no sé cuántos recortes inexistentes en materia de gasto público”.

La consejera aplaudió la posición “crítica pero constructiva” de Ciudadanos, reclamó el voto en contra de las enmiendas a la totalidad de su proyecto de presupuestos y ofreció “diálogo y trabajo” para su mejora a través de las enmiendas parciales. “Es un buen proyecto para Castilla y León”, sentenció

Pilar del Olmo defendió unas cuentas para 2018 que presentan 10.859,21 millones de euros, “el máximo de la historia de la Comunidad”, que tienen, dijo, como eje central, “el bienestar de los ciudadanos de la mano de mejores servicios públicos”. Asimismo, indicó, impulsarán la “reactivación de la economía al servicio del empleo” y desarrollarán “acciones reforzadas para la cohesión interna”.

Pilar del Olmo aseguró que el proyecto “es el resultado del uso intenso y a la vez responsable de toda la capacidad de gasto de que es posible disponer en este momento”, con una cifra que “mejora en 566 millones” a las cuentas de 2017.

Estimaciones rigurosas

La consejera enmarcó los presupuestos en un escenario macroeconómico de crecimiento del 2,7 por ciento, con un avance del empleo del 2,8 por ciento, hasta una tasa media de paro del 12,2 por ciento. En este sentido, aseguró que sus estimaciones son “rigurosas” a pesar de los factores de incertidumbre como Cataluña. Un hecho, dijo, que “nos debería llevar a trabajar conjuntamente para recuperar la estabilidad y confianza que la economía requiere”.

Del Olmo aclaró que su previsión de crecimiento para 2018 se basará en una demanda interna que “tendrá un comportamiento positivo” junto a una aceleración de las exportaciones y un sostenimiento de las importaciones. Unos avances basados en el mantenimiento de los bajos tipos de interés, que permitirán, dijo, mejoras en la financiación pública y privada; una prima de riesgo en mínimos históricos; y la retirada progresiva de los estímulos de Banco Central Europeo. Asimismo, ese dinamismo se sostendrá en la mejora de las condiciones climatológias; el crecimiento de los principales socios comerciales; una política fiscal contenida y la creación de empleo.

Uso responsable de la deuda

Pilar del Olmo constató asimismo que se trata de un presupuesto ajustado al límite de déficit del 0,4 por ciento y una deuda al 20 por ciento del PIB, que “hace un uso responsable del endeudamiento”, a pesar “de las llamadas de algún grupo de la oposición a endeudarnos más y más”.

Concretó la consejera que las grandes cifras de la Comunidad para el año que viene prevén emitir deuda por 1.463 millones de euros, que servirán principalmente “para pagar los vencimientos de los préstamos y emisiones de años pasados”.

Cuentas sociales

Se felicitó, porque las consejería gestionarán 330 millones más que en 2017, hasta un gasto no financiero de 8.341,5 millones de euros; con casi el 80 por ciento de esa cuantía; y el 87 por ciento de los recursos autónomos no financieros, 6.606 millones, se dirigen a sanidad, educación y servicios sociales. “Esas tres áreas recuperan el nivel de gasto máximo alcanzado en 20120”, apostilló.

Pilar del Olmo también remarcó la apuesta de los presupuestos por el dinamismo de la economía y sustanció que las inversiones en las consejerías no sociales crecen en una media del 18 por ciento. Afirmó Del Olmo que las cuentas consignan fondos para los compromisos de desarrollo del Pacto sobre Industrialización alcanzado por la cámara y ensalzó los 240 millones desde el Instituto para la Competitividad Empresarial y para las industrias agrarias, que representan el 115 por ciento “de la dotación media anual prevista en el acuerdo”. La consejera puso en valor por último los 304,5 millones de euros que se movilizarán para las políticas de empleo.

Fotos