Nuevos restos de fauna e industria lítica de entre 80.000 y 120.000 años confirman la presencia de neandertales en Atapuerca

Yacimiento de 'Gran Dolina'. /Ricardo Ordóñez
Yacimiento de 'Gran Dolina'. / Ricardo Ordóñez

Carbonell valora que después de 40 años se hayan encontrado «los fósiles más modernos y los sedimentos más antiguos, probablemente de hasta dos millones de años»

M.L.MARTÍNEZ

La aparición de nuevos restos de fauna e industria lítica musteriense de entre 80.000 y 120.000 años en el yacimiento de Cueva Fantasma confirman la presencia de neandertales en Atapuerca (Burgos), con los que se cierra el ciclo evolutivo de 1,5 millones de años. Así lo confirmaron hoy en el mismo yacimiento, en el que se trabaja por segundo año consecutivo, los codirectores Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro.

Asimismo, Carbonell resaltó que en este yacimiento -que fue una cantera- “después de 40 años se han encontrado los fósiles más modernos y los sedimentos más antiguos, probablemente de hasta dos millones de años”, y confirmó que “desde 1,5 millones de años, en Atapuerca ha habido ocupación humana continuamente”.

En este sentido, explicó que durante esta campaña de excavaciones en este yacimiento se van a realizar cuatro sondeos de testigo continuo -se empezará a excavar la próxima campaña 2018- para evaluar el potencial estratigráfico del mismo. Así, adelantó que la “sorpresa” con la que ya se han encontrado es que “cuando se analizaban los sedimentos al empezar a perforar unas brechas fosilíferas muy antiguas, se vio que probablemente sean brechas de entre 1,5 y 2 millones de años o más”.

Así, relató que “lo que se estaba previendo de que en la sierra hubiera brechas fosilíferas o sedimentos fluviales encajados en las cuevas cuando se estaban haciendo se confirma”. De esta forma, aseguró: “Nos encontramos con los sedimentos más antiguos que hay conocidos hasta ahora en la sierra de Atapuerca”.

Continuando con Cueva Fantasma, Carbonell añadió “otra buena noticia” encontrada y es que se ha hallado la entrada de la cueva por detrás. Así, afirmó que se tiene la cueva muy bien delimitada y se sabe su potencial”. De esta forma, explicó que “en la parte superior se trataría de sedimentos del Pleistoceno Superior, que podrían tener entre 80.000 o 90.000 años, o como el yacimiento de Las Estatuas, de hasta 60.000 años” y luego, agregó, “se tendría una secuencia de Pleistoceno Medio debajo pero con gran potencial de Pleistoceno Inferior”.

Ello quiere decir, aclaró, que “si hay sedimentos como en Gran Dolina, que es muy probable”, se pueden encontrar “la gran sorpresa de que hay otro yacimiento con homínidos antiguos, aunque hay que confirmarlo”, advirtió Carbonell. Para hacerlo, indicó que “este año se tendrán los primeros datos de saber que si el cráneo encontrado el año pasado es de neandertal y para el próximo año probablemente se podrá publicar y también se sabrá si es una especie antigua”.

Caja de pandora distinta

De esta forma, ensalzó que “se ha abierto una caja de pandora distinta fuera de Trinchera del Ferrocarril” y aseguró que el actual equipo investigador de Atapuerca, liderado por Carbonell, Bermúdez de Castro y Juan Luis Arsuaga: “Vamos a dedicar nuestros últimos años a tratar de entender esta caja de pandora”. “Va a ser otro yacimiento muy excepcional”, aseveró. Bermúdez de castro añadió: “Será el último gran cohete que tiramos de la fiesta final”.

Por lo que respecta a la superficie, durante estos días de campaña se han sacado entre 10 y 12 toneladas de piedras y resaltó que “están apareciendo huesos machacados de cuando la cantera estaba funcionando”. “Limpiando hemos encontrado ya en esta superficie muchos restos de industria y fauna del Pleistoceno Superior y que se corresponde con el cráneo encontrado de neandertal”, declaró.

Por su parte, Bermúdez de Castro apuntó que se trata de restos de fauna e industria lítica musteriense, típica de la época de los neandertales clásicos, con una antigüedad de entre 120.000 y 70.000 u 80.000 años. Sin embargo, precisó que “todavía hay que estudiar el resto” ya que “faltan las dataciones y hay que tomar este año algunas muestras”.

280 investigadores

Cerca de 280 investigadores especializados en más de 20 disciplinas diferentes excavan e investigan en la sierra de Atapuerca hasta finales del mes de julio. Los medios de comunicación realizaron hoy la tradicional visita a los yacimientos en la que se informó de la actualidad de cada yacimiento arqueológico.

La primera parada fue en Sima del Elefante. Ubicado en la Trinchera del Ferrocarril, en este yacimiento se han descubierto fósiles humanos de más de 1,2 millones de años. A finales de la campaña anterior se inició la excavación del nivel TE7 en una zona reducida del yacimiento. Sin embargo, en algunas otras zonas todavía quedaron sedimentos del nivel TE9d y TE8.

El objetivo de esta campaña, según explicó su coordinadora Rosa Huguet es retirar totalmente los sedimentos de estos dos niveles y dejar al descubierto, así como excavar a partir de este martes el nivel 7 en toda su superficie en el yacimiento que se desarrollará, dijo, durante “cuatro o cinco años”. Se trata del nivel más antiguo con restos fósiles documentado en la Sima del Elefante hasta el momento.

Yacimientos de la sierra de Atapuerca. / Ricardo Ordóñez

Gran Dolina

Gran Dolina es uno de los yacimientos más conocidos de la Trinchera del Ferrocarril, en el que se descubrió la especie Homo antecessor. Se está excavando en dos niveles distintos: el nivel TD10, de unos 400.000 años, y el nivel TD4, de entre un millón y 900.000 años de antigüedad. Respecto al nivel TD10, los investigadores Andreu Ollé y Palmira Saladié, explicaron que el principal objetivo de esta campaña es finalizar la excavación de la unidad TD10.3, de una antigüedad de unos 420.000 años. Con los datos que se recuperen en esta campaña se podrá cerrar la interpretación preliminar de esta unidad y adentrarse en la última capa que queda por excavar de TD10 (TD10.4), menos gruesa que las anteriores, y poner al descubierto ya el techo del nivel TD9.

Con ello, y en función de los indicios obtenidos en la campaña de 2016, se acabará de explorar el mundo Achelense de Atapuerca (que tan bien se conoce en el yacimiento de Galería, y que se corresponde con en el completo registro paleoantropológico de la Sima de los Huesos). Otro objetivo de la excavación de TD10 es continuar desarrollando la vertiente de transmisión de conocimientos como escuela de arqueología prehistórica.

Ollé avanzó que durante la jornada de este domingo salió a la luz un bifaz de cuarcita, tallado por las dos caras, con características de la época achelense, con una antigüedad de entre 420.000 y 430.000 años, “una fecha muy próxima al yacimiento de Elefante”, apostilló. Al mismo tiempo, advirtió de la importancia de “tener en cuenta la red interconectada en Atapuerca”. La científica Palmira Saladié manifestó que “si hasta ahora se investigaban las capacidades de caza de los homínidos, ahora en esta base de investigaciones está la convivencia con carnívoros”, al encontrar indicios de restos de león y tigre diente de sable.

En cuanto al nivel TD4, Jordi Rosell, señaló que se intentarán ampliar las colecciones procedentes de depósitos antiguos, tanto líticas como faunísticas. Del mismo modo, se dará prioridad a los aspectos geocronológicos que puedan ayudar a afinar más en la cronología del depósito y en la configuración de la cueva en ese periodo. “Se va a intentar ver si hay presencia humana en la sierra que permita conectar Sima del Elefante (1,2 millones de años) con el Homo antecessor (800.000 años)”.

Galería

La campaña de excavación en Galería se centra en la subunidad GIIIa que tiene una antigüedad de unos 270.000 años. Excavan en extensión los niveles arqueológicos más ricos de esta unidad, a juzgar por los resultados obtenidos durante las intervenciones de los años 80 y 90. También, se continúa con la revisión estratigráfica para comprender la compleja dinámica de formación del yacimiento, explicó una de las responsables del yacimiento Ana Isabel Ortega.

Además, las intervenciones de este año permiten, por primera vez desde la reanudación de los trabajos, tener una superficie continua, ya que se podrán unir los dos sectores existentes que, actualmente, están separados por la morfología del techo de la cueva. La investigadora Paola García subrayó que en esta campaña se están encontrando fósiles y herramientas líticas que explican el modo de vida de los grupos humanos del Pleistoceno medio de la sierra de Atapuerca.

Así, explicó que se trata de un yacimiento que tiene “una función de trampa natural” por lo que los instrumentos que se están encontrando “ya vienen hechos y aquí los abandonan”. “Los animales que más procesan son los caballos infantiles fundamentalmente y nos encontramos restos de la parte torácica y de la cabeza, y nos faltan las patas porque se las llevan al sitio donde viven”, expuso.

portalón

El último yacimiento al que guiaron a los medios de comunicación fue Portalón de Cueva Mayor. Aquí, Amalia Pérez Romero explicó que se trabaja en niveles holocenos que están proporcionando una información muy valiosa acerca del origen de las poblaciones europeas actuales, incluyendo la historia genética de las mismas y las migraciones que se han producido desde la expansión de la agricultura y ganadería por el continente desde Oriente Próximo y llegada en otro momento de pueblos de las estepas.

El objetivo de la campaña, dijo, es “tratar de informarnos cuál es el uso de la cueva, que parece ser que es habitacional” y avanzó que “se tiene ya localizado algún resto humano neolítico”.

Fotos