Las menores vendidas en Valladolid y Zamora por su hermana habían huído de su padre

Agentes de la Plicía Nacional, durante el registro de una de las viiendas en la denominada Operación Novillo. /Policía
Agentes de la Plicía Nacional, durante el registro de una de las viiendas en la denominada Operación Novillo. / Policía

Las niñas abandonaron el domicilio familiar porque, al parecer sufrían abusos pro parte de su padre y buscaron refugio en su hermana mayor

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZMorales de Toro (Zamora)

Habían sido vendidas por su propia hermana por 20.000 euros, a 10.000 euros cada una, a cambio de contraer matrimonios forzados con miembros de sendos clanes familiares asentados en la localidad zamorana de Morales de Toro y en el municipio vallisoletano de Pozaldez. Las dos son de nacionalidad rumana, tienen 16 y 17 años, y una operación policial en el ámbito nacional ha permitido esta semana su liberación en los citados pueblos, con la posterior detención de siete personas, cuatro en Morales y tres en Pozaldez.

Detención de una mujer presuntamente implicada en la venta de las menores.
Detención de una mujer presuntamente implicada en la venta de las menores. / Policía

La estremecedora historia que convulsionó a las provincias de Zamora y Valladolid, con repercusión en todo el ámbito nacional, culminó así el pasado martes, cuando agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Madrid, en colaboración con los de Zamora y Valladolid, realizaron tres entradas y registros simultáneos en dos viviendas situadas en las poblaciones de Morales de Toro y Pozaldez. En el momento de su liberación, la joven que vivía en Morales se encontraba enferma y sin haber recibido asistencia médica porque la matricarca del clan no consideraba necesario que así fuera, precisaron fuentes de la investigación. Su hermana, vendida a otro clan familiar que reside en Pozaldez, había sido además presuntamente víctima de abusos sexuales por parte del marido de su hermana mayor, según precisó ayer la Policía. Actualmente las menores se encuentran en un centro de acogida de la comunidad dependiente de la Junta de Castilla y León.

«Algo no olía bien, pero no podemos saber lo que pasa en cada casa»

Sorpresa entre los vecinos de Pozaldez tras ser testigos esta semana de un despliegue policial en su municipio, que se saldó con la detención de tres personas y la liberación de una joven de 16 años de edad a la que aseguran que apenas pudieron ver por el municipio.

La denominada Operación Novillo se desarrolló esta semana a plena luz del día en una vivienda situada a las afueras de la localidad donde, según precisaron algunos vecinos, residía un amplio grupo de personas. Se trata de un núcleo familiar que habría tenido retenida a una joven de 16 años tras pagar 10.000 euros por ella. Una menor a la que, según testimonios recabados ayer en la localidad, apenas pudieron ver por las calles del municipio pese a que, al parecer, llevaría allí residiendo varios meses. «Hubo un día que sí la vieron triste, llorando incluso por la calle, pero ella no quería hablar por miedo a represalias. Y se informó a los cuerpos de seguridad. Porque nosotros no podemos saber lo que ocurre después en cada casa, en el interior de cada vivienda», añadieron ayer fuentes municipales, que precisaron que se está trabajando en buscar la integración de las numerosas familias de nacionalidad rumana que residen en la localidad, pues el colegio cuenta ya con 17 niños escolarizados.

La investigación de la denominada Operación Novillo se inició en el mes de noviembre del año pasado, después de que la Policía Nacional tuviera conocimiento de la existencia de un núcleo familiar asentado en el municipio zamorano de Morales de Toro que habría vendido a dos menores de su misma familia a otros dos clanes tras cobrar 10.000 euros por cada una de ellas.

Momento en el que la policía detiene a uno de los investigados.
Momento en el que la policía detiene a uno de los investigados. / Policía

Hasta ese momento, cuando fueron vendidas, la vida de estas hermanas, de 16 y 17 años, tampoco había sido fácil, según la información recabada. Y es que las jóvenes se trasladaron a vivir a Morales de Toro con su hermana mayor tras huir de la vivienda familiar, situada en la provincia de Valladolid (en un municipio no especificado), en la que presuntamente sufrían abusos sexuales por parte de su padre.

Refugio en la hermana

Fue su hermana mayor quien las acogió en la localidad zamorana en la que buscaron refugio. Concretamente, en una vivienda de la calle Ildefonso Andrés en la que esta familiar vive con su marido y sus hijos. Y sin embargo, fue ella la que después, junto con su marido, negoció la venta de las menores para concertar matrimonios forzados.

La madre, que al parecer actualmente reside en un pueblo de Sevilla, fue la que dio la voz de alarma y presentó la denuncia al desconocer el paradero de sus hijas, que ya no se encontraban en el domicilio de su hermana. La investigación de la Policía, en la que ha intervenido la Brigada Central de Extranjería de Madrid, permitió localizar a las menores e identificar a todos los miembros de los clanes implicados. Esta semana los agentes pusieron en marcha el operativo, que se saldó con siete detenciones en los dos municipios, entre ellas la de la hermana y su pareja.

La Policía Nacional detiene a la hermana de las dos menores tras ser vendidas por a cambio de 20.000 euros.
La Policía Nacional detiene a la hermana de las dos menores tras ser vendidas por a cambio de 20.000 euros. / Policía

El alcalde de Morales de Toro, Luis Segovia, explicó ayer que en la localidad viven entre 150 y 200 personas de nacionalidad rumana y que el día de la operación se vivía un ambiente extraño en el pueblo porque hubo mucha presencia policial desde primera hora de la mañana y no sabían lo que pasaba.

La detención de la hermana de las menores y de su marido se llevó a cabo en la vivienda en la que habitan en la calle Ildefonso Andrés, donde vive la pareja con sus hijos pequeños desde hace unos cuatro o cinco años, según recuerda el regidor. «No había habido nunca ningún problema con ellos, de altercados ni de nada. Sus hijos van a la escuela y están integrados totalmente», explicó.

Al parecer, de los cuatro detenidos en la provincia de Zamora, han quedado ya todos en libertad menos uno, según declaró a la agencia Efe el regidor.

Contenido Patrocinado

Fotos