Los 150 laborales indefinidos de Fomento y Medio Ambiente reclaman negociar su continuidad por la reestructuración de la Junta

Fachada de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente./
Fachada de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

Tienen una media de más de 47 años y algunos trabajadores llevan 30 años prestando sus servicios

LEONOTICIAS

El colectivo de trabajadores laborales indefinidos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, ante la reestructuración que pretende llevar a cabo la Junta de Castilla y León, «y que tal como está diseñada conducirá, en realidad, a nuestro despido», solicita al Gobierno regional que abra un proceso negociador, en el cual se reconozca «nuestra condición de personal laboral indefinido, pues no somos trabajadores temporales», y convoque una oferta pública de empleo «adecuada y razonable, que suponga una ampliacion real de sus plantillas que permita el acceso a nuevos trabajadores, pero que respete nuestra circunstancia laboral, y no sea una ‘supuesta’ oferta de empleo público que se basa en el despido de los trabajadores de más edad y experiencia, y que ya llevamos años prestando servicios en unas condiciones que son las que ha marcado la propia Junta, responsable de esta situación».

El problema afecta a un colectivo de 150 personas, como ingenieros de montes y forestales, geógrafos, biólogos, químicos o licenciados en ciencias ambientales, entre otros profesionales técnicos, que tienen una media de edad de más de 47 años y una antigüedad media superior a los 15 años (alguno llega a los 30), y que ahora la Junta de Castilla y León pretende despedir, según denuncian.

«Conducirá a nuestro despido»

Explican que han tenido conocimiento, a través de los responsables de personal de la Junta de Castilla y León, de que la administración autonómica está llevando a cabo una reestructuración administrativa encaminada, teóricamente, a reducir la temporalidad en las administraciones públicas, «pero que tal y como se ha diseñado, en realidad, conducirá a nuestro despido».

Afirman que esta reestructuración «que se quiere vender» como una mejora de la oferta de empleo publico, en la práctica «no supone un incremento de puestos de trabajo en la administración regional, pues se basa en despedir a trabajadores indefinidos con gran experiencia en el desempeño de sus funciones, y sustituirles por otras personas. Este colectivo señala que, durante años, la administración medioambiental ha visto ampliadas sus competencias y obligaciones sin que, sin embargo, haya ampliado la plantilla de funcionarios para atender esas obligaciones. Dicen que la Junta, que no ha convocado oposiciones o lo ha hecho en número muy insuficiente, ha venido recurriendo a la contratación de personal laboral por obra y servicio para cubrir esas necesidades, que se ha ido prorrogando durante años.

Contenido Patrocinado

Fotos