El incendio de Zamora, «presumiblemente intencionado» ya ha arrasado 2.500 hectáreas y mantiene el nivel 2

Incendio en Pino del Oro. / JL Leal

El incendio de Pino del Oro mantiene el nivel 2 y está «estabilizado pero no controlado», según las palabras del consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones | El consejero asegura que el fuego se inició «en dos focos distintos» y es «presumiblemente intencionado»

ICAL

El incendio forestal de Pino del Oro (Zamora), que mantiene desde las 14:21 horas de este sábado el nivel 2 de Infocal, se encuentra «estabilizado pero no controlado», después de haber afectado a unas 2.500 hectáreas, la mayoría de pasto, superficie de cultivo y matorral, aunque la cifra incluye 300 de encinar y unas 150 de arbolado y monte bajo, según detalló sobre el terreno el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

El máximo responsable regional de Fomento y Medio Ambiente visitó el Puesto de Mando Avanzado del incendio y la zona, acompañado por el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Alberto Castro; los diputados por Zamora José María Barrios y Fernando Martínez-Maillo; y el senador Javier Faúndez, así como varios alcaldes de la comarca, entre ellos, los de Pino del Oro y Fonfría, Jesús Ángel Antón y José María Ríos, respectivamente.

Más información

«La amplitud de la superficie quemada todavía no es oficial pero podemos estar en torno a las 2.500 hectáreas, aproximadamente. No toda la superficie tiene el mismo valor pero es un daño importante», señaló. «Aunque en el matorral y el pasto se produce una regeneración espontánea en un breve plazo de tiempo, hay una degradación de los suelos y, por tanto, es un hecho criminal contra la naturaleza», rubricó.

Suárez-Quiñones explicó que a las 12:22 horas de este sábado declararon dos focos de incendio, en Pino del Oro y Castro de Alcañices, «presumiblemente intencionados, a la vez, a 2,5 kilómetros, a favor de la reproducción según el viento y, por lo tanto, con unos indicios racionales claros de criminalidad».

Ambos focos se unieron en uno mayor, originando un «importante» incendio que motivó que, hacia las 14:30 horas, de este sábado se declarara el nivel 2 por la «afectación» de la circulación a la carretera nacional N-122. «Ahora mismo, la situación es más favorable. El incendio está sin llama pero tiene un gran peligro de reproducción o de reavivado de las llamas ya que presenta un perímetro muy grande, de unos 30 kilómetros y hay muchos puntos calientes», precisó el consejero.

En los trabajos de extinción participan en estos momentos unas 300 personas y unos 15 medios aéreos, entre helicópteros, hidroaviones y aviones de carga en tierra, «que también pueden cargar sobre vuelo en el embalse de Ricobayo y en el río Duero», así como motobombas y buldóceres, «de todas las administraciones», según enumeró Suárez-Quiñones. «Es un trabajo coordinado, conjunto, de todos a una, donde están los medios de la Junta de Castilla y León y los del Estado, con la Unidad Militar de Emergencias, así como medios de la Diputación y del Ayuntamiento», destacó.

Viento

En la actualidad, el incendio forestal está «estabilizado pero no controlado», por lo que todavía existe el riesgo de que pueda reavivarse. De hecho, minutos antes de que el consejero de Fomento y Medio Ambiente llegara al cruce de la N-122 con la carretera a Pino del Oro, se reavivaron dos focos a menos de un kilómetro del Puesto de Mando Avanzado.

Se da la circunstancia de que tres bomberos voluntarios procedentes de Madrid que habían acudido motu proprio y con su propio material a prestar su ayuda, subieron de inmediato a su todoterreno para echar una mano en la extinción de uno de esos focos.

Entretanto, la insistencia del viento racheado y la extrema sequedad del terreno y el ambiente dificultan todavía más los trabajos de extinción. «Esperamos vientos importantes, que ya se registran ahora mismo, en torno a los 18 kilómetros por hora de media, pero pueden llegar rachas de hasta 40 kilómetros por hora, así que tiene un peligro importante de ser reavivado», advirtió Juan Carlos Suárez-Quiñones. «Nuestros medios están enfriando los puntos calientes, las zonas con columnas de humo. Estamos hablando de un perímetro de 30 kilómetros, por lo que están distribuidos por todos los ámbitos del perímetro, y tratar de evitar que se reproduzca el fuego», concretó.

En este contexto, el consejero agradeció la colaboración de «todas» las administraciones, de los alcaldes de Fonfría y Pino del Oro, «que han pasado momentos complicados con el posible desalojo de Bermillo de Alba, para lo que se pusieron todos los medios por si fuera necesario aunque, finalmente, no lo fue» e incidió también el el papel desempeñado por la Guardia Civil y todos los medios que trabajan en la zona afectada. «Vamos a tardar varios días en darlo por controlado. Aunque no hay llama, aunque no se extiende, el control será declarado cuando tengamos la absoluta seguridad de que todos los puntos calientes están fríos y que, por tanto, no vaya a haber reproducciones», anotó.

Arribes del Duero

Aunque lanzó un mensaje de tranquilidad por estar el incendio estabilizado, el responsable regional de Fomento y Medio Ambiente recordó que este verano es «especial», por la sequedad del terreno y de la vegetación, que contribuye a que se extiendan «de forma muy rápida los incendios forestales, incluidas, en este caso, 28 hectáreas «de un alto valor paisajístico y ecológico» del Parque Natural de los Arribes del Duero. «Pero, fundamentalmente, se pone en riesgo a la población. Por tanto, estos criminales, enemigos públicos de nuestro medio natural y de nuestras vidas tienen que ser descubiertos y tienen que ser delatados», sentenció. «Hago un llamamiento a la ciudadanía, a la colaboración con la Guardia Civil y con el personal de la Junta de Castilla y León en la identificación de estas personas y que, cuando vean una columna de humo, avisen al 112 para que la alerta y la actuación del operativo sean lo más tempranas posible», reiteró.

Por otra parte, agradeció la presencia del coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo; de la presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín, y del delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, «quien sigue en la responsabilidad de este incendio».

Evacuación

Respecto a la confusión registrada en un primer momento con la posibilidad de evacuar a los habitantes de Bermillo de Alba, Suárez-Quiñones recalcó que las evacuaciones «no son algo obligatorio o voluntario», sino decisiones que se adoptan «con seguridad en el Centro de Coordinación Operativa», que se constituye cuando un incendio pasa al nivel 2 de Infocal. «Están todas las administraciones y ahí se valora la necesidad de evacuar y una evacuación segura, si es necesario; se establecen los medios de Protección Civil, y lo que se hizo fue adelantar en esa posible evacuación, todos los medios, autobuses a disposición y lugares donde podían estar los habitantes», explicó. «Gracias al trabajo extraordinario de todos los medios, el peligro hacia la población de Bermillo de Alba no se produjo», aclaró.

Por último, el consejero explicó que una motobomba de la UME quedó calcinada, aunque «se intentó defender, sin riesgo» para las personas. «El riesgo material es el menor porque hay cientos de personas que lo dan todo y arriesgan sus vidas para extinguir los incendios», valoró.

Contenido Patrocinado

Fotos