La Junta defiende su «respuesta adecuada» y estará «vigilante» a las medidas del Gobierno

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Junto a él, la consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos
Nieve hoy en Ávila. / Ical

Suárez-Quiñones dice que no pueden estar «satisfechos» ante el hecho «inadmisible» de personas atrapadas en la AP-6, aunque confía en que se tomen las acciones para que no se vuelva a repetir

El Norte
EL NORTEValladolid

La Junta de Castilla y León defendió hoy su «respuesta adecuada» en el ámbito de sus competencias a las personas atrapadas en la AP-6 por el temporal de nieve caída los días 6 y 7 de enero, y anunció que estará «pendiente, vigilante y exigente» ante las medidas que adopte el Gobierno, ya que no se puede estar «satisfechos« por el hecho «inadmisible» y los perjuicios causados a los afectados.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, desgranó en la rueda de prensa el informe de actuación de su departamento presentado en el primer Consejo de Gobierno de este año, donde destacó que el día 5 de enero se emitió una alerta por nevadas en todas las provincias y se activaron los protocolos en la sala del 112 y en el Centro Coordinador de Emergencias .

Así, se produjo la atención a 355 personas en tres de los cuatro albergues habilitados en el colegio público San Rafael, una sala polivalente en Villacastín y en el Ayuntamiento de Arévalo, ya que el cuarto, en el centro de formación del Ecyl de San Rafael, no fue necesario utilizarlo. Además, el 112 atendió 1.350 llamadas sobre el episodio de nieve y hubo 1.292 incidencias en las carreteras de la red autonómica, todas resueltas.

«Es cierto que el suceso fue inadmisible con conductores enclavados en la AP-6», afirmó el titular de Fomento y Medio Ambiente, quien confió en las aseveraciones de miembros del Gobierno de mejorar determinados aspectos, entre ellos la coordinación o la gestión de las emergencias, para que ese tipo de episodios no se vuelvan a repetir, si bien aseguró que no corresponde a la Junta pedir responsabilidades por la gestión.

Suárez-Quiñones, tras la exposición de los datos, valoró la «atención adecuada» a las personas a través de los servicios de Protección Civil, del 112 y de la plantilla de conservación de las carreteras autonómicas para facilitar información o cualquier otra demanda de los afectados, así como la apertura de vías con nieve.

Sobre la actuación del Gobierno, se refirió a la apertura de un expediente informativo a la concesionaria Iberpistas, así como a las medidas anunciadas para evitar este tipo de incidencias, de las que valoró que no pueden estar «satisfechos» cuando se ha causado un perjuicio en las demandas ciudadanas de la mejor prestación del servicio.

Aunque indicó que no corresponde a la Junta entrar en la petición de responsabilidades, en referencia a la petición de cese de la delegada del Gobierno en Castilla y León o del director general de Tráfico, el consejero remarcó que en la Junta no van a «ser neutros» y estarán «pendientes» de las mejoras anunciadas por el Gobierno.

En el ámbito de las competencias de la Junta, explicó que la coordinación fue «total» en el 112 -llegó a atender 800 llamadas en una hora- y en el centro coordinador de emergencias y añadió que no les consta «ninguna queja» sobre esa gestión. Por ello, afirmó que no existe «ningún aspecto» en el que no se haya actuado de forma «inadecuada», aunque añadió que se evalúan las actuaciones desplegadas y que la alerta se mantiene ante la previsión de nuevas precipitaciones de nieve para este fin de semana.

Suárez-Quiñones, sobre la solicitud de comparecencia en las Cortes a instancia de los grupos de la oposición, manifestó que dará las explicaciones pero restó importancia al formato para informar de las acciones que se han adoptado y recordó las alertas publicadas en la página del 112 y en las redes sociales o las notas de prensa con los datos.

Actuaciones

En el informe presentado, se explica que el 5 de enero, a las 14:00 horas, se declaró la alerta por nevadas en todas las provincias de la Comunidad; el día 6 de enero, a las 19:57, se activó el PLANCAL en la provincia de Segovia, con Nivel 2 ante las numerosas incidencias registradas en esta provincia; y el 7 de enero, a las 11:07, se activo el PLANCAL en Ávila, con nivel 2. Éstos bajaron a Nivel 1, el día 8 de enero, a las 10:00 horas, en Segovia, y el 9 de enero, a las 19:32 horas, en Ávila.

En cuanto a los incidentes atendidos en la sala del 112 fueron de distinta índole, como atasco en la circulación, avería de vehículos, accidente vial con atrapados, consulta de estado de las carreteras, obstáculos en la calzada u otros relacionados con servicios sociales o solicitud de quitanieves.

De los 1.350, un total de 502 se comunicaron desde Ávila; 42 desde Burgos; 10 desde León; cuatro desde Palencia; 105 desde Salamanca; 584 desde Segovia; 62 desde Soria; 30 desde Valladolid y 11 desde Zamora.

Respecto de las carreteras de la red autonómica, se encuentran todas abiertas a excepción de tres tramos: la AV-932, en el acceso al Puerto de Peñanegra (17 kilómetros), la BU-820 entre Pineda de la Sierra y Riocavado de la Sierra, en los 14 kilómetros del Puerto del Manquillo, y la SG-112 de Riofrío de Riaza al límite con la Comunidad de Castilla La Mancha (siete kilómetros).

De las 1.292 incidencias en las vías de titularidad autonómica, 215 corresponden a Ávila; 206 a Burgos; 99 a León; 100 a Palencia; 100 a Salamanca; 266 a Segovia; 208 a Soria; 40 a Valladolid; y 58 a Zamora.

Contenido Patrocinado

Fotos