Iratxe García defiende la necesidad de que la UE reconozca las desventajas de las zonas despobladas

La eurodiputada del PSOE Iratxe García comparece en las Cortes./
La eurodiputada del PSOE Iratxe García comparece en las Cortes.

La eurodiputada socialista asegura que es necesaria una estrategia europea global que afronte el reto del cambio demográfico y advierte de que se trata de una «responsabilidad compartida»

LEONOTICIAS

La eurodiputada socialista Iratxe García defendió hoy la necesidad de que la Unión Europea cuente con un marco jurídico que reconozca de forma específica a los territorios con desventajas demográficas graves y permanentes, para poder desarrollar políticas concretas dotadas con financiación propia.

Iratxe, que esta mañana compareció en la Comisión de Empleo de las Cortes de Castilla y León para presentar un informe sobre despoblación, informe que cuenta con el visto bueno de la Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo y que será llevado al pleno de la Eurocámara este mismo mes, reconoció que las políticas europeas contra el cambio demográfico no están siendo las más acertadas al ser “parciales” y “escasamente desarrolladas”, pero advirtió de que estamos ante un reto que requiere una “responsabilidad compartida” de todas las administraciones.

En este sentido, aseguró que poco se avanzará en el caso de no existir una coordinación de las medidas adoptadas desde Bruselas con las desarrolladas por los gobiernos estatales y los autonómicos. “Estamos ante un grave problema para el que no hay una barita mágica. Sin lugar a dudas, es el mayor desafío al que se enfrenta Europea, pero es una cuestión que está en manos de todas las administraciones”, afirmó.

La representante socialista se mostró confiada que el Parlamento Europeo apruebe este informe sin modificaciones para que la despoblación tenga un gran peso específico en la elaboración del nuevo marco financiero de la UE que se comenzará a negociar a partir del año 2018. “La UE debe integrar el reto demográfico en todos sus ámbitos políticos, elaborar una estrategia global e incluir en sus presupuestos partidas específicas”, reclamó.

A su vez, recalcó que los últimos datos de Eurostat ponen a la claras la gravedad del asunto. Así la UE registrará un descenso de la población en edad de trabajar del 66 por ciento, que se registraba en 2014, al 56 por ciento previsto para 2080, mientras que en este mismo periodo de tiempo las personas mayores de 65 años pasarán de representar el 19 por ciento al 29 por ciento. En paralelo, también se espera que la población europea crezca más lentamente que antes hasta 2050 y que a partir de entonces disminuya gradualmente hasta alcanzar un mínimo en 2075.

En relación a España, indicó que más de la mitad de los pueblos están en riesgo de desaparición, ya que la mitad de 8.125 actuales, más del 60 por ciento cuenta con menos de mil habitantes y en casi 1.300 municipios hay menos de cien personas censadas en el padrón, a la vez que aseguró que esta situación se agrava en el caso de Castilla y León.

Además, Iratxe explicó que en el informe se recoge que la baja densidad, el envejecimiento, la caída de la natalidad y la pérdida continuada de población son los cuatros factores que determinan el cambio demográfico, elementos que “no son nuevos ni desconocidos”, pero se han intensificado en los últimos años y que están generando graves problemas en las regiones en las que concurren varios o todos ellos.

Servicios básicos

A su vez, argumentó que el objetivo de la futura estrategia global europea deben priorizar la creación de oportunidades para retener a la población joven, por lo que recalcó que hay que apostar por el empleo de calidad, pero también enumeró varios aspectos fundamentales como la universalización de la cobertura de las TICs en calidad y precio, la dotación de servicios básicos, la mejora del transporte público, políticas de apoyo a la emancipación de la juventud, ayudas a la familia y al fomento de la natalidad o políticas de acogida e inserción de inmigrantes y de población retornada.

Iratxe también reclamó que el PIB no sea el único criterio a la hora de determinar que regiones están más afectadas por la despoblación y además de reclamar una mayor eficacia y una participación activa de todas las administraciones, también apostó por el mantenimiento de la PAC, aunque no descartó que se puedan introducir cambios.

Fotos