Los inversores de Castilla y León recuperan su confianza en 2017 tras su deterioro en 2015 y 2016, según J.P. Morgan

El índice se situó en 1,73 puntos, frente a 1,32 puntos registrados en el trimestre anterior.
El índice se situó en 1,73 puntos, frente a 1,32 puntos registrados en el trimestre anterior.

El informe constata que entre enero y junio, este índice se elevó en la Comunidad un 1,3 por ciento, cuando había bajado un 2,6 por ciento en el trimestre anterior; un 2,9 por ciento en el precedente a éste; y un uno por ciento entre julio y diciembre de 2015

ICAL

La confianza de los inversores de Castilla y León creció durante el primer semestre del año, tras su deterioro durante los tres semestres anteriores, según un estudio de J.P. Morgan Asset Management. El informe constata que entre enero y junio, este índice se elevó en la Comunidad un 1,3 por ciento, cuando había bajado un 2,6 por ciento en el trimestre anterior; un 2,9 por ciento en el precedente a éste; y un uno por ciento entre julio y diciembre de 2015.

Castilla y León pasó a ser una de las tres comunidades, junto con Asturias y País Vasco, que mayor subida experimentó en sus resultados con una mejoría de 3,9 puntos con respecto al semestre anterior, señala un comunicado de prensa.

En lo que se refiere al resultado global, la confianza del inversor español consolidó su tendencia alcista y se asentó en valores positivos en el segundo trimestre de 2017. De acuerdo con los resultados de la encuesta, el índice se situó en 1,73 puntos, frente a 1,32 puntos registrados en el trimestre anterior.

El avance en el índice respondió a tres factores clave, aumentó la convicción de los inversores de que los mercados bursátiles subirán en los próximos meses; creció el optimismo sobre una próxima mejoría del empleo y se amplió el número de inversores que consideró que “se están empezando a percibir los primeros síntomas de recuperación económica” en España.

La tendencia positiva en la confianza de los inversores se muestra también en los productos financieros que mantienen en sus carteras. El documento precisa que en el segundo trimestre aumentó la tenencia de prácticamente todos los activos financieros, en concreto, un 10,2 por ciento de los inversores tenía contratados fondos de inversión en comparación con el 6,2 por ciento del trimestre anterior; el 10,3 por ciento de los encuestados declaró que invertía en acciones de bolsa frente al 5,7 por ciento del primer trimestre y, un 24 por ciento de los inversores contaba con planes de pensiones en comparación con el 18,9 por ciento del pasado trimestre.

El único producto que disminuyó su tenencia es los depósitos, libretas de ahorro o cuentas de ahorro, sin embargo, continúa siendo el activo con el que más adeptos cuenta (89,3 por ciento de los inversores).

Estas cifras al alza están en línea con los resultados que arroja la intención de contratación futura de los inversores. En este sentido, aumentó la intención de contratación de cara a los próximos seis meses del año en fondos de inversión, planes o fondos de pensiones e inversiones en bolsa. Asimismo, descendió el número de inversores que tiene en mente contratar depósitos, libretas o cuentas de ahorro en los próximos seis meses.

Visión positiva

Las buenas perspectivas económicas previstas para este año empujan a los inversores a pensar en positivo. En este sentido, cuatro de cada diez inversores considera que los bancos españoles se encuentran en buena situación de solvencia; un 36,7 por ciento de los encuestados opina que el empleo mejorará en los próximos seis meses y, el 35,2 por ciento apunta que comienza a percibir los primeros síntomas de recuperación económica.

Así mismo, el 32,1 por ciento de los encuestados tiene una visión optimista en relación a que la bolsa subirá en los próximos seis meses, y tan solo un 16,6 por ciento apunta que es probable o muy probable que baje, porcentaje que marca un mínimo histórico desde comienzos de la realización de la encuesta en2010.

Respecto al crecimiento de los diversos mercados bursátiles, casi uno de cada tres inversores optimistas (29,2 por ciento) considera que el mercado europeo será el que más suba en los próximos seis meses del año. Un 27,9 por ciento apunta a la bolsa española y un 16,7 por ciento a la renta variable norteamericana, que experimenta un descenso comparado con el trimestre anterior (24,9 por ciento). Sin embargo, los inversores optimistas apuestan en menor medida por el asiático, 13,4 por ciento; los mercados emergentes 9 por ciento y el japonés 2,4 por ciento.

Valores y factores de inversión

A la hora de elegir donde depositar su capital, un 47,8 por ciento de los inversores valora el hecho de ‘no perder dinero’, un 29,4 por ciento que le otorgue ‘menos rentabilidad pero cierta seguridad’ y un 22,8 por cientoprefiere obtener la ‘máxima rentabilidad’.

En este sentido, los inversores tienen muy en cuenta tres factores clave al gestionar su dinero: un 30,2 por ciento vigila los movimientos de los tipos de interés y el Euribor, el 25,7 por ciento de los inversores realiza movimientos en función de la profundidad de la crisis económica y un 20,4% asegura que se deja llevar por las ofertas de productos de inversión que ofrecen los bancos y cajas.

Fotos