El Diálogo Social cierra su «ronda más productiva» en 17 años con nueve acuerdos que movilizarán 231,15 millones de euros

Firma de los nueve acuerdos./Chacón
Firma de los nueve acuerdos. / Chacón

Herrera defiende que la concertación en Castilla y León «tiene futuro» por encima de personas y partidos políticos

AGENCIAS

Los parados de larga duración y mayores de 55 años, figuran entre los principales protagonistas destinatarios de los nueve acuerdos firmados este jueves en Valladolid por el Consejo del Diálogo Social, con una vigencia de tres años (2018-2021) y que en total movilizarán 231,2 millones.

«Es una de las colectividades más afectadas por la crisis y de las menos beneficiadas por la recuperación», ha justificado el presidente del Gobierno autonómico, Juan Vicente Herrera, después de firmar los acuerdos junto a los secretarios regionales de UGT y CC.OO, Faustino Temprano y Vicente Andrés, y al presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio.

Este sector de desempleados suma en la comunidad autónoma algo más de 41.000 personas y, con las medidas anunciadas, se espera que se beneficien entre 7.000 y 7.500 personas, consistentes en un plan especial que contará con una aportación de la administración autonómica de 60,4 millones y que, según ha precisado Herrera, «podría acercarse hasta los ochenta» con las entidades locales.

La contribución de la Junta de Castilla y León para este plan especial será de 19,3 millones a lo largo del presente ejercicio, ha añadido.

Los peores parados de la crisis

«Son los peores parados de la crisis y peligra la cuantía de su pensión», ha apuntado por su parte el secretario regional de la UGT, Faustino Temprano, al término de la firma conjunta en la Sala de Mapas del Colegio de La Asunción, sede de la Presidencia del Gobierno autonómico.

En sintonía con sus palabras, el secretario regional de CC.OO, Vicente Andrés, se ha referido a los desempleados mayores de 55 años como los «principales damnificados de la crisis», por verse abocados a una jubilación obligatoria, en algunos casos no deseada, «con una cotización muy recortada».

En virtud del acuerdo se promoverán contrataciones de un año a jornada y salario completos, con cuatro meses de prestación por desempleo, lo que a juicio de Andrés servirá para «aliviar la base de su cotización», mermada por el prolongado periodo de inactividad laboral.

Esas medidas contenidas en ese plan especial «son muy necesarias, fundamentales y llevábamos mucho tiempo estudiándolas», ha añadido por su parte el presidente de Cecale, Santiago Aparicio.

Contenido Patrocinado

Fotos