Los grupos piden a la Junta exigencia en la financiación y el experto cree que Castilla y León «está bien posicionada»

Jaime Rabanal. experto de la Junta para la negociación del modelo de financiación autonómica./Chacón
Jaime Rabanal. experto de la Junta para la negociación del modelo de financiación autonómica. / Chacón

Reclaman al Ejecutivo que busque aliados en las autonomías y que la atención a la dependencia se recoja en el nuevo modelo

ICAL

Los grupos de las Cortes pidieron este viernes a la Junta exigencia en la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica para que se cumplan las variables de reparto fijadas en el pacto de comunidad de abril de 2016, después de escuchar al experto Jaime Rabanal que Castilla y León «está bien posicionada» para tener más recursos en la reforma del sistema.

El experto de Castilla y León en la Comisión de Expertos para la formulación de un nuevo modelo de financiación autonómica, Jaime Rabanal, presentó el informe final ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes a petición del Grupo Popular, donde puso en valor que la Comunidad es la única con un acuerdo de los grupos cuyos principios generales han orientado su trabajo y están recogidos, excepto en la dependencia y la financiación local.

Todos los ponentes de los grupos de las Cortes elogiaron el trabajo del experto en la Comisión, pero subrayaron que es un punto de partida y está todo por hacer en la negociación que se abra en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde pidieron a la Junta que sea exigente, que pelee y que sea beligerante para obtener más recursos.

En una valoración global, Rabanal expuso que el informe es positivo porque aborda los problemas del sistema, como la insuficiencia de recursos para financiar los servicios básicos, y sostuvo que es bueno para Castilla y León al aumentar los tramos de población ajustada en sanidad -sobreenvejecimiento-, educación -hasta 18 años- y servicios sociales en el reparto de los fondos, si bien defendió que se incluya en el modelo la ley de la dependencia y la financiación local.

En buena posición

«Castilla y León está bien posicionada, queda un trabajo, no voy a decir que será fácil, el problema no vendrá del modelo, sino de la estructura demográfica de la Comunidad», resumió, después de valorar el trabajo realizado tanto en las consejerías de la Junta como en el seno de los grupos de las Cortes con el pacto de financiación.

Rabanal, que aseguró que ninguna autonomía está sobrefinanciada, explicó que mantuvo un voto particular en la Comisión de Expertos por la supresión en un año de la cláusula de ‘statu quo’ -ninguna comunidad reciba del modelo menos que ahora-, posición que recibió el acuerdo y también la preocupación de los grupos, que también reclamaron a la Junta alianzas con las autonomías que tienen demandas comunes.

Vigilantes

El portavoz socialista de Hacienda, José Francisco Martín, subrayó que terminado el trabajo técnico de los expertos empieza el político y exigió, en tal sentido, que la Junta «haga lo que no ha hecho y ponga toda la carne en el asador» para contar con más recursos.

Advirtió el socialista que su grupo estará vigilante para que se cumplan los objetivos del acuerdo de comunidad de financiación y para que la Junta «no se ponga de rodillas ante el hermano mayor del PP». Martín sostuvo que el anterior modelo «no era muy malo en el reparto», sino que se vio perjudicado en la merma de recursos por la crisis que afectó a todas las autonomías. «Cayó tal tormenta tropical, que ahora nos estamos asfixiando», apostilló.

Del informe, expresó la preocupación por que no se entre en el Fondo de Compensación Interterritorial, por que no se ligue el PIB para recuperar los recortes o que una mayor corresponsabilidad fiscal de las autonomías se plantee en torno al IVA e impuestos especiales, si bien Rabanal indicó que ese punto está abierto.

«Toca el trabajo de verdad», afirmó Félix Díez (Podemos), que reclamó a la Junta que «dé el do de pecho» en la negociación y que busque aliados para sus posiciones, a la vez que del informe de los expertos expresó reservas con que se avale la supresión del Impuesto de Patrimonio o la supresión del 'statu quo', algo que estimó que perjudicará a una comunidad con una evolución demográfica negativa como en Castilla y León.

Para Ciudadanos, el informe avanza en el cálculo de los tramos de la población ajustada y en la corresponsabilidad, como valoró Manuel Mitadiel, que también estimó que «es un punto de partida, pero queda todo por hacer». Así, apuntó a la «pelea» y a ser «beligerantes» en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y pidió a la Junta que «ponga toda la carne en el asador» y busque aliados.

Deberes hechos

En términos parecidos, Salvador Cruz (PP) también apuntó a la exigencia de la Junta para contar con más recursos y subrayó como el modelo actual, que «no era un traje a la medida» -en respuesta al PSOE-, ha creado un déficit de más de 500 millones de euros en la financiación de la sanidad, educación y servicios sociales de Castilla y León.

También, pidió a la Junta una posición común con autonomías como Galicia, Asturias o Cantabria en la futura negociación pero cargó contra el PSOE por utilizar dos varas de medir, al pedir exigencia cuando gobierna el PP y no cuando lo hace su partido en Madrid.

Cruz recogió que el experto dijera que Castilla y León «está bien posicionada» para abordar la negociación y que se ha hecho un trabajo en distintas consejerías para valorar el gasto necesario de los servicios esenciales. «La Junta ha hecho los deberes», remarcó, para poner en valor que la Comunidad sea la única en contar con un pacto de financiación.

Contenido Patrocinado

Fotos