Un grupo de 30 empresas de Castilla y León se embarcarán en un plan para convertirse en industrias 4.0

La consejera de Economía, a la izquierda, ha presentado esta actuación./
La consejera de Economía, a la izquierda, ha presentado esta actuación.

Las acciones se dirigen hacia cuatro polos de conocimiento en el que destaca la ciberseguridad, a través de un convenio con el Incibe y el Ayuntamiento de León

ICAL

Un grupo de 30 empresas castellanas y leonesas de tamaño medio participarán en la primera edición de un proyecto del Gobierno de España y la Junta para poner en marcha un plan que les ayude a convertirse en industrias 4.0. Los cambios afectarán al producto, el proceso de producción y el modelo de negocio, con el objetivo de impulsar su competitividad. Además, el Gobierno autonómico completa esta iniciativa con un paquete de medidas para favorecer la digitalización.

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, y la secretaria general del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, Begoña Cristeto, presentaron hoy este programa en el Centro de Soluciones Empresariales de Arroyo de la Encomienda (Valladolid). «La industria en Castilla y León será digital o no será», señaló la representante del Gobierno, quien sentenció que el tiempo para analizar si las empresas han hecho sus deberes «ya ha pasado». A su juicio, ha llegado el momento de pasar a la acción.

En ese sentido, el Ministerio y la Junta, a través del Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León (ICE, antes ADE), plantean un plan «integral», que actúe en todas las facetas, es decir, la comunicación, la formación, la estandarización o los entornos colaborativos, para hacer frente a la cuarta revolución de la industria, en unos tiempos «disruptivos», en los que han surgido nuevos habilitadores, vinculados a las tecnologías.

El programa arranca en una primera fase de análisis a través de la Herramienta de Autodiagnóstico Avanzada (HADA) para a través de un cuestionario de 68 preguntas conocer cuál es el grado de madurez digital. Una vez cumplimentado ofrece un informe a la empresa que le permite compararse con otras firmas de su sector, tamaño y comunidad autónoma. Además, a través de estos exámenes la administración contará una visión del estado de la industria manufacturera.

Esta herramienta está abierta a todas las empresas, si bien solo un grupo de 30 pasarán a la segunda etapa de una convocatoria de ayudas denominada Activa Industria 4.0, en la que un consultor especializado en la implantación de proyectos ayudará a poner en marcha los habilitadores más interesantes de acuerdo a su cadena de valor, producto y modelo de negocio. Una vez transcurridos los tres meses y medio en que se llevará a cabo contará con una «hoja de ruta» para continuar con los cambios aplicados.

La salmantina Begoña Cristeto señaló que en toda España participarán 375 empresas, una vez puesto en marcha el HADA y esta convocatoria. La herramienta de autodiagnóstico fue diseñada a través de la consultora KPMG y contó con la colaboración de empresas de la Comunidad como Asti, Aciturri o Grupo Antolín, que señaló lograron una buena calificación, si bien se mostraron muy satisfechos con las respuestas a los problemas concretos detectados.

Plan autonómico

Asimismo, la consejera de Economía y Hacienda consideró «imprescindible» la colaboración del Ministerio y la Junta en esta iniciativa, que cuenta con un presupuesto en la Comunidad de 312.000 euros, de los que 105.000 serán aportados por la Comunidad y 104.000 por el Gobierno central. Pilar del Olmo apostó por conciliar la digitalización de la industria con la formación del personal y, por lo tanto, también de los jóvenes.

Además, remarcó la importancia de la transferencia de conocimiento, mediante la cooperación entre administraciones, universidades, centros tecnológicos y empresas. También animó a las empresas a someterse a la revisión de HADA ya que insistió en que la Junta ofrece un catálogo de medidas para favorecer la digitalización, de acuerdo al Plan de Industria 4.0, de la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos 2016-2020, que recordó actúa en tres niveles: europeo, mediante dos grupos de trabajo en la Comisión Europea y las agencias de desarrollo; español, a través de otro foro de comunidades y el Gobierno, y autonómico.

Las acciones se dirigen hacia cuatro polos de conocimiento: la ciberseguridad, a través de un convenio con el Incibe y el Ayuntamiento de León; la producción inteligente, con la ayuda de Asti; el internet de las cosas, gracias al apoyo de la Universidad de Salamanca, y en las Smart City, mediante la colaboración de Cartif y las ciudades de Valladolid y Palencia.

De esta forma, la Junta ofrece sensibilización y conocimientos sobre la industria 4.0 a pymes y micropymes. Para ello, Pilar del Olmo recordó que se han celebrado muchos seminarios, en los que participaron más de 300 empresas, para abordar materias como la robótica, la visión virtual o el big data. También citó el programa Céntrate, a través de los centros tecnológicos, que hasta junio de este año había ofrecido 51 jornadas y seis talleres, con 650 asistentes.

Además, la consejera apostó por la elaboración de un mapa autonómico de capacitación tecnológica y necesidades empresariales. Esta información, añadió Pilar del Olmo, servirá para diseñar planes sectoriales, que en un primer momento se dirigirán a los sectores de la automoción, bienes de equipo y la agroalimentación. También destacó las ayudas, cofinanciadas por Europa, las becas por 1,5 millones y los programas de capacitación, que en sus seis últimas ediciones han contado con 200 personas.

Por último, la consejera hizo hincapié en los convenios con los centros tecnológicos por importe de seis millones, la Aceleradora 2020, el programa Open Future de Telefónica, ya listo en León y Salamanca y que en breve se abrirá en Palencia, Valladolid y Burgos, o el apoyo de Incibe. Del Olmo recalcó que la digitalización favorece no solo la competitividad, sino la apertura de las empresas a «todo el mundo».

Fotos