Farmacéuticos de Castilla y León y Afacayle firman un acuerdo para impulsar la investigación del Alzheimer

Alrededor de 4.000 farmacéuticos de la Comunidad celebran hoy el Día Mundial del Farmacéutico

ICAL

Los farmacéuticos de Castilla y León, a través del Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León (Concyl) y la Federación Regional de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer (Afacayle), firmaron hoy un acuerdo que va a permitir impulsar proyectos de investigación y desarrollar programas para asesorar a los familiares sobre la enfermedad, así como mejorar la adherencia a los tratamientos. El convenio, que tendrá una vigencia de un año, fue firmado esta mañana en la sede del Concyl en Valladolid por su presidenta, Raquel Martínez, y la presidenta de Afacyle, Milagros Carvajal.

El principal objetivo de ambas organizaciones es hacer la vida más fácil a las personas que sufren Alzheimer y a sus cuidadores, optimizando los recursos y servicios que se ofrecen desde las farmacias. Martínez aseguró que los farmacéuticos son los profesionales sanitarios más próximos al paciente y suponen un primer escalón sanitario de un “incuestionable” valor para el sistema.

Martínez señaló como uno de los aspectos principales a vigilar en los enfermos de Alzheimer es la seguridad de los tratamientos, ya que por las propias características físicas y patológicas es muy probable que aparezcan reaccione adversas. De hecho, algunos tratamientos están contraindicados con patologías como el asma o pueden interactuar con algunos antiinflamatorios o medicamentos para la tos.

Un acuerdo necesario

Por su parte, Milagros Carvajal indicó que aunque tardío el acuerdo es totalmente necesario. Ambas asociaciones tienen objetivos complementarios que mediante la colaboración esperan sacar el máximo provecho. Carvajal comunicó que en la actualidad han sido atendidas en la Comunidad 33.000 personas por 613 profesionales de Afacayle a través de 28 asociaciones.

La firma del convenio coincide con la celebración hoy del Día Mundial del Farmacéutico por 3.900 profesionales de Castilla y León, cuyo lema de este año es ‘De la investigación a la asistencia sanitaria: el farmacéutico a su servicio’. Los boticarios quieren destacar su labor en distintos ámbitos, desde la Farmacia Comunitaria, la investigación y la docencia, la Salud Pública, los Hospitales, entre otros.

Los farmacéuticos tienen la capacidad de llegar a cualquier punto y dónde sea necesario, aunque el ciudadano resida en el municipio más alejado de la Comunidad. En ocasiones, son el único profesional sanitario con el que cuentan algunos núcleos de población. Por ello, tienen un papel vital tanto en la dispensación de fármacos o seguimiento del tratamiento como en la promoción de la salud o los programas de cribado de enfermedades que resultan vitales para la detención.

En la actualidad, hay 3.997 farmacéuticos colegiados en Castilla y León, de los cuales 2.863 trabajan en alguna de las 1.628 farmacias. Además cerca de 72 farmacéuticos trabajan como analistas clínicos, 147 en farmacia hospitalaria, 51 en la industria farmacéutica y 36 en la industria farmacéutica. El perfil del profesional es el de una mujer joven, menor de 44 años y la salida profesional más demandada es la de farmacia comunitaria, en la cual están el 81,96 por ciento de profesionales en activo.

Castilla y León destaca por ser una de las regiones europeas con menos habitantes por farmacia, 1.502 en 2016, lejos de países como Suecia con más de 10.000 habitantes por farmcaia o Dinamarca con 17.000. El 95 por ciento de la población castellano leonesa tiene cubierta la atención farmacéutica en su propio municipio y el otro cinco por ciento tiene una farmacia a menos de diez minutos.

Receta electrónica

Además uno de los principales éxitos en la Comunidad ha sido la puesta en marcha este año de la interoperabilidad de la receta electrónica entre 9 Comunidades Autónomas (Castilla La Mancha, Canarias, Extremadura, Aragón, Comunidad Valenciana, La Rioja, Castilla y León, Galicia y Navarra). Próximamente se sumará a estas Murcia y Asturias.

A través de este sistema el farmacéutico puede conocer el listado de fármacos que debe retirar el paciente y proceder a su dispensación. Con ello se pretende mejorar la adherencia al tratamiento y detectar posibles reacciones adversas.

Desde su puesta en marcha en junio, se han tramitado 20.469 recetas electrónicas de ciudadanos de otras Comunidades Autónomas en alguna de las 1.628 farmacias de Castilla y León. La mayoría de estas se han dispensado a ciudadanos llegados desde Aragón (28,82 por ciento), seguidos de Comunidad Valenciana (26,04 por ciento), Castilla la Mancha (10,44 por ciento), Extremadura (10,43 por ciento), Galicia (8,33 por ciento), Canarias (7,05 por ciento) y Navarra (4,44 por ciento).

En Castilla y León la implantación de la receta electrónica es de un 60 por ciento, lo que supone unos 774.193 ciudadanos y 39, 6 millones de envases. Martínez insistió en que la implantación depende del perfil del paciente y no de las zonas en las que residan.

Fotos