EspañaDuero sitúa en un 2% el crecimiento económico de León en 2018

EspañaDuero sitúa en un 2% el crecimiento económico de León en 2018Gráfico

La entidad financiera prevé una desaceleración del consumo privado pero un repunte en la inversión, y estima un crecimiento de la ocupación del 1,8 por ciento para situar la tasa de paro en un 12,3% en Castilla y León

ICAL

EspañaDuero situó en un 2,3 por ciento el crecimiento económico de Castilla y León para el presente año 2018, un ligero freno con respecto a 2017 que también se da en el conjunto del país, donde el crecimiento esperado es del 2,5 por ciento. Así lo refleja el duodécimo Informe de Previsiones Económicas de Castilla y León realizado por la entidad financiera y que fue presentado este jueves por la economista Felisa Becerra en Salamanca.

Según Becerra, autora del estudio y que estuvo acompañada en la presentación por el director territorial de EspañaDuero en Salamanca, Alberto Gurrionero, 2018 marcará una tendencia desaceleradora en el consumo privado, del 2,3 por ciento, que también tendrá lugar en el consumo público, aunque en una cantidad inferior al 1 por ciento. No obstante, la inversión “podría mostrar un repunte de hasta el 2,9 por ciento”.

Se espera un crecimiento de todos los sectores productivos de la oferta, con un menor repunte en industria (1,2 por ciento) y sector primario (1,9) que en el sector servicios (2,6 por ciento) y la construcción, que liderará la subida con un 3,1 por ciento de crecimiento.

En cuanto al número de ocupados, la previsión marca un ascenso del 1,8 por ciento a través de la recuperación del empleo en el sector primario. Este dato, unido al descenso de la población activa en un 0,2 por ciento, “menor intensidad” que el pasado año, sitúa la previsión de tasa de paro en un 12,3 por ciento, “tres puntos por debajo de la media nacional”.

Además de las previsiones para 2018, el informe de EspañaDuero realiza un balance de lo sucedido en 2017. Así, y con los últimos datos publicados donde faltan los del último trimestre, Becerra señaló que “la economía creció un 0,3 por ciento durante el tercer trimestre, lo que supone un aumento del 2,3 por ciento en términos interanuales”.

Dicho crecimiento se debió, según Becerra, “solamente a la aportación de la demanda interna, con una contribución positiva del 2,4 por ciento”, un 0,1 por ciento menos que en el segundo trimestre de 2017. La razón esgrimida es “el consumo más moderado de los hogares”, que descendió del 2,6 por ciento del segundo trimestre al 2,4 por ciento, ya que el consumo de las Administraciones Públicas y la inversión creció durante el tercer cuarto del año. Mientras, la contribución del saldo exterior fue de nuevo negativa, un -0,1 por ciento, aunque más moderada que la registrada a inicios de 2017.

También se produjo un descenso o “ligera desaceleración” por el lado de la oferta en el tercer trimestre, con crecimientos del 3 por ciento en la construcción y del 3,5 por ciento en el sector servicios pero un descenso de la industria del 0,2 por ciento y, sobre todo, del sector primario, que registró un -11,3 por ciento. Bajó también el número de ocupados en un 0,6 por ciento en términos interanuales, con una caída del empleo en el sector agrario del 17,7 por ciento, si bien el número de parados disminuyó en el conjunto de la Comunidad en un 8 por ciento, situándose la tasa en el 13 por ciento, 3,4 puntos menos que la media española.

Crecimiento del 2,4 por ciento en 2017

Con todos estos datos recogidos en el tercer trimestre de 2017, y una coyuntura internacional que “consolida la expansión de la economía mundial, con una menor divergencia entre economías avanzadas y emergentes”, así como una economía española que “superó las expectativas de crecimiento de inicios de 2017”, EspañaDuero realizó una estimación sobre el conjunto de 2017 a falta de conocer los datos relativos al cuarto trimestre.

Así, EspañaDuero considera que el pasado año, “el PIB de Castilla y León creció un 2,4 por ciento” frente al 3,1 por ciento del conjunto de España. El descenso del 0,1 por ciento con respecto a la previsión realizada en septiembre se debe al “comportamiento de la actividad agraria e industrial”, puesto que en el primer sector se produjo un descenso del 8,5 por ciento, mientras que construcción y sector servicios esperan crecimientos globales superiores al 3 por ciento.

El consumo privado, demanda e inversión cerrarán 2017 con un crecimiento del 2,5 por ciento, según Felisa Becerra, mientras que el gasto de las Administraciónes Públicas lo hará con una subida del 2,8 por ciento. Mientras, en el mercado de trabajo, el número de ocupados creció en un 1,4 por ciento, 0,5 puntos porcentuales menos que lo esperado en el tercer trimestre debido a un peor comportamiento en todos los sectores salvo la construcción, si bien el número de desempleados disminuyó previsiblemente en un 11,9 por ciento y la tasa de paro se situó en un 14 por ciento, 3,1 puntos menor que en el conjunto de España.

Por todo ello, el informe de EspañaDuero realizado por Felisa Becerra concluyó que en 2017 “la economía ha crecido a un ritmo mayor de lo que se esperaba”, mientras que 2018 se perfila como un año con “una ligera desaceleración pero manteniendo el crecimiento de la producción y el empleo”, si bien “no podemos estar plenamente contentos si crece la producción pero el mercado laboral mantiene una tasa de paro elevada, comparada con el entorno” europeo. No obstante, Becerra recordó que “Castilla y León se sitúa por debajo de la media nacional” en la tasa de desempleo.

Contenido Patrocinado

Fotos